Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

A prisión el conductor que iba drogado y atropelló a una mujer en un paso de cebra en Teruel A prisión el conductor que iba drogado y atropelló a una mujer en un paso de cebra en Teruel
La policía y la ambulancia que asistió a la víctima en el paso de cebra donde se produjo el atropello el pasado 14 de febrero

A prisión el conductor que iba drogado y atropelló a una mujer en un paso de cebra en Teruel

El juez instructor aprecia dos delitos que podrían depararle 3 años de cárcel

El Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel decretó el ingreso en prisión provisional del conductor que el pasado 14 de febrero, cuando se encontraba bajo los efectos de drogas, atropelló con su vehículo a una mujer de 74 años en un paso de cebra de la avenida Sagunto. La medida, que había sido solicitada por la acusación particular, se ha tomado ante el riesgo de que pueda darse a la fuga puesto que los delitos que aprecia el juez podrían suponerle penas de prisión de hasta 3 años cuando sea juzgado, además de por el riesgo de que vuelva a incidir en su conducta irresponsable.

En el auto dictado el miércoles, y que hizo público el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, el juez aprecia en el investigado, José P.D., los presuntos delitos de lesiones por imprudencia grave y contra la seguridad vial. En el primer caso en su modalidad de delito de pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal, y en el segundo en su modalidad de conducción bajo la influencia de sustancias estupefacientes.

De acuerdo con las pruebas que se le realizaron al conductor en el momento del atropello, que tuvo lugar hacia las 10:41 horas del pasado 14 de febrero en el paso de cebra que hay en la avenida Sagunto a la altura del número 21, el investigado conducía el vehículo con las facultades psicofísicas alteradas debido a la mezcla de cocaína (313,4 ng/ml), metadona (500 ng/ml) y alcohol (0,21 mg/l). Estas sustancias las habría consumido aproximadamente cinco horas antes de hacer uso del vehículo que conducía y con el que atropelló a una mujer de 74 años que quedó en estado de coma.

En el auto se indica que a consecuencia de su estado de drogodependencia por la mezcla de sustancias ilícitas, y a pesar de tener “absoluta visibilidad” en el paso de cebra, atropelló a la víctima ocasionándole un hematoma subdural frontoparietal izquierdo y politraumatismo, dejándola en coma. Precisa el juez que desde el pasado 27 de febrero la mujer ya respira por sus propios medios, aunque continúa en un estado muy grave.

El investigado prestó declaración en el Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel tras haberse practicado previamente diversas diligencias, y la acusación particular solicitó la prisión provisional, mientras que tanto la Fiscalía como la defensa pidieron la libertad provisional.

Finalmente el juez instructor optó por la prisión provisional, para asegurar la presencia del investigado en el juicio cuando se celebre, además de evitar que pueda volver a cometer otros delitos similares.

Además de encontrarse bajo el efecto de las drogas, el conductor que atropelló a la mujer tenía problemas de visibilidad en el ojo izquierdo, pese a lo cual “conducía el vehículo sin su debida adecuación en cuanto a la existencia de retrovisores especiales, tanto en el interior como en el exterior del mismo”, señala el auto, en el que se precisa también que existen “indicios razonables y fundados para sospechar que también circulaba sin hacer uso de gafas para la visión”. Incide en este sentido el juez en que “no existen garantías de que tales ilícitos penales no vuelvan a producirse, merced a los indicios razonables y fundados para sospechar sobre la condición de drogodependiente del propio investigado”.

Por ese motivo, el magistrado dictó otro auto con medidas cautelares para que en caso de que sea recurrido el ingreso en prisión y sea puesto en libertad mientras se continúa la instrucción de la causa y se señala juicio, no vuelva a coger el coche. 

Dichas medidas cautelares consisten en la privación del permiso de conducir vehículos a motor o ciclomotores, con el apercibimiento de que en caso de incumplirlo podría cometer un delito de desobediencia a la autoridad y un delito de quebrantamiento de medida cautelar, a los efectos de que se abstenga de conducir hasta que sea juzgado.

El juez se basa para adoptar esta medida cautelar en la “evidencia de un riesgo” a que el investigado “una vez saliere de prisión, contravenga las normas y utilice nuevamente el vehículo influenciado por sustancias estupefacientes y llevando a cabo una conducción inadecuada”.

Absoluta visibilidad

En el auto de envío a prisión se señala que hay indicios suficientes para considerar criminalmente responsable de los delitos al investigado en virtud de las pruebas practicadas. Se refiere a la declaración de dos testigos “dotada de credibilidad sin margen de error o contradicción alguna”, que manifestaron que el atropello “acaeció en un paso de cebra, tratándose de una vía principal y con perfecta visibilidad”.

Se apoya también en el atestado policial que confirmó que iba drogado, el grave estado de la víctima por la forma como se produjo el atropello, y el expreso reconocimiento de los hechos por parte del investigado, quien admitió que había mezclado metadona con varias rayas de cocaína y whisky varias horas antes de ponerse al volante.

Asimismo se refiere al expreso reconocimiento del investigado al haber admitido que pese a tener problemas de visibilidad en el ojo izquierdo, conducía el vehículo sin su debida adecuación con retrovisores especiales tanto en el interior como en el exterior del mismo.