Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Acto para visibilizar a las personas sin hogar de Teruel

Cáritas Diocesana de Teruel atiende en 2020 a 253 personas sin hogar

231 hombres y 22 mujeres

Cáritas Diocesana de Teruel ha atendido en lo que va de año a 253 personas sin hogar, 231 hombres y 22 mujeres, según ha comunicado con motivo de la celebración el próximo 25 de octubre del Día de Personas Sin Hogar.

Esta organización ha señalado en una nota de prensa que la pandemia del coronavirus "ha puesto a la luz la realidad de muchas personas sin hogar o en infraviviendas, lugares poco salubres y dignos para poder vivir con cierta seguridad y para quienes es una utopía poder adoptar las medidas de prevención decretadas por las Administraciones" para prevenir los contagios.

Con el lema No tener casa mata, se quiere llamar la atención de los poderes públicos y de la ciudadanía sobre los efectos que la falta de una vivienda adecuada supone para miles de personas y familias en España, "donde se estima que cerca de 800.000 hogares y 2,1 millones de personas sufren situaciones de inseguridad en la vivienda, según el VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España.

Cáritas ha precisado que conoce "de primera mano" estas situaciones "de precariedad extrema" por el trabajo de acogida y apoyo que se ofrece anualmente a las casi 40.000 las personas en
situación de sin hogar acompañadas desde los proyectos desarrollados en todo el país.

Este año se da un paso más en la reivindicación que las entidades promotoras de la jornada se viene impulsando en los últimos años para exigir que se garantice el derecho humano a la vivienda y apelar al conjunto de la sociedad a preguntarse cómo se sienten sin vivienda y sin protección las personas sin hogar.

"No tener casa impide tener un hogar, unas relaciones sociales normalizadas, un espacio básico de protección, además de suponer un serio impacto en la salud física y mental", han esgrimido desde esta entidad ya que "afecta a los sueños, las oportunidades, la confianza y la salud de estas personas, y, por tanto, a sus derechos. De ahí que digamos que No tener casa mata".

Dada la excepcionalidad de la situación socio-sanitaria por la pandemia de la COVID-19, este año se restringen al máximo los actos de movilización ciudadana en los espacios urbanos y se impulsarán acciones online en redes sociales bajo el hashtag #notenercasamata que den el protagonismo debido a las personas participantes en los programas y recursos de las entidades sociales.

Cáritas considera "urgente" aprobar una ley estatal de garantía de acceso a la vivienda donde se incluyan todas las situaciones de exclusión residencia y sinhogarismo, e incrementar el esfuerzo de la Administración pública en materia de rehabilitación y mantenimiento del parque de viviendas, y promoción de vivienda en alquiler social de forma preferencial.

Además, pide definir e implementar una estrategia específica de lucha contra la exclusión residencial basada en un enfoque de derecho humano a la vivienda con dotación presupuestaria adecuada y apoyada en la coparticipación de los distintos niveles administrativos y administraciones.

Igualmente, aboga por continuar con la medida extraordinaria de paralización de desahucios y desalojos sin alojamiento alternativo en vivienda habitual en alquiler. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, en 2019 en España se realizaron 54.006 desahucios; aunque las cifras suponen un 9,5 por ciento menos que en 2018, "siguen reflejando una realidad dramática: casi 150 desahucios diarios y seis cada hora".