Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La fotografía, una disciplina a caballo entre el formato analógico y el digital La fotografía, una disciplina a caballo entre el formato analógico y el digital

La fotografía, una disciplina a caballo entre el formato analógico y el digital

¿Existe todavía algún videoclub en tu barrio? ¿O en tu pueblo? Si es que sí estás de enhorabuena porque este negocio está sin duda muy anclado al siglo XX. En el siglo XXI, con la llegada de la década de los 2000, estos establecimientos supieron actualizarse y dejaron a un lado el formato VHS para pasar al DVD, incluso ampliaron el negocio para ofrecer de alquiler no solo películas, sino también videojuegos de consolas.

Los videoclubs pasaron al olvido porque, mucho antes de que aparecieran las plataformas de contenido en streaming, ya se ideó una nueva fórmula para alquilar películas de manera automática, con máquinas al estilo de las de vending, como si fueran cajeros.

Es posible que existan decenas de videoclubs todavía hoy en España, pero su actividad es residual, y puede que alguno de ellos se haya convertido en sala cultural para exponer películas, pero la realidad es que no hay negocio en este sector, porque los avances tecnológicos siempre se imponen, ¿verdad?

La literatura y el periodismo, diferentes modos de adaptación a las nuevas tecnologías

Pues no, no siempre la tecnología vence a la tradición, o al menos no de manera total. Una muestra de ello es la literatura en papel y los libros electrónicos. A pesar de que muchos analistas anticipaban la caída del papel, la realidad es que muchos lectores siguen prefiriendo leer su libro de siempre o, al menos acuden a esta vía para ocasiones especiales como regalos y ejemplares de gran valía.

El efecto contrario lo tenemos en la prensa, pero también muy atenuado. Llevamos oyendo hablar de que la prensa analógica está condenada a desaparecer, pero la verdad es que ese momento nunca termina de llegar. Si bien es cierto que muchas de las empresas editoriales están en quiebra y son rescatadas constantemente por otras empresas o las administraciones públicas, los periódicos en papel siguen estando en la calle.

No obstante, en este formato sí se ha apreciado un modo diferente de hacer periodismo. Hace ya más de una década, cuando los periódicos y las agencias de prensa daban el salto al formato digital, no lo hacían de manera correcta. La clave no era volcar los contenidos del papel al digital para consumirlos a través de internet, sino hacer un periodismo adaptado a los nuevos medios.

La aparición de las redes sociales, y el aprendizaje continuo de los profesionales, ha propiciado que ahora sí, muchos medios sí hagan periodismo digital de verdad, sin hablar de calidad, sino entendiendo digital como contenidos adaptados a los consumidores en internet.

La fotografía, una muestra de que el nuevo mundo no siempre vence a la tradición

Entre las disciplinas que también se han adaptado a los nuevos tiempos encontramos a la fotografía, pero con esta ocurre algo muy particular, el viejo mundo, la tradición, las fotos en papel, no es que no desaparezcan, es que siguen siendo muy valoradas.

Desde hace unos años asistimos a un boom de las cámaras instantáneas. Y es que lo retro está de moda. Nadie puede dudar de que la mayoría de fotos que tomamos hoy día las hacemos con nuestro teléfono móvil, pero la aparición de estas cámaras analógicas que permiten imprimir al momento las imágenes que tomamos nos devuelve hacia esa nostalgia de los carretes, el revelado y tener que esperar para descubrir cómo salieron las fotografías.

No debería extrañarnos que en el próximo Black Friday y durante la Navidad, estas cámaras instantáneas sean un objeto de deseo para muchos usuarios, pues ya lo fueron en el pasado más reciente.

Mucha gente sigue siendo muy fan de conservar fotos en papel como recuerdo, pues es un objeto físico, que se puede tocar y que es mucho más emotivo que un simple archivo en un equipo informático.

Las empresas del sector son conscientes de ello y un ejemplo es la app de Hofmann, desde la que podemos crear nuestros propios álbumes digitales para posteriormente imprimirlos y conservarlos como recuerdo. La empresa ofrece revelado digital, crear calendarios personalizados, álbumes de todo tipo, y todo ello sin necesidad de salir de casa.

La saturación de imágenes que tomamos día a día con elteléfono móvil hace que muchas de ellas acaben en el olvido, formando parte de carpetas digitales que nunca consultamos o, lo que es peor, siendo borradas al instante.

Recuperar ese pequeño temor por controlarse a la hora de disparar un objetivo para tomar una buena imagen hace que la fotografía recobre ese plus de dificultad. No debemos olvidar que las fotografías en papel son formas de inmortalizar nuestra vida, generar recuerdos y, de algún modo, devolvernos al pasado.