Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Juan Navío Gil

2020. LA VAQUILLA QUE NO FUE. Juan Navío Gil, secretario de la peña más reciente: "El Rescate vivirá la Vaquilla 2021 con mucha emoción y el doble de ganas"

"Los socios tenían la cuota pagada y no han pedido la devolución, demuestran gran confianza"
Cruz Aguilar

Juan Navío Gil es vaquillero de toda la vida y peñista desde la mayoría de edad. Quería vivir la Vaquilla de otra manera, más por el día y soñó, junto a un grupo de amigos, con una peña –de la que ahora es secretario– en la que las familias con niños pudieran disfrutar juntos de una fiesta que ayuda a crear muchos lazos de unión entre padres e hijos. La llamaron El Rescate y el Covid-19 ha hecho que, por el momento, solo haya vivido una Vaquilla.
-¿Cómo cayó en El Rescate la noticia de la suspensión de la fiesta?
-Había un sentimiento de que iba a pasar, pero siempre estaba la esperanza de que se superaría, que en Teruel no se iba a suspender. La noticia al final fue dura, pero la supimos entender, con más o menos rabia.
-¿Qué expectativas tenían para su segunda Vaquilla?
-Muy buenas, teníamos casi todos los socios con sus cuotas pagadas, no se va a aumentar la cifra, lo único que las parejas que tienen niños pueden sumarlos como socios en cualquier momento. Este 2020 iba a suponer crecer no en personas sino en calidad de comidas, conciertos, entretenimiento y remojones.
-¿Qué se ha hecho con esas cuotas, se han devuelto?
-Se puso a disposición del socio la devolución de la cuota o, para el que quería, dejarla retenida y tener la peña pagada para 2021. Ningún socio ha pedido la devolución, ha sido algo muy gratificante, es la forma en la que nos han dado su confianza.
-¿Qué había ya planificado para este año?
-Estaban apalabrados los conciertos y cerradas sus fechas, quedaban un par de grupos por mirar, el cáterin estaba contratado, creo que nos quedaban las camisetas o alguna cosa así que teníamos habladas pero no estaba concretado el diseño, pero la guardaremos para el año que viene.
-El verano de los turolenses empieza en la vaquilla. Este va a ser raro, ¿no cree?
-Sí, un verano totalmente raro, para un vaquillero y turolense la Vaquilla es el quitarse el estrés del trabajo, las primeras vacaciones. Teruel después de la Vaquilla se queda vacío.
-¿Pensaron en algún momento que la suspensión de la Vaquilla podía hacer tambalear a una peña sin apenas cimientos?
-La verdad es que no tememos que haya escapes. Era nuestro segundo año de directiva y por estatutos la directiva debía de cambiar, aunque con el problema del Covid-19 intentaremos hacer una asamblea en noviembre, si la pandemia lo permite, y plantearemos si quieren que sigan los mismos cargos de la misma manera, si alguien quiere entrar será bienvenido. 
-¿Cómo va a vivir El Rescate la Vaquilla de 2021?
-Con mucha emoción y el doble de ganas por habernos quedado sin la de 2020, El Rescate va a ser la mayor fiesta del mundo y como vaquillero y turolense creo que van a ser las mejores desde que empezó la Vaquilla. Una suspensión así no la ha vivido nadie de nuestra peña, así que la del año que viene se va a coger con el doble de ganas. 
-¿Cómo nace El Rescate?
-Queríamos una vaquilla más tradicional, mas de vermú, que se disfrutara más de la fiesta por la mañana. Nos juntamos de dos rangos de edad, muchos éramos del Chasco, y 12 o 13 locos propusimos unas ideas de las que salió una locura más mayor que al final ha ido hacia adelante. 
-El primer año llegaron a los 400 socios, no está mal, ¿no?
-400 adultos y 80 niños y tenemos una lista de espera de unas 120 personas. Este año nos faltaban por pagar algunos socios, pero hasta junio del año que viene se va a poder pagar y la lista de espera no va a correr. El socio que confió el año pasado en esta aventura es el que va a tener prioridad.
-¿Esperaban una acogida tan buena?
 -Creíamos que nos quedaríamos en los 300, llegamos a 400 que es un buen número para dar al socio calidad en la comida y fiesta en el local que tenemos.