Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las sillas de escritorio pueden mejorar tu rendimiento en el teletrabajo

Para sorpresa de muchos, el teletrabajo se ha convertido en una de las modalidades de trabajo más empleadas en el último año. Aunque para el año 2018, tan solo 24% de la población mundial practicaba el teletrabajo, ciertamente, un gran porcentaje de los empleados han tenido que crear un espacio en sus hogares para resolver sus  laborales. En este sentido, las sillas de escritorio pueden proporcionar la comodidad y confort que se necesita para empezar el teletrabajo.

Por desconocimiento, la mayoría de las personas que realizan teletrabajo desde sus hogares les dan poca importancia a la calidad y el tipo de silla de escritorio que posee. Las sillas son mucho más que un mueble dentro de la decoración del hogar. De hecho, la silla de escritorio constituye una pieza fundamental para el trabajo de oficina pero si se elige incorrectamente el tipo de mueble, es posible que ocasiones daños físicos graves, como lesiones articulares, tensión y presión sobre la columna vertebral y los hombros.

¿Por qué es importante elegir una buena silla de escritorio?

Cuando se realiza teletrabajo desde el hogar, una de las principales preocupaciones de las personas es mantener el ritmo de productividad que los profesionales que trabajan desde la oficina. En este sentido, diversos estudios han afirmado que entre los factores que disminuyen el rendimiento en el teletrabajo, se encuentra un mobiliario de oficina que no se ajusta a las necesidades antropométricas de cada persona.

Por esta razón, las sillas de escritorio ergonómicas y confortables son la opción favorita de miles de profesionales que realizan teletrabajo en el mundo. Sin embargo, aunque el término ergonómico puede sonar como una tecnología costosa y fuera del alcance de muchas personas, lo cierto es que en el mercado se pueden encontrar una gran variedad de sillas de escritorio que garanticen un espacio acogedor, cómo y confortable para trabajar durante horas en casa.

Mayor soporte lumbar

A diferencia de las sillas convencionales que se encuentran en el comedor del hogar, bares, restaurantes o café, las sillas de escritorio están especialmente diseñadas para brindar el soporte postural que el cuerpo necesita.

Para nadie es un secreto que, en un mundo tan competitivo como el actual, es común que las personas pasen largas jornadas de trabajo frente a sus ordenadores. No obstante, cuando se utilizan sillas convencionales o sin el soporte lumbar necesario, es probable que la jornada laboral se vea interrumpida por un fuerte dolor lumbar, de cabeza o  de hombros. Por ello, la mejor alternativa para prevenir molestias y pérdida de tiempo innecesario es contar con una silla de escritorio ergonómica que  garantice soporte postural y ayude a mantener la postura correcta de la columna vertebral.

Mayor productividad

Como se mencionó anteriormente, la productividad y el rendimiento del teletrabajo desde el hogar puede verse afectada por una enorme variedad de factores, entre ellos la calidad y el tipo de silla seleccionada. De acuerdo con los profesionales de la salud física y mental, una silla sin diseño ergonómico no solo es perjudicial para la columna vertebral, también influye en la concentración y productividad de las personas.

Quien no se siente cómodo en su espacio de trabajo, normalmente tiende a abandonar sus tareas o pensar en otros asuntos en medio de su jornada laboral. De esta manera, la ciencia ha determinado que un espacio ameno, acogedor con una silla confortable y cómoda puede aumentar la productividad de la persona.

Reduce los dolores musculares y articulares

Cuando no se tiene una silla de escritorio con diseño ergonómico, en un corto o mediano plazo el cuerpo comienza a presentar los primeros síntomas de fatiga, cansancio o lesiones asociadas a una mala postura durante horas.

La razón se debe, principalmente, a que las sillas convencionales obligan al cuerpo a permanecer bajo una postura en la que brazos, columna vertebral, cuello y cabeza se colocan en tensión y permanecen bajo presión durante horas. Esta situación conlleva a que al final de la jornada de teletrabajo la persona sufra de fuertes dolores de espalda, cuello o cabeza. Con las sillas de escritorio convencionales, el cuerpo se mantiene en la postura correcta y los puntos de dolor encuentran el apoyo que necesitan para estar libres de tensión.

Son ajustables

Uno de los errores del diseño de las sillas convencionales es que se fabrican pensando una talla, peso y dimensiones estándar de los usuarios. No obstante, la realidad es que las personas poseen características y medidas antropométricas distintas unas de otros. Por esta razón, las sillas de escritorio ergonómicas son fabricadas disponiendo de distintos niveles y opciones ajustables. Gracias a ello, este tipo de silla logra brindar la flexibilidad y la adaptabilidad necesaria para satisfacer los gustos, preferencias y necesidades de cada persona. De esta manera, la silla de escritorio proporciona la comodidad necesaria, que facilite la concentración y productividad.