Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Escollera con grandes rocas construida en la ribera del Guadalaviar a su paso por San Blas tras el deslizamiento producido

Arreglado el desprendimiento de una ribera del Guadalaviar en San Blas

El Ayuntamiento de Teruel ha realizado una escollera con 120 toneladas de rocas

El Ayuntamiento de Teruel ha arreglado ya el desprendimiento de una ribera del río Guadalaviar a su paso por San Blas, que se había producido a finales del año pasado y que había cortado un camino que discurre paralelo. Para evitar que continúe el deslizamiento de tierras se ha hecho una escollera con rocas de gran tamaño cuyo peso total asciende a 120 toneladas, según explicó el concejal de Medio Ambiente, José Luis Torán.

Aunque el desprendimiento se produjo en los márgenes del Guadalaviar, afectando a un camino vecinal de San Blas que suele ser bastante transitado sobre todo por vehículos agrícolas, según la normativa en vigor no corresponde  a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) su arreglo sino al término municipal donde se produce el desperfecto, en este caso al Ayuntamiento de Teruel.

El corrimiento de tierras se produjo hace casi un año, en diciembre del año pasado por las tormentas que hubo esas semanas, pero la intervención para reapararlo no se pudo acometer en primavera debido a la declaración del estado de alarma. Además, debido a las tormentas de la primavera, que fue muy lluviosa, la zona desprendida requirió de una actuación mayor de lo que inicialmente estaba previsto.

Finalmente se ha podido intervenir ya y se ha actuado conforme a lo marcado por el organismo de cuenca, consistente en la construcción de una escollera con grande bloques de piedra recubierta de tierra. De esta manera se ha podido recuperar el camino que había, y que durante varios meses ha estado señalizado para evitar accidentes ante el riesgo de que algún vehículo, ciclista o motorista se pudiera ir al río.

El concejal de Medio Ambiente comentó que en la escollera se han depositado 120 toneladas de piedras de gran tamaño como muro de contención. Aunque no concretó la inversión que ha sido necesaria, este tipo de actuaciones suelen ser elevadas por el movimiento de maquinaria pesada que requieren, lo mismo que va a suceder con la tala de árboles en mal estado en la ribera del Turia a su paso por Teruel.

En este sentido, Torán comentó que se van a tener que cortar 30 chopos que peligran con caerse, cuyo coste se eleva a 35.000 euros y que tendrá que financiarse con cargo a remanentes que se espera aprobar de forma inminente y cuya actuación se hará antes de que acabe el año por el riesgo que presentan.

Se trata de intervenciones que tienen que acometer los ayuntamientos, a pesar de que están en riberas competencia de los organismos de cuenca, y que dependen del Estado.