Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

¿Quién paga cuando tu gestoría se equivoca? ¿Quién paga cuando tu gestoría se equivoca?

¿Quién paga cuando tu gestoría se equivoca?

Los autónomos dependen directamente del buen hacer de sus gestores, por eso es tan importante contar con auténticos profesionales a la hora de confiarle la gestión del negocio

 

Hay muchos asesores y gestores que no cuentan con un seguro de responsabilidad civil, y son pocos los clientes que lo preguntan antes de contratar sus servicios. Seguramente esto ocurre porque cuando se busca una gestoría autónomos online, este detalle se da por hecho, pero no siempre es así, sobre todo en asesores individuales y asesorías de poco tamaño.

Las sanciones de hacienda y la Seguridad Social pueden ser muy elevadas. Un simple fallo formal, un despiste o un retraso puede tener importantes consecuencias económicas para un emprendedor que ha dejado en manos de otros sus papeleos y trámites para centrarse en lo que de verdad trae beneficios: su negocio.

Pero esta decisión, que sin duda es la más acertada, no siempre se hace contando con toda la información que se debería tener. Por eso, cuando se busca una asesoría se ha de comprobar que se trata de una empresa fiable y de confianza.

 

Cómo escoger una buena gestoría

Un empresario no debe cursar tutoriales para rellenar modelos de hacienda, ni revisar jurisprudencia sobre sus asuntos legales, ni perder tiempo en trámites. Eso lo debe hacer un gestor o asesor. Y sí, pueden equivocarse. ¡Como cualquier persona! Pero para eso existe el seguro de responsabilidad civil en tantas profesiones.

Si detectas que una gestoría o un asesor no tiene ese seguro ya te está mandando el primer mensaje: "si me equivoco, lo siento, pero gano más dinero si no pago un seguro que proteja a los clientes". La asesoría autónomos online con más clientes en España es una de las opciones más económicas para el emprendedor, y aun así cuenta con ese seguro tan importante.

No es cuestión de dinero, sino de garantizar la protección del cliente y trabajar su confianza. Muchas gestorías se equivocan al no contratarlo, el ahorro del primer año se lo comerá un proceso judicial en los años siguientes, y la reputación de su marca caerá en picado. Por no hablar de los daños y repercusiones económicas para sus clientes.

Por este motivo, hay que tener claro que estar bien asesorado va más allá de dejar en manos de otros los trámites burocráticos necesarios para el funcionamiento de un negocio. Un buen asesor, no solo se ocupa de la carga administrativa, sino que también tiene la obligación de orientar, aconsejar y facilitar que un autónomo trabaje con tranquilidad y seguridad.

En este sentido, hay que tener en cuenta una serie de claves que distinguen una buena asesoría de otra poco fiable. Entre estas claves están las siguientes:

 
  • Que cuente con una serie de herramientas digitales que hagan los trámites eficientes y rápidos.
  • Que ofrezca una plataforma intuitiva, práctica y segura, incluyendo aplicación móvil.
  • Asesoramiento las 24 horas los 7 días de la semana.
  • Consulta de trámites en tiempo real.
  • Gestión en la nube para facilitar el almacenamiento de datos sin colapsar la plataforma.
  • Programas de facturación gratuitos.
  • Que ofrezca asesoría fiscal tanto online como presencial.
  • Que cuente con asesores laborales y contables capaces de resolver todos los problemas tanto de autónomos como de empresas.

Si una gestoría cuenta con todos estos servicios, además de un modo de contacto con el cliente eficaz, claro y rápido, seguramente es lo que se necesita para llevar adelante un negocio.

En este sentido, la asesoría fiscal es fundamental, puesto que estar al día de las obligaciones fiscales es uno de los quebraderos de cabeza más comunes entre los autónomos y emprendedores. Desde el estudio de la actividad, pasando por la mecanización de las facturas, la presentación de impuestos y modelos fiscales, a la resolución de dudas o el seguimiento de la evolución del negocio, todos estos aspectos tienen que ofrecerse de forma transparente y eficiente.

De igual forma, las cuentas que se presenten al Registro Mercantil, la atención a posibles requerimientos de Hacienda, la presentación de recursos administrativos si fuera necesario o la asistencia ante una inspección, cuantos más aspectos abarque una asesoría mejor para el autónomo.

Por supuesto, la cuota que se ha de pagar al mes por estos servicios también es algo a considerar. No siempre las gestorías y asesorías más caras son las mejores, hay ocasiones en las que un buen equipo de asesores forma parte de una buena plataforma que ofrece precios asequibles sin que por ello se pierda en calidad.

Para verificar que así sea, lo mejor es conocer la trayectoria de la empresa, desde el año de su fundación, hasta los posibles premios y reconocimientos que haya recibido, así como su filosofía de trabajo, y quién forma parte del equipo. Por último, que faciliten teléfonos y medios de contacto fiables es también un dato a tener muy en cuenta.