Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Carlos Reyero, director general de Forestalia: “Negociaremos con Mosqueruela sobre lo que puedan admitir siempre que haya rentabilidad” Carlos Reyero, director general de Forestalia: “Negociaremos con Mosqueruela sobre lo que puedan admitir siempre que haya rentabilidad”
Carlos Reyero, director general de Forestalia. Enrique Cidoncha

Carlos Reyero, director general de Forestalia: “Negociaremos con Mosqueruela sobre lo que puedan admitir siempre que haya rentabilidad”

“El hecho de tener un acuerdo con un fondo de inversión danés para la venta de todos los parques de Teruel no aparta de escena a los Ayuntamientos”
Cruz Aguilar

Carlos Reyero es desde el verano de 2019 el director general de Forestalia, compañía a la que se incorporó en 2017 como director financiero y que es la que tiene proyectada la implantación de tres gigavatios en la provincia de Teruel a partir de energías renovables.

-Gran parte del desarrollo energético de Forestalia está previsto en Teruel. ¿Por qué motivos?
-Desde el punto de vista empresarial y de localización de los proyectos los motivos son siempre los mismos, hay que buscar dónde está el recurso, en Teruel lo hay tanto eólico como fotovoltaico, al igual que en Aragón, y se dan las condiciones también para poder aprovechar las conexiones a la red, eso es lo que nos hizo fijar la vista en Teruel.
-Hay otras empresas que también miran hacia la provincia con importantes planteamientos, pero en el caso de Forestalia tiene adjudicados los megavatios necesarios para que sus proyectos sean una realidad, ¿no es así?
-Efectivamente, nosotros no acometemos proyectos para los que no tenemos acceso y conexión. Por definir claramente la política de Forestalia, hasta la fecha nuestro hecho diferencial, y espero que siga así, es que lo que empezamos lo acabamos y lo acabamos porque hay un trabajo previo riguroso y meticuloso, porque nos aseguramos que se dan las condiciones para desarrollarlos, hay que tener el recurso, pero también acuerdos razonables respecto a los terrenos y disponibilidad de los mismos. La situación que se está detonando en estos momentos en la zona del Maestrazgo, y por ir al punto del conflicto, es que hay grupos de personas que no están conformes con esos desarrollos, nuestra filosofía es cualquier cosa menos imponer, si no hay acuerdos y alguien no quiere que se instale un molino o que pase por su zona una línea de evacuación, pues no se hará. Estamos abiertos al diálogo y buscamos el consenso, no la confrontación ni la imposición.
-Tienen una cartera de 3GW en la provincia de Teruel de los que, si no me equivoco, 100 MW ya están en funcionamiento. ¿En qué proceso están el resto y qué horizonte manejan para comenzar a producir?
-Hay unos cuantos megavatios de proyectos que no se asociaban inicialmente a Teruel, pero que están en la frontera con Zaragoza y ya están en producción. Esos 3.000 MW están en fase de tramitación de permisos, obtener autorización administrativa, autorizaciones de impacto, ese proceso es largo, esta industria tiene una liturgia administrativa y ambiental complicada, en el primer trimestre del año esperamos tener autorización para los primeros megavatios, a partir de ahí un año y poco de construcción. Hablamos de proyectos que comenzarán a estar en funcionamiento a partir de 2023. Es un proceso que no es sencillo, algunos acabarán más rápido el periodo de tramitación y otros se demorarán más porque hay aspectos más complejos, todo esto son trajes a medida, la instalación no es igual en todas partes. 
-Los molinos que proyectan para algunos de sus parques en Teruel tienen unas dimensiones hasta ahora inexistentes en instalaciones en tierra. ¿Qué ventajas presentan estos aerogeneradores?
-Establecer un mapa de viento determinado y decidir el emplazamiento de los aerogeneradores no es tarea fácil, hay equipos técnicos muy capacitados dedicados a ello. No siempre el aerogenerador más alto es el que capta el mejor viento, siempre suele haber una correlación entre altura y viento, pero no siempre es así y se hacen trajes a medida, los que son de gran envergadura tienen una ventaja y es que para conseguir la misma potencia necesitas menos aerogeneradores, si tengo que repartir 50MW en una zona y los aerogeneradores son de 1 MW necesitaré 50, si son de 5MW solo 10, en cada caso es una decisión a medida y adecuada. 
