Síguenos

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

Jornadas Jornadas
Elena Gómez, en la charla junto a sus padres

Elena Gómez

Aunque soy una persona sociable, tengo mis rarezas como todo el mundo. No me gusta tener un sentimiento demasiado fuerte de pertenencia a un grupo, a excepción de mis amigos de toda la vida y mi familia. Por eso no suelo acudir a convenciones, congresos o jornadas en las que tenga que estar demasiadas horas en modo "Gran Hermano" con gente a la que me une solo alguna cosa.

Sin embargo, una vez al año (excepto en pandemia) me encanta acudir a las Jornadas de Familias de FundAME. Y eso es lo que hice el fin de semana pasado. Lo único que tengo en común con las personas que asisten a ellas es una enfermedad que condiciona mi vida pero de la cual puedo saber muchas cosas a través de otros medios. No voy con la esperanza de aprender nada nuevo y, sin embargo, me fascina viajar a Madrid y pasar un día entero con aquellos que viven cada día las mismas aventuras que yo.

El programa suele ser muy dinámico. Nos ofrecen charlas amenas sobre avances médicos, investigación, proyectos nacionales e internacionales, y algún testimonio interesante que ayuda a los que están empezando en este difícil camino. Además, en diferentes stands se nos ofrecen innovaciones tecnológicas y ortoprotésicas, poniéndonos al día sobre avances que pueden mejorar nuestra calidad de vida. Los niños y jóvenes tienen sus jornadas alternativas con actividades lúdicas, durante las cuales fortalecen sus lazos de amistad. El resto del día lo pasamos conociéndonos los unos a los otros e intercambiando pareceres, que siempre enriquece muchísimo.

Encontrarte con aquellos que están viviendo o han vivido lo mismo que tú es muy beneficioso porque refuerza los mecanismos de defensa y resiliencia, viendo que más o menos te apañas igual que todos. Por otro lado, aportar tu experiencia de vida a los demás consigue un efecto rebote y, además de ayudar, terminas con la sensación de haber sido también ayudada.

En definitiva, de vez en cuando es gratificante encontrarte con tus iguales para darte cuenta que no estás sola en tu lucha diaria. Así que, al año que viene, más.