Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Blas Sanz dirigiendo la Salve en el Ayuntamiento de Teruel el año pasado. Bykofoto / Antonio García

2020. LA VAQUILLA QUE NO FUE. Blas Sanz, prior del Capítulo de Racioneros: "La Salve y la misa que se hacen en el Ayuntamiento son para pedir protección"

Los actos religiosos también se han suspendido

Blas Sanz es el prior del capítulo de Racioneros y como tal el sábado de la Vaquilla dirige la Salve al Ángel Custodio en el salón de plenos del Ayuntamiento de Teruel y al día siguiente celebra la misa. Son los dos únicos momentos en los que se desarrolla actos litúrgicos durante el año en este salón. Los racioneros tienen su sede en la iglesia de San Pedro y antiguamente atendían las siete parroquias que en la Edad Media tenía la ciudad antes de pasar a parroquias. El capítulo se encargaba del culto en las iglesias y había una relación especial con la autoridad. Las fiestas las presidía y autorizaba el capítulo. La misa de la fiesta más importante que había en la ciudad se celebraba en el Ayuntamiento con los concejales y autoridades.
-¿Qué se hacía entonces y ahora para iniciar la fiestas?
-Se reza el Ángelus y se canta la Salve en latín antes de tocar el Campanico. Siempre ha sido el inicio oficial de las fiestas de la Vaquilla del Ángel con estos dos actos. Posteriormente, se introdujo el toque del campanico para llevar el pañuelo a la plaza del Torico el sábado por la tarde.
-En realidad la festividad de los Ángeles Custodios, aunque en Teruel se celebre ahora, es en octubre.
-Es el mismo que el patrón de la Policía. La fiesta litúrgica es el 2 de octubre pero como patrono en Teruel se celebra en julio. Hay que tener en cuenta que las fiestas se celebraban siguiendo los trabajos del campo. Esta fiesta no era ahora, sino para San Fernando, antes de iniciar la cosecha porque después tenían todo el trabajo y no se podía hacer fiesta. Trasladarlo a julio fue una decisión posterior y acorde a los ciclos de vacaciones que tenemos ahora.
-El domingo de la Vaquilla se celebra la misa también en el salón de plenos y presidida, como el sábado, por el cuadro del Ángel Custodio.
-Con estos actos lo que se hace es pedir protección al Ángel Custodio. Igual que en otras épocas o según la tradiciones se hace con otros santos. Son fiestas religiosas en torno a las cuales se organiza lo civil. Justifica guardar fiesta la celebración del santo patrón y en torno a eso se organiza el toro, el baile, las ferias o las comidas. Siempre es entorno a una misterio, a una advocación que se pide. En la misa se pide por los difuntos de la ciudad en el último año y especialmente si ha muerto  alguien durante las fiestas como pasó con el torero Víctor Barrio.
-Se dice que los días de la Vaquilla se celebran por su cercanía a San Cristóbal, que es el 10 de julio.
-No, la fecha que se ha decidido ahora es siempre el segundo domingo de julio, independientemente si está más o menos cerca de San Cristóbal.
-También se celebra Santa Emerenciana, que es la patrona de la ciudad, el primer domingo de las Fiestas.
-Este fue un acuerdo del Ayuntamiento. No era la fecha tradicional, pero esto ha ocurrido también en la mayoría de los pueblos, que se pasaron de los meses de invierno a los meses de julio y agosto.
-¿Por qué no se celebran estos actos religiosos este año?
-Este año se decidió suspender las Fiestas del Ángel. Y aunque estos actos se podrían celebrar, porque se pueden mantener las distancias de seguridad, para no generar otro tipo de problemas sobre por qué unas cosas sí y otras no se decidió suspender todo. Al año que viene se celebrarán con más ganas. La salud pública es lo primero y este año toca así. No será la primera vez, lo que pasa es que nosotros no lo habíamos vivido nunca.