Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Emiliano García-Page, Javier Lambán y Alfonso Fernández Mañueco, este jueves en Albarracín. EFE/Antonio García

Aragón y las dos Castillas reclaman al Gobierno central una cumbre con las ocho autonomías más afectadas por la despoblación

Incluyen a Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja y Extremadura

Los presidentes de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León, Javier Lambán, Emiliano García Page y Alfonso Fernández Mañueco, han pedido al Gobierno de España la celebración de una cumbre solemne con las ocho autonomías afectadas por el problema de la despoblación.

Los tres mandatarios se han reunido este jueves en Albarracín en un encuentro institucional para avanzar en la solución de problemas comunes, especialmente relacionados con la despoblación, donde han firmado una declaración conjunta en la que piden un régimen de ayudas específicas para Teruel, Cuenca y Soria.

La "apuesta por la España interior" debe traducirse, según ha dicho Lambán, en esta reunión a ocho, entre los ministerios de Hacienda y de Transición Ecológica y Reto Demográfico y los presidentes de Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja y Extremadura.

En esta reunión debería ponerse sobre la mesa, según los tres presidentes, la reforma de la financiación autonómica, teniendo en cuenta que el coste efectivo de la prestación de determinados servicios como la educación o la sanidad es más elevado en las regiones despobladas que en otras.

La petición a la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, para que convoque está reunión "solemne" entre las ocho autonomías y el Estado se la formularán en la conferencia sectorial en la que Ribera participará este viernes con consejeros de todas las regiones para presentar las 130 medidas que plantea el Gobierno de España para hacer frente al reto demográfico.

Para Lambán, "buena parte del trabajo" ya está hecho por las autonomías, que tienen "mucho que aportar", y ahora es el turno de convertir esas 130 medidas en "acciones concretas".

Objetivo que García-Page ha calificado de "ambicioso" y ha insistido en que necesita un calendario y presupuesto.

Además, han hecho un llamamiento para que los fondos europeos destinados a la recuperación sirvan para realmente "reequilibrar" y poner a los territorios más despoblados en la "rampa de salida del desarrollo" y "en las mismas condiciones" que el resto.

Para los tres presidentes, los pilares básicos para hacer frente a la despoblación son la agroalimentación, el turismo y la generación de energías renovables, fotovoltaicas y eólicas, para lo que han pedido una regulación expresa.

En la declaración, los tres presidentes insisten en que sus respectivos gobiernos vienen trabajando "de forma coordinada" con el objetivo común de reducir las desigualdades que se derivan de los desafíos demográficos y mantener la cohesión social, económica y territorial, y a ese fin instan también a la Unión Europea.

Especialmente se refieren a las provincias de Cuenca, Teruel y Soria, que llevan "décadas sufriendo un intenso y progresivo fenómeno de despoblamiento con muy baja densidad demográfica", lo que hace que su situación económica sea "extremadamente desfavorable".

Las tres autonomías ya pidieron en julio de 2020 que estas tres provincias se consideraran zonas con muy baja densidad de población, por tener menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, y tuviesen derecho al régimen de compensación reconocido a determinados países nórdicos.

Ahora, la UE ha aprobado nuevas directrices sobre ayudas estatales y en su declaración los tres presidentes piden al Gobierno de España que en el mapa de ayudas regionales que se debe notificar a la Comisión Europea sean incluidas también, además de las tres provincias citadas, las contiguas que también tienen una densidad inferior a 12,5 hab/km2.

Eso implicaría un régimen de ayudas de funcionamiento para las empresas situadas en estos territorios del 20 por ciento de los costes laborales anuales, al igual que está reconocido a las zonas muy poco pobladas de determinados países nórdicos.

"Estamos en manos del Gobierno de España, y queremos estar en manos del Gobierno porque no queremos ir por libre", ha dicho el presidente castellanomanchego, quien, no obstante, ha dejado claro que estas medidas para las tres provincias son "excepcionales y nuevas" y no guardan relación con lo que ya están aportando ayuntamientos y comunidades autónomas.

También Fernández Mañueco ha pedido a España en su conjunto que "mire hacia su interior" y apueste "claramente" por el medio rural y se considere la lucha contra la despoblación como un "objetivo irrenunciable", como lo es para su Gobierno, ha insistido.