-Teruel es una provincia muy extensa, ¿a qué se debe la elección del Maestrazgo para estos grandes proyectos cuando es precisamente una de las zonas con más valor ambiental? Me refiero a que esto de antemano complica el proyecto.
-Evidentemente, pero no hay que perder de vista una cosa, lo que más complica el proyecto es la ausencia del recurso, me puedo ir a una zona árida y carente de vegetación y fauna, pero si no hay viento de poco me va a valer. El Maestrazgo se ha identificado como una zona donde el viento existe, no se va a romper ninguna normativa ambiental ni saltarse ningún permiso. Dentro del proceso hay un periodo de información pública, es un proyecto abierto a alegaciones que puede hacer todo el que quiera y se vea afectado. El escrutinio al que se someten estos proyectos es detalladísimo y minucioso, es un proceso complicado porque hay que buscar soluciones para todo y, si no se logran, no se instalan. Por eso nosotros nos esforzamos en hacer un trabajo previo minucioso y responsable para no fallar.
-¿Por qué es tan importante para Forestalia contar con el visto bueno de los Ayuntamientos?
-Es una obviedad, no hacemos nada en contra de nadie, la instalación de un parque está sometida a normativa ambiental y a acuerdos con propietarios directos o con ayuntamientos afectados. Como todo lo que en la historia del mundo ha significado progreso tiene que ser un progreso suficiente para todos, es muy difícil que nadie salga de alguna manera lesionado, pero si tiene que salir lesionado por el bien social evidentemente hay un retorno y si la compensación no es suficiente ,la cosa no sucederá y no se hará, es la historia del mundo. No se trata de lesionar a nadie.
-Sin embargo se ha visto que en esos mismos pueblos pero en la calle no hay esa unanimidad. ¿Esperaban esta oposición de una parte de la sociedad? 
-Pues quizá no con el ruido, por decirlo de alguna manera y sin ser peyorativo, que se ha producido, pero todo el mundo tiene derecho a explicar cómo le afectan los proyectos y en qué cree que se siente lesionado. Estamos abiertos al diálogo con todo el mundo, hemos intentado hacer un diseño que sea suficientemente beneficioso. Estamos hablando de Teruel, donde la despoblación es una amenaza, es de las provincias que más ha perdido, más de un 2,6% en el último quinquenio, es una atrocidad. Entendemos que las renovables como industria, y teniendo en cuenta la demanda social de un mundo más limpio y sostenible, son una oportunidad para el territorio, habrá quien lo interprete como una oportunidad y quien lo interprete como un daño para algo que él valora por encima de la instalación de las renovables en su zona. Yo puedo elegir, y es una decisión personal, si prefiero asomarme a un paisaje que valoro por encima de cualquier otra cosa y que quiero mantener sin ningún obstáculo visual, es una opción de cada uno. Habrá quien prefiera que le instalen los molinos y sus hijos puedan seguir viviendo en la zona porque tienen oportunidad de trabajo o que el pueblo se vea beneficiado con una serie de dotaciones sociales y por los impuestos que generan, pero es una opción muy personal de cada uno.
- Varias de las alegaciones presentadas sobre los parques del Clúster Maestrazgo es porque se ubican en zonas LIC y Red Natura 2000. ¿Legalmente pueden estar ubicados en estos espacios?
-Hemos tenido en cuenta rigurosísimamente la normativa, no solo acerca de la protección ambiental sino la Red Natura, las zonas especialmente afectadas de especies protegidas se han tenido en cuenta rigurosísimamente, no puedo entrar en más detalle porque es un proyecto muy grande y los detalles no los tengo, pero le aseguro que somos respetuosos con toda la normativa y, si no lo fuera, ahí esta la administración a todos los niveles para no autorizar el proyecto u obligar a que se busquen alternativas.
-En Mosqueruela el Ayuntamiento quiere negociar sobre tres parques y desestimar otros cuatro por el impacto ambiental, visual y sonoro. ¿Está dispuesta Forestalia a negociar únicamente sobre esos tres parques sobre los que sí hay consenso vecinal?
