Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Control tras el confinamiento de la capital turolense, este jueves. Bykofoto/Antonio García

Aragón se prepara para aplicar las restricciones del nivel 3 este lunes

Bares y restaurantes no podrán servir en el interior y tendrán que cerrar a las 22 horas y el aforo del comercio se limitará al 25%

Tras días de récord en las cifras de contagiados por coronavirus, Aragón se prepara para la entrada, este lunes, en el nivel de alerta 3 con el objetivo de frenar el aumento de casos con medidas mucho más restrictivas, que se suman al confinamiento perimetral de las tres capitales de provincia.

En una comparecencia el pasado miércoles, el presidente de la Comunidad, Javier Lambán, anunció el cierre al día siguiente de las ciudades de Huesca, Zaragoza y Teruel -con unos 800.000 aragoneses afectados-, junto con la entrada del nivel de alerta 3 esta misma medianoche.

Este escenario es el más restrictivo de los que define el decreto ley que regula los niveles de alerta para gestionar la crisis sanitaria provocada por la pandemia y el régimen jurídico de los confinamientos.

Las restricciones llegan tras la peor semana de contagios por coronavirus en la Comunidad Autónoma. El sábado se notificaron 1.345 casos, con una tasa de positividad que asciende hasta el 19,11 % y más de 600 enfermos hospitalizados.

Para tratar de evitar las reuniones sociales, el decreto ley establece que los agrupamientos no podrán ser de más de seis personas en el ámbito público y privado (salvo convivientes).

Las medidas afectan en gran medida al sector de la hostelería, con el cierre a las 22.00 horas (a excepción de la comida a domicilio) y la prohibición del consumo en el interior de los locales.

Solo se podrán utilizar las terrazas con un aforo del 50 % y un máximo de seis personas por mesa, por lo que las principales asociaciones hosteleras, que se han manifestado este domingo en la capital aragonesa, auguran un cierre "masivo" de bares y restaurantes.

El 25 % del aforo se traslada también a todo el comercio (desde minoristas y mercados a centros comerciales), excepto a las tiendas de alimentación, que podrán abrir con la mitad de su capacidad.

En el transporte público regular en el que todos los ocupantes deban ir sentados se podrán ocupar la mitad de los asientos disponibles, mientras que en el ámbito urbano esta ocupación será del 75 %.

Con un cercano Día de Todos los Santos, los lugares de culto no podrán superar el 25 % del aforo y en entierros y velatorios el máximo será de 15 personas en los espacios abiertos y 10 en los cerrados.

El mundo de la cultura tampoco podrá rebasar ese 25 %; por ejemplo en museos, cines o en espectáculos al aire libre (con un máximo de 150 personas).

Lo mismo sucederá en los gimnasios y piscinas cubiertas, con actividades deportivas dirigidas de un máximo de 6 personas. Los eventos deportivos no profesiones quedarán suspendidos y las competiciones serán a puerta cerrada.

Los centros de ocio juveniles y recreativos y las ludotecas quedan cerrados, los espacios educativos como las academias y las autoescuelas solo podrán acoger al 30 % de sus alumnos y todos los congresos o reuniones que estaban programados para estas fechas se tendrán que trasladar al entorno digital.

Según el Ejecutivo autonómico, el horizonte temporal de este confinamiento y de la declaración de nivel de alerta 3 será "lo más limitado posible" con un máximo de treinta días según fija el decreto ley, aunque las medidas se evaluarán semanalmente.

En cualquier caso, a la vista de la evolución de la pandemia en Aragón y en la mayoría de regiones españolas, España se prepara para un nuevo estado de alarma que pudiera dar amparo legal a un toque de queda nocturno, como han pedido la mayoría de las comunidades autónomas.

El Gobierno de Aragón descartó este sábado solicitarlo, ya que cuenta con cobertura legal para establecer el confinamiento perimetral de las tres capitales de provincia y las citadas restricciones, aunque aceptará "incondicionalmente" lo que decida el Ejecutivo de Pedro Sánchez, reunido este domingo en Consejo de Ministros para abordar el asunto.