Síguenos
¿Qué debes considerar antes de instalar una silla salvaescaleras en tu hogar? ¿Qué debes considerar antes de instalar una silla salvaescaleras en tu hogar?

¿Qué debes considerar antes de instalar una silla salvaescaleras en tu hogar?

Una de las principales recomendaciones a las personas de edad avanzada es que habiten viviendas de una sola planta, por aquello de los problemas de movilidad que van apareciendo cuando se van cumpliendo años.

Esto afecta únicamente a viviendas con varias plantas. Las personas que habitan en pisos o apartamentos no suelen tener este problema, aunque sí el de acceder a su vivienda, si bien para ello muchas comunidades cuentan con ascensores suficientemente equipados.

En los casos en los que no es así, la alternativa son las sillas y plataformas salvaescaleras, que son los principales dispositivos que permiten superar barreras arquitectónicas en espacios interiores.

¿Cómo elegir sillas salvaescaleras?

El primer aspecto a considerar antes de la instalación de un sistema de este tipo es que el espacio a ocupar está suficientemente preparado para ello, es decir, que reúna las condiciones  técnicas suficientes. Si la plataforma o silla se instala al aire libre, lo fundamental es garantizar que va a resistir las condiciones climáticas y el desgaste del tiempo.

De manera muy resumida, se pueden diferenciar dos tipos de sistemas: las Sillas salvaescaleras y las plataformas. Las primeras cuentan con un asiento para que el usuario se acomode y pueda subir y bajar las escaleras con comodidad, mientras que las segundas disponen de una plataforma adaptada para personas que se desplazan en silla de ruedas. Por lo general, las sillas tienen un precio más económico.

Espacio reducido, mejor una silla plegable

Un segundo factor a tener en cuenta es el espacio disponible. La instalación de una silla salvaescaleras es más viable por su sencillez técnica. Existen modelos de todos los tamaños, hasta dispositivos que son plegables y resultan perfectos para lugares pequeños.

En cambio, con las plataformas salvaescaleras esta versatilidad se reduce. En el mercado podemos encontrar sistemas de este tipo adaptados a superficies muy estrechas, pero siempre va a ser más cómodo instalar una silla.

A esto hay que sumar el propio proceso de instalación, que incluye el montaje de los raíles, la batería, el asiento, el sistema eléctrico, la plataforma. Todo este proceso puede ocupar unas horas incluyendo la puesta a punto.


¿Cuál es el grado de movilidad del usuario?

Las soluciones salvaescaleras van más allá de las sillas y las plataformas, de hecho hay tantas como usuarios. En la elección de uno de estos sistemas, que también pueden incluir elevadores y miniascensores verticales, lo realmente importante es pensar en las necesidades de movilidad, tanto de hoy como de mañana, pues suele ocurrir que ese grado de autonomía se vaya reduciendo.

Así, las plataformas pueden ser una solución más completa y más conservadora, es una forma de asegurar. Esto no excluye a las sillas, pero hay que tener muy en cuenta ese aspecto. Por otra parte, la asesoría de profesionales es siempre bienvenida.

Las soluciones caseras pueden ser peligrosas porque no es fácil hacer frente a problemas de escaleras y desniveles. Los profesionales van a ofrecer propuestas concretas y variables, que se ajustan con detalle a las necesidades de cada usuario.

¿Qué mantenimiento necesitan los sistemas de elevación?

No hay nada concreto en la normativa que hable de mantenimientos de salvaescaleras, pero como cualquier otro dispositivo técnico y mecánico requiere de cierta conservación y un uso adaptado a sus características. No obstante, a pesar de esto, todos estos sistemas deben contar con el marcado CE y cumplir con las medidas de protección al uso.

Muchas empresas ofrecen gastos de primera instalación, pero en el contacto con ellas hay que tener en cuenta cuál es la duración del sistema, su vida media y el mantenimiento anual recomendado por el fabricante, así como las opciones de garantía y quien cubre ese mantenimiento, así como el coste del servicio.

¿Qué precio puede alcanzar un sistema salvaescaleras?

Los precios de las sillas y plataformas son muy variables. En el mercado podemos encontrar sistemas con un coste de instalación y mantenimiento de 2.000 euros, hasta dispositivos mucho más costosos que alcanzan los 10.000 y se adaptan a proyectos especiales.

En esa horquilla se tienen en cuenta todas las características de la instalación, desde el tipo de silla o plataforma hasta la forma de la escalera, pasando por el número de metros y las características o extras a incluir.

A más metros a salvar, cuando la distancia a recorrer entre la planta baja y alta es más alta, el coste de la plataforma se eleva porque hacen falta más elementos de guiado. Con respecto a extras se tienen en cuenta aspectos más irrelevantes, como el color del raíl o la comodidad del asiento, pero también la posibilidad de instalar la plataforma a la intemperie o equiparla con mayor capacidad de carga.

La fórmula ideal para responder a todas estas dudas es confiar en profesionales de acreditado prestigio. Ese es el caso de Elevadores Vilber, que es líder en el sector, con una amplia experiencia en el sector y en el que confían algunos de los mejores fabricantes del mundo.