Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Todo lo que has de saber sobre la alimentación para gambas de acuario Todo lo que has de saber sobre la alimentación para gambas de acuario

Todo lo que has de saber sobre la alimentación para gambas de acuario

Cada vez son más numerosas las viviendas turolenses en las que hay un gambario. Esta afición se ha ido extendiendo con el paso del tiempo. De hecho, tal vez tengas a algún conocido a través del que estás empezando a adentrarte en dicho mundillo tan apasionante. ¿Te pica la curiosidad y quieres tener tu propio acuario con gambas?

En tal caso son diversos los aspectos a valorar. Uno de los más importantes es el de la comida para gambas acuario. Se trata de un factor desconocido por la mayoría de la población. Es por ello que en Diario de Teruel hemos recopilado la información más relevante que debes tener en cuenta.

Alimentación activa y pasiva

A la hora de alimentar a las gambas hay que distinguir entre dos tipos de maneras de hacerlo. La primera de ellas es puramente orgánica. Nos referimos a los microorganismos que ingieren por sus propios medios.

Para que se alimenten de ellos, por supuesto, debes añadir previamente una serie de elementos naturales que, con el paso del tiempo, darán pie a su formación. Un claro ejemplo son no solamente las plantas, sino también el musgo, las algas y determinados tipos de madera.

Aunque esta parte es de vital importancia, no puede pasarse por alto otra clase de alimentación: aquella que tú mismo les proporciones a tus gambas. Sin dicho aporte adicional tanto el calcio como otras sustancias que requieren para su organismo no serían interiorizadas. Por ende, tarde o temprano los crustáceos sufrirían enfermedades que incluso podrían acabar con su vida.

Evitarlo está en tus manos. Independientemente de si elaboras de forma artesanal dichos alimentos o te encargas de adquirirlos en una tienda especializada, ten en cuenta que el mayor porcentaje ha de pertenecer a artículos de carácter vegetal.

Sí, las gambas son omnívoras, pero su organismo no es capaz de tolerar demasiado bien una excesiva cantidad de carne. Combinando ambos tipos de alimentos lograrás darle a tus gambas una dieta variada.

Productos de calidad a buenos precios

Debido a la proliferación de Internet, en la última década ha aumentado considerablemente el número de comercios electrónicos que se especializan tanto en acuarios en general como en gambarios. Por ende, ello se ha traducido en unos menores precios en comparación con antaño.

Afortunadamente la situación favorece a los clientes, quienes tienen al alcance de un par de clics multitud de productos alimenticios a unos precios inmejorables. Así lo demuestra csf comida gambas, conocida por los expertos debido a la sobresaliente calidad que atesoran las materias primas.

Las mismas son empleadas a la hora de fabricar el alimento, llevando a cabo un procedimiento que evita el calor y, por si fuera poco, se ejerce un bajo nivel de presión. Gracias a este aspecto tan relevante el aporte nutricional es óptimo a todos los niveles.

Conviene destacar el hecho de que la marca CSF elabora la comida para gambas en Alemania. Adquirir productos de la UE aumenta el grado de confianza que los consumidores depositan en ellos, aunque dicho factor también viene dado por otro detalle muyimportante.

Hablamos de la ausencia de aditivos. Es decir, el alimento es puro, lo cual agradecerán las gambas a corto, medio y largo plazo. Tanto es así que prolongarás al máximo su esperanza de vida.

A fecha de hoy el catálogo de alimentos para gambas es más extenso que nunca. Aun así, puedes optar por prepararla en tu cocina. Por ejemplo, cuece verduras como los guisantes y pequeños trocitos de zanahoria. Acostumbran a encantarles a los crustáceos que estarán presentes en tu gambario.

Precauciones

No basta con proporcionar a las gambas una buena alimentación. También es fundamental que tengas en cuenta diversas precauciones. La primera de ellas se resume en no sobrealimentar.

Los principiantes suelen tener la sensación de que están brindando escasa cantidad de alimento, sobre todo en lo que se refiere a los períodos. Sin embargo, en caso de tener un total inferior a veinte gambas lo cierto es que basta con añadir el producto en cuestión cuando hayan transcurrido tres días. Es decir, semanalmente no ha de superarse las dos ocasiones de ingesta.

Indistintamente de la regularidad y del tipo de comida, también es importante que vayas controlando la evolución de la misma. Concretamente nos referimos a si es ingerida por las gambas o, por el contrario, permanece en el agua. En este último caso establece una cuenta atrás de máximo 180 minutos. Tras haber concluido, asegúrate de retirar los restos de la alimentación.

¿Por qué es tan trascendente esta acción? Básicamente debido a que los nitritos van incrementando su porcentaje de presencia en la comida, ya que poco a poco ésta va descomponiéndose.

Si temes olvidarte puedes optar por adquirir un comedero, el cual automatiza la operación para que solo tengas que rellenar el recipiente cada semanas o incluso meses.