Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La nueva tendencia en moda: joyería con cenizas de seres queridos La nueva tendencia en moda: joyería con cenizas de seres queridos

La nueva tendencia en moda: joyería con cenizas de seres queridos

Perder a un familiar o a un ser querido es una experiencia tan dolorosa como inevitable. El ciclo de la vida funciona así, y es algo que vamos aprendiendo desde pequeños. Algo que nos lleva por un inevitable duelo y la añoranza de aquellos que se van. Y, curiosamente, algo que está empezando a hacer mella en el mundo de la joyería y la bisutería.

Todo el mundo sabe que, cuando alguien fallece, las funerarias ofrecen opciones tan conocidas como el tradicional sepelio con entierro, o incluso la posibilidad de solicitar la incineración. Esto último, generalmente se lleva a cabo con el fin de esparcir las cenizas por algún lugar concreto o para tener a esa persona más presente en casa. Pero, ¿y llevarla siempre con nosotros? Eso es lo que proponen las joyas con cenizas.

Colgantes para cenizas y joyas, la nueva corriente de la moda

Empresas como Siempre Presente han empezado a ofrecer este tipo de servicios a las familias o amistades de aquellas personas que se despiden para siempre. La idea es bien sencilla. A partir de las cenizas de alguien que ya no está entre nosotros, se pueden construir pequeñas piezas de joyería que dejen un buen recuerdo de la persona. También, es posible comprar colgantes que tengan un pequeño compartimento para guardar un poco de dichas cenizas.

Es algo que, para algunos, puede tener cierto tinte macabro. Sin embargo, para otros, puede ser la mejor manera de llevar siempre a alguien querido cerca, incluso tras su muerte. Son piezas de joyería, generalmente bastante discretas. Diseños de todo tipo que, en la mayoría de ocasiones, tienen en común ese pequeño compartimento donde depositar una pequeña parte de los restos de esa persona tan especial.

Numerosas joyerías están ofreciendo esta posibilidad a las familias que deciden dar dicho paso. Ofrecen toda clase de piezas de joyería y bisutería, como anillos, pulseras o por supuesto urnas. Quienes prefieren los colgantes, suelen tener para escoger entre colgantes de acero, de oro o de plata. El abanico habitual que se suele encontrar para este tipo de complementos, pero con ese pequeño giro de tuerca que busca darles ya no solo un toque estético distintivo, sino también uno sentimental.

Tras pasar 2020, un año con un desafortunado incremento de defunciones, el interés por este tipo de producto ha crecido considerablemente. Un movimiento relativamente sorprendente, dado que el dolor de la pérdida suele llevar siempre a buscar la forma de mantener un nexo con esa persona que se ha ido. Lejos de parecer una moda pasajera, es un fenómeno que se está extendiendo y que cada vez despierta más interés. Ahora bien, ¿es algo accesible a todo el mundo? Su propuesta no lo parece, pero sí que lo es.

¿Cuánto pueden costar los colgantes para cenizas?

En este terreno sucede prácticamente lo mismo que en la joyería más tradicional. Tanto el diseño como los materiales y el uso de piedras preciosas afectan al precio final. Obviamente, dada la fórmula del producto, que además aboga por lo sentimental con su propuesta, es de esperar que estas piezas tengan un precio más elevado que otras exactamente iguales, pero sin el objetivo de almacenar una parte de cenizas en su interior.

Así, se pueden encontrar precios que van desde los 30 euros aproximadamente, hasta superar los 200 o incluso los 300 por pieza. Obviamente, del mismo modo que no es igual comprar un anillo de oro y diamantes, que uno de plata y circonita; en este terreno tampoco es lo mismo comprar un colgante de titanio que uno de oro con cristales de Svarowski, o un anillo por el estilo.

A eso hay que sumar también el hecho de que estas piezas no suelen venderse solas. Los distribuidores suelen ofrecer a los compradores también pequeños kits para que sean ellos mismos quienes se encarguen de guardar las cenizas dentro de estas piezas de joyería. Generalmente, los pedidos incluyen una cadena a juego en caso de ser un colgante, así como un embudo, instrumentos para coger las cenizas y unas instrucciones para saber cómo proceder.

Es algo extremadamente delicado y muy íntimo, por eso sorprende en cierto modo que haya tantas personas dando el paso. Desde fuera, es cierto que no se puede distinguir una joya con cenizas de una normal; y eso permite a quien las lleva no tener que dar explicaciones de nada. Son indistinguibles, salvo que se revele su auténtica naturaleza. Aunque eso ya es un paso que depende de cada persona.

Joyas nacidas de un triste acontecimiento, pero pensadas para tener un significado de lo más especial. Para muchos, una forma de seguir teniendo cerca a alguien que ha significado muchísimo. Para otros, algo que ni siquiera se planterían hacer. Es curioso cómo la moda logra llevar cosas como la joyería a terrenos como este, y hacerlo bien.