Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Andorra, este martes por la mañana

Aragón confina perimetralmente Ejea y refuerza la presencia policial en Andorra por el aumento de casos

Suspendidas todas las fiestas hasta el 31 de diciembre

El Gobierno de Aragón ha decidido confinar perimetralmente el municipio de Ejea de los Caballeros (Zaragoza) desde esta medianoche por el aumento de casos de covid-19, de forma que no estará permitida la entrada o salida de la población salvo para actividades laborales, educativas o para la asistencia al médico y hospitales.

Además, al producirse una incidencia superior a la esperada también ligada a eventos y reuniones sociales coincidiendo con fechas festivas locales, se van a intensificar los controles con más presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en las poblaciones de Andorra,Pradilla, Muel, Tauste, María de Huerva, Alagón, y la Almunia, donde el Gobierno de Aragón espera no tener que tomar medidas más restrictivas, ha subrayado la consejera. 

Andorra ha sumado 41 positivos en una semana, el 44% de todos los contagios desde el inicio de la pandemia.

Además, todas las fiestas en Aragón quedan suspendidas hasta el 31 de diciembre de 2020.

Según ha informado este martes la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, el objetivo es atajar el aumento "muy notable" de casos en la población al presentar la incidencia más alta de toda la comunidad, 146 la última semana (más de 800 por cada 100.000 habitantes frente a una media en el resto del territorio en torno a 270), vinculados al ocio y reuniones sociales en coincidencia con fechas festivas.

Dada esta situación y la efectividad de las medidas restrictivas adoptadas durante el verano en otras áreas de la comunidad, el Gobierno de Aragón ha determinado el retorno a la fase 2 de Ejea con un confinamiento perimetral para limitar la movilidad hasta que la evolución epidemiológica permita levantar las limitaciones.

Además, al producirse una incidencia superior a la esperada también ligada a eventos y reuniones sociales en fechas festivas locales, se van a intensificar los controles con más presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en las poblaciones de Pradilla, Muel, Tauste, María de Huerva, Alagón y la Almunia, en Zaragoza, y Andorra, en Teruel, donde el Gobierno de Aragón espera no tener que tomar medidas más restrictivas, ha subrayado la consejera.

En su comparecencia, Repollés ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía y a la colaboración, que le costa, de estos municipios, para intensificar las medidas de distanciamiento social y evitar medidas más restrictivas.

"Sabemos, por experiencia, que la adopción de medidas debe realizarse con la mayor inmediatez", dado que los datos de incidencia poblacional se desplazan en semanas posteriores a los colectivos más vulnerables, en los que la gravedad de los casos es más frecuente e implica aumento de hospitalizaciones, ocupación de UCIs y mortalidad, ha aseverado.

Por otra parte, el Gobierno de Aragón va publicar una orden para modificar la que regula la "nueva normalidad" con la suspensión de las fiestas patronales hasta el 31 de diciembre en toda la comunidad (tres meses más).

Esta restricción afectará a las actividades públicas de las Fiestas del Pilar de Zaragoza -no a los actos culturales ya limitados en su aforo-, y según la consejera el alcalde, Jorge Azcón, conoce ya estas nuevas restricciones, así como a actos multitudinarios de las fiestas de Navidad.

También se ordena la limitación de horarios de locales de juegos y apuestas a la una de la madrugada y de aforos en bodas, bautizos, comuniones y demás celebraciones particulares: 50 personas en espacios cerrados y 100 al aire libre, en ambos casos con un máximo de diez personas compartiendo mesa.

Además, se capacita a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado la competencia para adoptar medidas provisionales sin necesidad de ratificación administrativa previa.

Repollés ha estado acompañada por el director general de Salud Pública, Francisco Falo, quien ha explicado que en esta segunda onda epidémica se observa una tendencia "marcadamente descendente", con un incidencia la última semana por casos notificados de 134 por 100.000 habitantes (273 en quince días), aunque las cifras apuntan a una nueva "meseta" de estabilización, dado no se observa un descenso en esa misma línea los últimos días.

La mejoría, ha precisado, se ha producido a expensas de la reducción de la incidencia de las zonas que hasta el pasado viernes seguían en fase 2, fundamentalmente Zaragoza capital, cuyas áreas de salud, desde hace días, en pocas ocasiones han saltado de diez casos diarios, lo que supone una reducción "muy acusada".

También ha habido una fuerte reducción en las comarcas de la franja oriental, y ha puesto como ejemplo la comarca del Bajo Cinca, que volvió a la fase 2 por los casos ligados a la recogida de fruta y la semana pasada contabilizó algo más de 56 casos por 100.000 habitantes, lo que evidencia que las medidas de contención social "funcionan".

No obstante, Falo ha reiterado que la preocupación se centra ahora en la comarca de las Cinco Villas, con un aumento de casos "muy alto" desde principios de agosto, desde 20 casos a 146 la última semana, lo que representa en la zona básica de salud -que es prácticamente Ejea- más de 800 casos por 100.000 habitantes (en torno a 500 toda la comarca).

Ha explicado que los casos hace unas semanas tenían relación con brotes en algunos centros residenciales pero en los últimos días la aportación de personas en edades diferentes es cada vez "más potente", con más casos comunitarios en personas más jóvenes ligadas a eventos sociales relacionados con fechas de fiestas locales.

Así, ha apuntado que hay un "claro patrón" de aparición de casos en el eje de carreteras de Ejea, Tauste, Pradilla o Alagón. "No hace falta un ejercicio de averiguación muy exhaustivo para darnos cuenta con qué puede tener relación", ha remarcado.

Por su parte, el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, ha explicado la evolución de la pandemia de las últimas semanas y la asistencia en Atención Primaria, con el pico en esta segunda ola la primera semana de agosto, con 1.000 casos sospechosos y más 20.000 contactos hasta una estabilización la última semana, que preocupa, en torno a 500 diarios y 12.000 contactos, con la carga asistencial que supone.

En lo que respecta a las urgencias, la tendencia también es descendente, una media alrededor de 67 casos sospechosos y unos 35 ingresos diarios, alrededor del 10 % de las urgencias que llegan a los centros.

En cuanto a la ocupación de camas hospitalarias, ha asegurado que la presión se mantiene relativamente estable, con entre 450 y 500 camas ocupadas por pacientes con covid-19 y un descenso hoy respecto a ayer del 2 % y en torno a 65-67 enfermos en UCIS -en abril se llegó a 1.100 pacientes ingresados y a más de 165 los enfermos en UCI-.

La edad media de los pacientes actualmente es de 75 años y la estancia media en los hospitales, de siete días. Además, el tiempo medio entre el inicio de síntomas y el ingreso es de seis días y el porcentaje de enfermos que ingresan desde el 10 de julio ronda el 10 por ciento frente al 50 por ciento en abril.

Por otra parte, ha informado de la aplicación Radar Covid, puesta en marcha inicialmente en Calamocha, se extenderá mañana a todo el sector sanitario de Teruel, el 21 de septiembre a los de Alcañ