-Nosotros tanto con Mosqueruela como con cualquier otro municipio negociaremos sobre la base de lo que el municipio pueda admitir y también teniendo en cuenta cuál es la justificación de la inversión a partir de eso, quiero decir, si en los parques de Mosqueruela tengo prevista una evacuación para 300MW y al final queda reducido una instalación de 5MW, evidentemente a lo mejor la inversión deja de tener sentido económico y hay que abandonarla, pero estamos dispuestos a hablar y respetar absolutamente todo, en Mosqueruela y en cualquiera de los 34 municipios.
-En las reuniones con Mosqueruela y Viento Alto desde Forestalia se ha planteado reubicar los aerogeneradores de los parques de Mosqueruela en otros cercanos, pero para eso hace falta presentar un nuevo proyecto, ¿no es así?
-Sí, hay una normativa que no se puede obviar, sí hay movimientos que se pueden hacer en los parques dentro de la normativa y otros que no. Vamos a buscar siempre la máxima viabilidad conjunta, tendrá que haber una viabilidad económica porque si no, no se hará, también ambiental y social. Si instalar un parque va a acabar en un conflicto civil entre vecinos alguien tendrá que evaluar si eso merece la pena o no, no venimos a crear disensiones, sino a hacer nuestro trabajo, poner sobre la mesa los beneficios que la actividad traer sobre los implicados.
-Una vez que un proyecto tiene el visto bueno del Miteco ¿se puede cambiar de sitio un aerogenerador o una línea aunque sea unos metros?
-Hay una cierta variación que es consecuencia de los trabajos finos de obra, pero los aerogeneradores no se cambian de sitio una vez aprobado el proyecto.
-Forestalia plantea proyectos y, una vez aprobados, los vende. Recientemente se firmó un acuerdo con el fondo danés para desarrollar 27 parques en Teruel. ¿Están ahí los 22 del Maestrazgo?
-Sí claro, está todo el proyecto de Teruel, están los 3GW de Teruel, hemos concretado acuerdos para completarlos con dos de nuestros socios más recurrentes. En el acuerdo con el fondo danés hay un acuerdo específico que incluye todos los eólicos de Teruel.
-Ustedes siempre han dicho que respetarán la opinión de los Ayuntamientos, pero ¿cómo lo van a garantizar con la venta a un grupo danés?
-No, no, el modelo de negocio que tenemos con estos clientes consiste en que nosotros llegamos a un acuerdo de compra venta sobre determinado número de megavatios, en este caso nos reservamos el derecho de mantener un porcentaje de esos megavatios y completamos la tramitación para ellos como clientes. Si la tramitación no se completa o el parque es imposible de llevar adelante ,no se vende.
-Entonces, aunque el Miteco apruebe el proyecto de Mosqueruela, ¿ustedes no lo harán pese a que ya lo tienen vendido a ese fondo danés?
-Yo puedo tener la aprobación del Miteco, pero luego tengo que estar a gusto con el ayuntamiento, me quedan tramites por hacer, tengo que tener una licencia de obras, acuerdos que posibilitan concretar el parque o no. Si lo que me está preguntando es si el hecho de tener un acuerdo con CIP (Copenhagen Infrastructure Partners) hace desaparecer de escena al ayuntamiento, pues no, de ninguna manera.
-Hay varias voces que hablan de burbuja energética con el tema de las renovables, ¿qué opina al respecto?
-Yo creo que hablar de burbuja no es justo, cuando hablamos de burbuja siempre todos tenemos en la cabeza las reiteradas burbujas inmobiliarias, la crisis financiera de 2010 fue basada en una burbuja, eso no es justo aplicarlo a la industria de las renovables. En los casos anteriores hay una circunstancia de corto plazo que impulsa una sobrevaloración de determinados activos o una minusvaloración de otros, aquí no estamos hablando de un movimiento de corto plazo, desde mi punto de vista hablamos de un movimiento global, y lo digo en el sentido anglosajón, un movimiento a nivel mundial de potenciación de las renovables, una presión social que indica que esa es la vía por la que debe ir el mundo. La gente está preocupada por el medio ambiente y por el planeta que heredarán nuestros hijos, por supuesto que dentro de esas tendencias seculares hay movimientos arriba y abajo. Ese planteamiento de burbuja no me parece justo con el sector. Es una respuesta industrial y económica a una demanda social y económica.
