Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

436_banner-ce-1200-x-150-1200-x-150-px.gif banner click 436 banner 436

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Las empresas de Teruel al día con la protección de riesgos laborales Las empresas de Teruel al día con la protección de riesgos laborales

Las empresas de Teruel al día con la protección de riesgos laborales

banner click 241 banner 241
Los empresarios turolenses hacen una gran inversión para dotar a sus trabajadores de equipos epi y vestuario laboral adaptado, siguiendo las directrices del Real Decreto 773/1997, que establece que han de ser las empresas las que determinen qué puestos de trabajo precisan de un equipamiento especial de acuerdo a su riesgo, elegir el adecuado para cada función y suministrarlo.

Los Equipos de Protección Individual, más conocidos como EPI, se componen de todos aquellos elementos necesarios para garantizar una protección del personal laboral ante riesgos de cualquier naturaleza, que concurran en el desempeño de las tareas inherentes a su actividad profesional.

Hablamos de cascos de obra, chalecos salvavidas, equipos anticaídas, dispositivos de protección auditiva y respiratoria, gafas especiales, guantes para la conducción, material aislado 1000v, y muchos otros elementos más, que puedan precisarse para realizar una función que comporte ciertos riesgos específicos para la salud o seguridad del trabajador.

Dada la función tan importante de este equipamiento ha de reunir una serie de requisitos de calidad,  y cumplir con los correspondientes estándares de homologación, siendo siempre recomendable además decantarse por proveedores que aporten material altamente resistente y que tenga una amplia vida útil (en el caso de que no sea desechable).

 

Tipos de EPIS


Cada sector de actividad requiere una modalidad distinta de equipo de protección individual. Así, por ejemplo, los destinados a la salud han de incluir equipamiento de desinfección, de protección respiratoria, guantes, geles... Como bien sabemos, la importancia de estos EPIS sanitarios se puso de manifiesto cuando irrumpió la pandemia de coronavirus, suponiendo su carencia generalizada al principio de la emergencia sanitaria un serio problema para el personal médico, que no pudo contar con la protección que requería por su alta exposición al contagio. 

Además, hay otros muchos tipos de EPIS al margen de los sanitarios, ya que existen desde equipos especiales para salvamento marítimo hasta equipamiento específico para la realización de trabajos verticales. 

 

Modalidades de EPIS en función de la zona anatómica a proteger


Igualmente, se pueden distinguir entre distintas variedades en función del área que se precise proteger. Así, estarían los de ojos y cara para por ejemplo trabajos de soldadura o que comporten riesgos químicos. Los auditivos, para trabajadores muy expuesto al ruido, teniéndose en cuenta en este caso el Reglamento (UE) 2016/425. Luego, tendríamos también los de protección respiratoria, que impiden la inhalación de gases y partículas nocivas, y ya por último estarían los de protección de toda la zona del tronco, el abdomen, los brazos y las manos, que pueden estar compuestos desde de chalecos y arneses hasta de manguitos y manoplas.

Además, los equipos de protección individual siempre han de estar en plena concordancia tanto con las especificidades del trabajo que se desarrolla como del espacio en el que este se lleva a cabo, teniendo que garantizar aspectos tan medulares como una determinada aportación de oxígeno al trabajador, o unos niveles de temperatura muy específicos.

Asimismo, los EPIS han de adecuarse plenamente a las características anatómicas y fisiológicas del trabajador. Es decir, a aspectos como su altura y complexión, sus capacidades visuales y auditivas, etc.

 

Importancia de que su uso no dificulte la realización de las tareas

Idealmente, estos equipos han de ser poco voluminosos para facilitar los movimientos y también resultar lo más ligeros posibles. De ahí, que a la hora de decantarse por un proveedor u otro convenga optar por aquel que pueda proporcionar EPIS que aseguren una realización cómoda de las tareas, yendo más allá de la estricta adecuación a los requisitos legales.

También, a veces hay tareas que pueden implicar el uso conjunto de varios EPIS, por lo que en estos casos no solo habría que valorar su idoneidad individual sino además la compatibilidad entre ellos.

 

Información sobre uso y mantenimiento

Con todo, ya hablemos de un uso individual o conjunto, tan importante es contar con el equipamiento adecuado como usarlo correctamente. Por eso, es esencial que se suministren acompañados de una información exhaustiva precisa y clara sobre su modo de empleo, así como con instrucciones acerca de las pautas de mantenimiento para garantizar su óptima conservación con todas sus propiedades intactas. Aunque esto no afectaría a los EPIS desechables, que serían por ejemplo los del personal sanitario, cuyos monos, gorros, mascarillas o batas tienen unos usos muy limitados por motivos obvios. Y sí que resultaría aplicable a los lavables y reutilizables, siguiendo siempre lo que indique la normativa específica.

En todo lo que respecta a los equipos de protección es primordial ceñirse a los requisitos establecidos en la legislación vigente, que ataña tanto a los empresarios como a los trabajadores, que en su caso por ejemplo no pueden negarse a utilizar EPIS, tal y como explican muy bien en la web de Forcam abogados.

La protección en el trabajo es un tema que nos compete a todos, estando obligados a hacer una decidida apuesta por la prevención de riesgos laborales para que algo tan básico como trabajar sea una actividad totalmente segura.