Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Trucos y consejos para ahorrar en calefacción

La factura de la luz se dispara en determinados meses de año, especialmente cuando las temperaturas suben o baja demasiado. Siguiendo esto consejos, se podrá ahorrar en calefacción en los meses de frío

Vivir en el siglo XXI implica una serie de comodidades soñadas en épocas anteriores. Entre ellas, cabe destacar la posibilidad de tener los hogares o centros de trabajo siempre perfectamente aclimatados. No importa lo altas o bajas que sea las temperaturas fueras, en el interior de los inmuebles se puede estar perfectamente aislados de las inclemencias meteorológicas, el frío o el calor.

Ahorrar en la factura de la luz

El único inconveniente de vivir a una temperatura perfecta todo el año es que los recibos de la factura de la luz se disparan. Ya sea en los meses del verano con el aire acondicionado, sobre todo en el sur de España, como en los meses de frío con la calefacción, especialmente en el norte. La realidad, en cualquier caso, es que se paga demasiado al utilizar estos aparatos. Además, el precio del suministro eléctrico, considerado un servicio básico, no hace más que subir.

En este artículo se van a ver consejos especialmente enfocados a ahorrar en calefacción, y es que los meses de frío están a la vuelta de la esquina.

Revisar la tarifa y potencia contratada

Unos de los errores más frecuentes que cometen los españoles y que les hacen pagar más de lo debido en la factura de la luz es la potencia contratada. Con este dato lo que se calcula es el número de aparatos que se pueden tener encendidos a la vez sin que salte la luz. Por temor a este corte repentino por consumir más electricidad de la contratada, en la mayoría de los hogares es excesiva.

Teniendo un poco de cuidado y cambiando los hábitos, como pueden ser no encender el horno y la lavadora al mismo tiempo, aparatos ambos de alto consumo, se puede reducir la potencia en torno a los 2 kw. Con esto en cuenta, cada kw contratado de más supone un sobrecoste de unos 36 euros al año.   

Este es uno de los trucos para ahorrar más efectivos. Además, si se contratan tarifas con discriminación horaria, se pueden aprovechar las franjas de tiempo diarias más baratas para poner la lavadora o cocinas guisos a fuego lento que necesitan muchas horas.

Instalar persianas para aislar del frío y mantener el calor

El aislamiento de las viviendas es uno de los principales elementos que hay que controlar para que tanto el aire acondicionado en verano como la calefacción en invierno no se escapen y haya que pagar de más en la factura de la luz.

Entre los elementos de aislamiento, resulta realmente eficaz la instalación de persianas. Lejos de lo que muchos piensan, que solo sirven para proteger del sol en verano, en invierno cumplen una función vital para mantener la casa a una temperatura confortable. Uno de los mayores puntos de fuga de calor de la casa son las ventanas, pero simplemente con bajar las persianas se puede evitar una pérdida de temperatura considerable y ahorrar en calefacción.

En este sentido, es conveniente mantenerlas subidas durante el día, mientras haya sol, ya que ayuda a calentar la casa. En cambio, cuando anochezca, es momento de bajarlas para un mayor aislamiento de la vivienda.

Este persianista en Alicante, localizado tras esta dirección web; persianasdavid.online, cuenta con un equipo experto en la instalación y reparación de persianas, ofreciendo un servicio de alta calidad y con las soluciones más eficaces para cada caso, sin importar la complejidad del trabajo a realizar.

Regular el termostato

La temperatura que se considera ideal para el hogar en invierno oscila entre los 21º y los 23º. Es imprescindible contar con un termostato para estar siempre en esa horquilla de grados y aumentar o mantener el confort, además de considerar que por cada grado que se baje, se ahorrará en la factura de la luz. En este sentido, es muy positivo acostumbrar al cuerpo a soportar las bajas temperaturas y usar ropa de abrigo adecuada en lugar de subir grados en el regulador.

Gracias al termostato, la temperatura de la casa se mantiene estable, evitando que se enfríe, lo que supone un gasto extra para volver a calentarla de nuevo partiendo de una temperatura muy baja.

Otra medida a considerar si se quiere ahorrar una suma importante en el consumo de la luz es por parte de la calefacción es apagarla durante la noche. Bastará con usar un pijama de abrigo y buenas mantas o un edredón nórdico. Si se pasan muchas horas fuera de casa por el trabajo, lo mejor será mantenerla apagada. En cambio, si el tiempo es menor, bastará con bajarla un poco, a unos 15º, para no tener que volver a calentar la casa de nuevo al llegar, lo que implica, como ya se ha comentado, un mayor gasto.

Otras recomendaciones son mantener las puertas cerradas de las habitaciones que no estén en uso, ventilar con moderación y durante la mañana para no enfriar la casa en exceso, renovar las calderas antiguas por unas nuevas de bajo consumo e invertir en ventanas con buenos aislamientos.