Síguenos
Un libro sobre la despoblación de Aragón busca remover conciencias en la ciudad Un libro sobre la despoblación de Aragón busca remover conciencias en la ciudad
La periodista turolense Elisa Alegre Saura es una de las coautoras del libro "Los que dejaron su tierra". M.A.A.

Un libro sobre la despoblación de Aragón busca remover conciencias en la ciudad

"Los que dejaron su tierra" incluye los reportajes de la serie de eldiario.es "Aragón vacío"
Cruz Aguilar

Los que dejaron su tierra. Crónicas sobre despoblación en Aragón es el título del libro que está elaborando un equipo de periodistas sobre la situación demográfica de la Comunidad Autónoma. La base de la publicación, que se editará mediante el sistema de micromecenazgo, son 14 reportajes publicados, bajo el epígrafe de Aragón vacío, en eldiario.es durante el verano pasado y en el que se abordan diferentes temas sobre una misma realidad: la falta de vecinos en los pueblos del Aragón interior. Lo han realizado siete periodistas y un fotógrafo que conocen el terreno y buscan no solo mostrar la propia realidad de los que viven en los pueblos, sino remover conciencias en las ciudades, que es donde se toman muchas de las decisiones que afectan al medio rural.

Teruel está muy bien representado, como no podía ser de otra manera en una obra de esta índole, a través del trabajo de la periodista Elisa Alegre Saura, freelance y colaboradora habitual de DIARIO DE TERUEL, eldiario.es, Aragón Radio y la agencia Efe. Los reportajes surgieron, según explicala coautora, porque la despoblación “es un tema muy recurrente” del que surgían muchas noticias relevantes para eldiario.es. Además, aunque en Teruel hace mucho tiempo que se habla de la sangría demográfica, en la actualidad “está de moda más allá de los territorios donde se sufre”, relata la reportera.

Los reportajes no están pensados para los que viven la despoblación en primera persona, aunque también a ellos pueden aportarles novedades sobre algunos aspectos, sino más bien para dar a conocer el fenómeno a la gente que reside en las ciudades, “que tienen una responsabilidad sobre el tema”. 

El hecho de que esté de moda debe ser utilizado, a juicio de Alegre, para que los que habitan fuera del medio rural “se den cuenta del problema real y actúen. Esa gente tiene que entender que hay que invertir en los pueblos porque, aunque ellos no vivan allí, sí tienen sus orígenes y quién sabe si su futuro”, argumenta la periodista.

Teruel, alejado de todo

Para Elisa Alegre uno de los aspectos fundamentales de la publicación que ahora están cerrando es que está elaborada por periodistas que dan voz a todo tipo de profesionales con algo que decir sobre la sangría demográfica, como catedráticos que han estudiado el fenómeno, mujeres, alcaldes, pastores, trabajadores sociales o empresarios, enumera.

En lo que respecta a Teruel, la publicación muestra que la industrialización de España está detrás de los orígenes de las migraciones en la provincia. “Estábamos lejos de todo, de las fábricas y de los puertos y aunque teníamos las materias primas la orografía no ayudaba a su extracción”, lamenta.

El libro se articula a través de siete capítulos. En el primero se aborda la situación actual, cómo se ha llegado hasta ese punto y hacia dónde vamos. El segundo habla de la literatura generada sobre el tema y toma como ejemplo a Ramón J. Sender. El tercer capítulo se centra en aspectos concretos que inciden en la calidad de vida en el medio rural y muestra las diferentes visiones que acerca de la despoblación tienen un catedrático, un político o un pastor, entre otros. 

El cuarto capítulo lleva por título La distancia no se mide por kilómetros, sino por tiempo y analiza las carencias que hay en todo el Aragón interior a partir de las necesidades de la provincia de Teruel.

El siguiente apartado desmenuza la situación actual en la que se encuentra el medio rural aragonés a través de las cifras. 

El sexto capítulo habla de mujer y despoblación mientras que el séptimo muestra casos de éxito de deportistas que salieron del medio rural.

El libro se publicará gracias a la colaboración de decenas de personas que han adquirido ejemplares antes de que vea la luz gracias al sistema de micromecenazgo. En este sentido Alegre matiza que se ha cubierto el presupuesto, de 3.000 euros, mucho antes del plazo que se habían fijado, lo que demuestra que hay un gran interés sobre el tema. 

Aunque la situación no es fácil, según reconoce la coautora de la obra, “si hay iniciativas que funcionan” y cita a modo de ejemplo la trufa que está incrementando la población de Sarrión o la apuesta de Used, en Zaragoza, por una conexión a internet que permite a profesionales liberales trabajar de sed allí. 

Pero, en su opinión, lo que está claro es que hay que actuar de inmediato, “no es cuestión de hacer planes” sino de “ponerle las cosas fáciles a la gente que se quiere quedar a vivir en los pueblos”.