Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

CHA y Compromís alertan del riesgo de especulación energética CHA y Compromís alertan del riesgo de especulación energética
Reunión entre representantes de Compromís y de Chunta Aragonesista, este lunes

CHA y Compromís alertan del riesgo de especulación energética

Preocupación por las instalaciones proyectadas en el Maestrazgo

Compromís y Chunta Aragonesista (CHA) propone acometer una estrategia conjunta en política territorial y energética en la Comunidad Valenciana y en Aragón, que tenga en cuenta la necesidad de “proteger” las comarcas vecinas de Castellón y Teruel de la “burbuja energética” vinculada a macrocentrales eólicas y solares proyectadas en las zonas más despobladas del interior al alertar del peligro de “especulación energética”.
El portavoz valencianista en la Diputación de Castellón y diputado provincial de Sostenibilidad, Ignasi García, contó con la presencia del portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, con la directora general de Política Territorial y Paisaje y la secretaria autonómica de Política Territorial, Urbanismo y Paisaje en la Generalitat Valenciana, Rosa Pardo e Imma Orozco, así como con el secretario territorial de CHA y director general de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón, José Manuel Salvador.
El representante de CHA destacó que ambas formaciones políticas “comparten la preocupación” respecto al impacto territorial que suponen las dimensiones de las instalaciones proyectadas en el Maestrazgo y vinculadas a la línea de Muy Alta Tensión (MAT), que atraviesa las comarcas de Castellón hasta la costa”.
A pesar de que Salvador compartió las preocupaciones de los ayuntamientos de la zona respecto a la urgencia de alternativas para afrontar la despoblación, defendió que “hay que consensuar cuál es el modelo de renovables que resulta más compatible con la protección del patrimonio natural de la zona”. También hay que hacerlo compatible con las actividades de turismo rural que se han consolidado los últimos años, además de explorar el potencial económico de los servicios ambientales que ya presta la zona como sumidero de CO2. “Tenemos que exigir un modelo adaptado al territorio y compatible con lo existente, que no prevalezca el interés de las empresas energéticas sobre las actividades existentes hasta ahora”, exigió.
Ignasi García, insistió en plantear una propuesta alternativa a la generación masiva de energía eléctrica para su transporte en líneas MAT.