Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Mascarillas quirúrgicas de colores lideran la nueva normalidad

En la era Covid, la mascarilla se ha vuelto un accesorio imprescindible para todas las personas. Sin desestimar sus requisitos de seguridad, homologación y niveles de protección, es posible darle un toque diferente y personalizado gracias a su fabricación en colores. 

Hasta hace algunos meses, antes de salir por la puerta de casa, hacíamos un repaso mental para no olvidar nada, incluyendo móviles, llaves, cartera. Pero ahora, algo más se suma a esa lista: la mascarilla: el accesorio imprescindible y obligatorio para evitar la propagación de la Covid-19.

Tras varios meses de uso comenzamos a acostumbrarnos a esta condición de la nueva normalidad, intentando incluirla en nuestra vida cotidiana de la mejor manera posible.

Los fabricantes han lanzado modelos de mascarillas quirúrgicas de colores, que son las más populares. Entre ellas, las mascarillas negras se postulan como las favoritas, gracias a que combinan con todo tipo de prendas, no revelan manchas por rozaduras, son más discretas y es un color muy favorecedor.

¿Qué debe tener una mascarilla quirúrgica desechable?

Existen cada vez más opciones para comprar mascarillas, tanto en tiendas físicas como en forma online. En todos los casos, hay algunas recomendaciones a tener en cuenta cuando se trata de mascarillas quirúrgicas desechables.

 -Optar por modelos con triple capa de protección, con tela de alta densidad en la capa intermedia.

-Los materiales deben ser de alta protección y baja resistencia para facilitar la respiración.

-Con respecto al porcentaje de filtración, lo aconsejable es que sean capaces de retener al menos el 95% de gérmenes y polvo.

 -El tipo de soldadura también es importante. Las mejores son las soldaduras ultrasónicas conjuntas

-Elegir mascarillas transpirables. El polipropileno transpirable de celulosa 400 gramos es el más recomendable.

 -Los modelos con alambre ajustable en el puente de la nariz son siempre más cómodos y seguros.

Cabe aclarar que, por lo general, este tipo de mascarillas están recomendadas para uso personal diario, son desechables y no se recomienda utilizarlas más de 4 horas seguidas. Es decir, son de categoría higiénica y se fabrican mediante estándares que no las hacen aptas para el uso sanitario.

Alta respirabilidad: El motivo por el que estas mascarillas son las más elegidas

Aunque estudios como el que ha medido la “Saturación de oxígeno periférico en personas mayores que usan máscaras faciales no médicas en entornos comunitarios” de la Universidad de McMaster en Canadá, han comprobado que la utilización de las mascarillas no afecta a la saturación de oxígeno de la persona, también es cierto que por motivos físicos y psicológicos suelen producir cierto agobio, sobre todo durante el esfuerzo físico o tras largas horas de uso.

En efecto, el estudio mencionado llegó a la conclusión de que el uso de una máscara facial no médica de tres capas como la que analizamos en este artículo, no se asoció con una disminución de la saturación de oxígeno en los participantes de mayor edad.

Sin embargo, aunque no amenacen la calidad o cantidad de oxígeno que respiramos, algunas mascarillas producen la sensación de falta de aire. Este es el motivo por el cual la mayoría de las personas eligen mascarillas desechables de tipo quirúrgico. Su mayor ventaja es que proporcionan una alta respirabilidad y por lo tanto, resultan mucho más cómodas.

La mascarilla en infectados

El Ministerio de Salud ha lanzado un Decálogo sobre cómo actuar en caso de tener síntomas de COVID-19,  que contempla cuestiones como el autoaislamiento en una habitación individual, mantenerse comunicado con personal sanitario autorizado, autocuidados, tiempos de aislamiento, etc.

Además de estas recomendaciones fundamentales, es necesario recordar que en caso de presentar síntomas compatibles con Covid-19, la persona deberá llevar todo el tiempo la mascarilla.

Según un estudio de la Universidad de Hong Kong, las mascarillas reducen los contagios de covid-19 un 50%.

Además, una investigación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), constató que, en caso de existir contagio, el uso de mascarilla reduce la gravedad del mismo. Es decir, se detectó una menor gravedad en pacientes que se contagiaron de una persona que utilizaba mascarilla.

¿Cómo usar correctamente una mascarilla desechable quirúrgica?

Para que una mascarilla surta el efecto mencionado anteriormente, es necesario que la persona la utilice adecuadamente.

Las mascarillas quirúrgicas de las que hablamos en este artículo, solo protegen de dentro hacia fuera, debido al diseño de triple capa. La exterior, que es la que lleva el color, es una capa repelente de fluidos, pero no tiene efecto. La capa del medio utiliza celulosa más compacta y es la que hace las veces de “barrera” o “filtro”. Y la capa interna absorbe las sustancias.

Por lo tanto, cuando hablamos de mascarillas desechables quirúrgicas, la parte coloreada -cualquiera sea el tono- deberá colocarse hacia el exterior.

Asimismo, antes de ponerse una mascarilla, es necesario lavar las manos durante al menos 20 segundos con agua y jabón. El gel desinfectante también puede servir.

Hay que sostener la mascarilla delante de la cara, tirar de ambos extremos y colocar las bandas elásticas detrás de cada oreja. Luego habrá que moldear la tira superior metálica sobre la nariz, en caso de que la mascarilla disponga de una.

Y sobre todo, es importante no volver a tocar la mascarilla mientras la tenemos puesta.

Precauciones al retirar y desechar la mascarilla

Es importante tener cuidado a la hora de retirar la mascarilla, para evitar la transferencia de gérmenes a las manos o la cara. Para quitarla, hay que utilizar las gomas de los extremos, primero uno y luego la otra, siempre evitando su contacto con el resto de la cara.

Una vez retirada, hay que desecharla en un cubo de basura con tapa y nuevamente, lavarse las manos durante 20 minutos o utilizar gel sanitizante.