Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

¿La pérdida de audición puede causar caídas? Expertos nos explican qué relación hay ¿La pérdida de audición puede causar caídas? Expertos nos explican qué relación hay

¿La pérdida de audición puede causar caídas? Expertos nos explican qué relación hay

banner click 241 banner 241

Hasta hace poco, no se relacionaba la audición con las caídas, pero las cosas han cambiado. Y es que a través de diferentes estudios realizados se ha podido saber que el índice de caídas es mucho más alto en las personas que tienen problemas de audición.

Teniendo en cuenta los datos expuestos, se ha demostrado que las personas con problemas de audición tienen el doble de riesgo de sufrir un accidente por caída que una persona con una buena audición.

Para evitar este tipo de situaciones, lo mejor es optar por usar audífonos cuando realmente son necesarios. Como podemos ver en Audifono.es, el precio de los audífonos es bajo. Eso quiere decir que podemos recuperar la audición perdida sin tener que hacer un gasto elevado. Y como puedes imaginar, al volver a recuperar la audición o al menos buena parte de la misma, el riesgo de caída se reduce de manera importante.

¿Quiénes son las personas más propensas a caerse?

A través del estudio realizado por un grupo de especialistas en otorrinolaringología, se ha podido demostrar que el grupo de más riesgo son las personas mayores. Pero en muchas ocasiones, ese riesgo no está ligado únicamente a la edad y falta de estabilidad, sino a la falta de audición.

Además, según ha demostrado el estudio, muchas de las personas que sufren esas caídas ven como su calidad de vida desciende con gran rapidez. Eso se debe a que en ocasiones las lesiones pueden llegar a ser graves y en consecuencia la persona mayor no se puede volver a recuperar. Al fin y al cabo, son muchas las personas que sufren problemas de audición que se trasladan al equilibrio y en consecuencia provoca que la probabilidad de caída aumente de manera considerable.

A eso hay que sumar que los acúfenos también pueden aumentar el riesgo de inestabilidad y en consecuencia caída. En el artículo saludyvida.tips podemos leer qué son y qué tratamientos existen para los acúfenos. Es importante ser conscientes del problema para evitar que nos puedan afectar en el día a día y en consecuencia el riesgo de caída sea superior.

Lo que se ha podido comprobar a través del Documento sobre Fragilidad y Presbiacusia es que la pérdida auditiva y las probabilidades de sufrir una caída están muy relacionadas. Teniendo en cuenta los datos obtenidos, podemos concluir que la persona que tiene una pérdida de 10 dB es una persona que multiplica por 1.4 las probabilidades de sufrir una caída. Si a esa probabilidad le sumamos pérdidas de audición mucho más altas, podemos darnos cuenta de que la audición es más importante de lo que pensamos. Al fin y al cabo, todos los estudios llevan a la misma teoría, cuanto mayor es la pérdida auditiva, mayor es el riesgo de caída. Siendo ese riesgo mucho más alto cuando la persona es mayor y comienza a tener también problemas de estabilidad.

Por otra parte, merece la pena destacar los datos que ha reflejado el reconocido Doctor Justo Gómez, jefe de la sección de otología del hospital de Asturias HUCA. Según los datos que ha publicado recientemente, el riesgo de sufrir presbiacusia aumenta del 4% al 9% cada año que pasa desde los 55 años. Siendo el riesgo mucho más alto en los hombres que en las mujeres. Una vez más, podemos comprobar como los problemas auditivos afectan a muchos aspectos de la vida. Por ese motivo, en cuanto una persona es consciente del problema, es importante ponerle solución.

Mejor opción para reducir el riesgo de caída por pérdida de audición

Sin lugar a dudas, teniendo en cuenta los diferentes estudios publicados sobre el tema, la mejor opción es optar directamente por los audífonos. Es una manera efectiva y sencilla de recuperar la audición perdida, o al menos, parte de la audición. Gracias a esa recuperación, se puede escuchar mejor y en consecuencia se reduce de manera importante el riesgo de accidente. Como hemos visto, la recuperación de audición nos permitirá disfrutar un poco más de nuestro día a día.

A la hora de elegir el audífono ideal, no hay que elegir el primero que nos encontremos, sino que hay que encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades. A través de los profesionales de queopinamos.com hemos podido saber cuáles son los mejores audífonos y las características en las cuales debemos fijarnos. Una compra adecuada hará que la persona pueda recuperar la audición que ha perdido y en consecuencia disfrute de una experiencia agradable.

Como hemos podido saber de la mano de esos expertos, en la actualidad hay diferentes tipos de audífonos, los cuales son los siguientes:

  • Audífono retroauricular: se comercializa bajo las siglas BTE. El mismo se coloca detrás de la oreja y todos los elementos del dispositivo se encuentran dentro de la carcasa. Son bastante fáciles de usar y son de los más comunes en la sociedad.
  • Audífonos con receptor en el canal RIE: destacan por ser algo más pequeños y ser más modernos que los anteriores. Cuentan con el altavoz en el canal auditivo y se conectan a través de un pequeño cable muy delgado.
  • Audífonos ITE: en ocasiones se les suele conocer bajo el nombre de audífonos de concha completa y se colocan en la parte externa del oído. Se fabrican a medida para que el usuario pueda disfrutar de una mayor comodidad.

Ahora que ya conoces los principales tipos de audífonos, te será mucho más fácil saber qué opción encaja mejor con tus necesidades. Por supuesto, dentro de cada grupo podemos encontrar audífonos de diferentes precios, tamaños, diseños y marcas. Lo importante es hacer una valoración y quedarse con el modelo que mejor encaja con la persona que lo va a usar.

Realmente merece la pena la inversión en un buen audífono. No solo permite disfrutar de una mayor audición, también permite realizar una vida social más sencilla y reduce el temido riesgo de caídas. Por ese motivo, los expertos siempre los recomiendan para volver a disfrutar de una vida normal.