Síguenos
El Proyecto Hombre de Aragón trabaja en terapias de rehabilitación El Proyecto Hombre de Aragón trabaja en terapias de rehabilitación

El Proyecto Hombre de Aragón trabaja en terapias de rehabilitación

Los programas están enfocados para adictos a la marihuana y el hachís.

 

En la actualidad, la Administración de Medicamentos y Alimentos no ha aprobado ningún medicamento para el tratamiento del trastorno por consumo de marihuana. A pesar de ello, algunos estudios han identificado la eficacia de productos que ayudan a combatir la adicción a las drogas, como la buspirona y el zolpidem. También se ha demostrado que el suplemento alimenticio N-acetilcisteína reduce los síntomas de abstinencia. Asimismo, diversos estudios han hallado que el aceite de CBD disminuye la ansiedad, ya que no tiene un componente psicoactivo. Para gozar de estas propiedades terapéuticas puedes comprar aceite de CBD aquí.

 

Con el objetivo de seguir combatiendo la drogadicción, la Unidad de Atención y Seguimiento de Adicciones (UASA) ha implementado el Proyecto Hombre. Dicho programa está destinado a personas mayores de 25 años, que son adictas únicamente al cannabis.

 

La institución comienza un análisis “biopsicosocial” que vislumbra las causas principales de la adicción. Para ello, los expertos hacen un trabajo profundo con los pacientes, que incluyen análisis biográficos y comparaciones con su entorno, con el objetivo de determinar traumas, trastornos en la infancia, hiperactividad o si empezaron a consumir como una forma de integración.

 

“En muchas ocasiones vienen por un condicionante familiar o judicial, otras porque sufren episodios de carácter psicótico y otros por propia voluntad”, destaca Jesús Sánchez, director gerente de la organización en la región de Aragón.

 

Éxito de la terapia 

 

El programa trabaja con una decena de personas adictas al cannabis. A ellos se integran los que consumen esta droga de manera secundaria, es decir, como complemento a otras adicciones.

 

Según apunta Ana Layús, coordinadora de la UASA, el proceso de recuperación es complejo. Sin embargo, Layús señala que esta experiencia se vive como algo, no como un fracaso. “Si ha metido la pata, ¿cómo va a sacarla si le juzgamos en vez de guiarla y ayudarla?”, expresa. 

De esta manera, Proyecto Hombre no conoce una fórmula de éxito en concreto. Por el contrario, su trabajo consiste en una perspectiva experto-paciente, donde la asociación asume la posición de guía para alcanzar los logros de los pacientes y de los miembros del proyecto. 

 

Tiempo de la terapia

 

En un principio, los pacientes se reúnen semanal y quincenalmente. De esta forma, el adicto se reúne en reuniones individuales o grupales si reúne las condiciones para que la desintoxicación sea efectiva. 

 

De acuerdo con Cristina, una de las trabajadoras de la entidad, el tiempo de la terapia dura alrededor de un año. En este lapso, los miembros les fijan un horario para levantarse, salir a comer, limpiar la habitación, entre otras actividades.