Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Las pymes siguen peleando como las familias por salir adelante Las pymes siguen peleando como las familias por salir adelante

Las pymes siguen peleando como las familias por salir adelante


Si algo está claro en este momento en el que la economía está en el foco de las medidas a nivel internacional para tratar de recuperar todo lo perdido durante los meses de pandemia es que los bancos siguen sin abrir la mano al crédito pese al precio al que lo consiguen ellos desde los Bancos Centrales.
Los planes que se van vislumbrando están haciendo que la presión fiscal no ayude a las familias a conseguir salir a flote tras el esfuerzo de estos meses en los casos en los que alguno de sus miembros se ha visto abocado a dejar de cobrar salario.

“Aun muchas familias estaban intentando salir de la crisis anterior cuando esta ha llegado con fuerza. Muchas pasan baches temporales y necesitan de una pequeña ayuda para seguir a flote en el medio plazo y luchar por reinventarse una vez más. Los préstamos se están convirtiendo en el flotador y, aunque en algunos casos los requisitos sean más exigentes, basta echar un vistazo a plataformas como la nuestra para hacerse a una idea de los productos existentes y a cuál acogerse en cada situación particular” explican desde Matchbanker.es.

Los planes de empleo serán cruciales hasta final de año. Mientras se vayan percibiendo, con sus particularidades, ciertos ingresos, las familias seguirán capeando un temporal que solo tendrá, a nivel económico, fin, cuando se vuelva a generar empleo, se reviertan los ERTES y la sociedad pueda seguir adelante con sus rutinas económicas.

En febrero, por ejemplo, ya la tasa de acumulación crediticia se ha estabilizado frente al crecimiento que venía sufriendo en 2020. Esto significa que los ciudadanos son capaces de, con un préstamo en caso de necesitarlo, seguir con sus obligaciones de pago sin complicarse en exceso el futuro en el corto y medio plazo.

“No solo hay que pensar en particulares. Son muchas pymes las que están necesitando agilizar un colchón para no tirar la toalla. Son los créditos por debajo de los 250.000 euros los que más demanda han tenido. Eso pone en relieve el esfuerzo y presión de pymes y autónomos por intentar salvar las compañías garantizando la inversión para reconversiones o para pagar, mientras vuelven a un ritmo normal, las facturas que van llegando” comentan.