-Una de las cuestiones que está causando malestar entre los vecinos es el apoyo que han mostrado muchos ayuntamientos sin tener cerrado un acuerdo económico previo sobre esos proyectos que cambiarán el paisaje de la zona. ¿Cómo van esas negociaciones?
-Las negociaciones van encaminadas a lo que subyace, que es la compartición equilibrada de beneficios y una posibilidad de que los ayuntamientos repartan de forma equitativa los ingresos que estos parques generan y que redundará en toda la zona y no solo en el propietario de la finca o en el municipio. Me parece absolutamente razonable ese mecanismo de redistribución. Si los ayuntamientos se unen y constituyen una unidad económica de recepción y redistribución interna de ese dinero, aplicando el criterio que ellos quieran, creo que el beneficio social, ese movimiento distributivo es evidente y beneficioso para todos. Que se pueda concretar ahora si serán 5 o 17 es una cuestión menos importante relativamente, lo importante desde el punto de vista de la constitución de esas asociaciones es la voluntad de ser equitativos.
-Siempre se habla de los millones que supondrá para el territorio pero, ¿en qué horquilla se mueve el precio por la instalación de un molino en una finca?
-Se hacen normalmente arrendamientos de largo plazo, se viene pagando por encima de 650-700 euros hectárea al año. 
-¿Usted habla de hectáreas, pero podría traducirlo a euros por  MW instalado?
-La repercusión por MW es muy variable, según los precios de mercado habituales, se suelen abonar de media en torno a 4.000 euros anuales por MW instalado, entre alquileres de terrenos e impuestos municipales, que es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles de Características Especiales, el antiguo IBI, y el Impuesto de Actividades Económicas, durante periodos de hasta 40 años. 
-En el territorio hay quejas porque se está firmando un documento y se está apostando por unas energías renovables, que van a aportar beneficios a través de los impuestos porque el tema está estipulado por ley, pero se desconoce el precio de los alquileres. Lo que reprochan es que los alcaldes están firmando un documento en blanco porque no se sabe la repercusión económica real.
-No creo que los alcaldes sepan menos de lo que sabemos nosotros hasta que no se tengan concreciones de las ubicaciones exactas de los parques. 
-¿Qué inversión supondrán esos 3GW para la provincia?
-Sacando un promedio entre eólica y fotovoltaica, por encima de los 1.500 millones de euros.
-¿Qué puestos de trabajo se generarán en la provincia de Teruel durante la construcción de los parques?
-Ese tema es una cuestión estándar y contrastada en otras zonas, en total de los 3GW en promoción en base de construcción movilizarían 12.000 nuevos empleos directos, en la zona, para la implantación. 
-¿Incluidos los de la fabricación de las piezas?
-Ahí no se cuentan porque no son de nueva creación, de ellos la inmensa mayoría serían en el territorio, tenga en cuenta que las fábricas ya están instaladas, eso no es creación de nuevos empleos. 
-¿Y en el periodo de explotación?
-500.
-¿Cuántos de ellos son personas que tienen que estar cerca de los molinos y cuántos los controlarán desde fuera?
-El plan, y en esto somos ambiciosos, es que la inmensa mayoría estén en el territorio, se pueden hacer agrupaciones de centros de control, pero la idea es que la supervisión, el control y la operación en definitiva este ligada al territorio. Incluso tenemos un plan para que haya un centro de formación en Teruel, que esté ubicado dentro de la provincia, para que la gente que tenga que trabajar en el control y la operación de los parques reciba su formación en él.
-¿Qué otras contraprestaciones tendrán para el territorio estos proyectos?
-Hay dotaciones económicas para los pueblos, beneficios a través de la recaudación de impuestos y tasas, pero habrá movilidad en el incremento de la demanda de servicios, especialmente en el proceso de instalación florecerán negocios vinculados con la hostelería y la restauración. La gente conocerá teruel y volverá, conocerá zonas maravillosas como el Maestrazgo, es una revitalización integral.