Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Comienzan en Teruel y Alcañiz las cadenas humanas para reivindicar mejores hospitales Comienzan en Teruel y Alcañiz las cadenas humanas para reivindicar mejores hospitales
Participantes en el arranque de la cadena humana muestran los carteles ante el Hospital Obispo Polanco de Teruel

Comienzan en Teruel y Alcañiz las cadenas humanas para reivindicar mejores hospitales

Los participantes dan la vuelta a carteles con el lema Sanidad Pública para mostrar la demanda de más camas y habitaciones individuales

Turolenses y alcañizanos reivindican mejores hospitales con sendas cadenas humanas que han partido a las 12 de las puertas de sus respectivos hospitales. 

En la capital, carteles con el lema Sanidad Pública se han dado la vuelta en una reacción en cadena y se leen los las reivindicaciones de más camas y habitaciones individuales para el nuevo hospital, servicio de radioterapia y una adaptación adecuada de personal.

Momentos antes del inicio de la movilización, Manuel Gimeno, portavoz de Teruel Existe, convocante de la cadena humana junto con la Federación de Vecinos, ha destacado la importancia de contar con un buen hospital. Ha lamentado las manifestaciones de este viernes de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y ha argumentado que es posible hacer una ampliación del edificio del hospital sin un coste elevado y sin retrasar la obra actual

Los turolenses reunidos en la puerta del Hospital Obispo Polanco han insistido en la importancia de la sanidad reclamaron los mismos derechos que el resto de Aragón. Algunos de ellos son sanitarios e insisten en la importancia de las habitaciones individuales para los pacientes.

La movilización coincide con la convocatoria de la España vaciada para exigir una sanidad de calidad por la que la provincia también está llamada a concentrarse ante los centros de salud y los consultorios médicos.

Bajo el lema Por un hospital mejor, Teruel reacciona en cadena, convocados por Teruel Existe y la Federación de Vecinos, los ciudadanos de la capital reclaman más plazas, más camas individuales, radioterapia y unas plantillas bien dimensionadas. 

El recorrido tiene 3.200 metros y se ha dividido en cuatro sectores, cada uno de ellos organizado en ocho tramos de 800 metros donde habrá 40 personas para poner mantener las distancias de seguridad. Todo el mundo llevará mascarilla. Los participantes se han colocado en las aceras por lo que no ha habido que cortar calles. 

La reacción en cadena ha comenzado en el Hospital Obispo Polanco y se desarrollará por las calles Ruiz Jarabo, José Torán, Viaducto Viejo, portal de Valencia, plaza San Juan, plaza del Torico, Amantes, plaza de la Catedral, de la Marquesa, San Miguel, portal de la Traición, los Arcos, Dolores Romero, San Nicolás, escaleras del cementerio hasta el camino que lleva la depósito del agua y de ahí hasta el Planizar, donde se leerá un manifiesto.

En Alcañiz la Coordinadora de la España Vaciada une el hospital de la avenida de Aragón con el nuevo de la calle Val de Zafán cuyas están paralizadas. Precisamente, la movilización del Bajo Aragón se centra en reclamar la reanudación lo antes posible de los trabajos de construcción. 

En este caso, el recorrido tiene 1.800 metros que se dividirán en 18 tramos de 800 metros y en cada uno caben unas 30 personas. También se leerá un manifiesto en el final del itinerario.

La convocatoria ha recibido numerosas adhesiones de partidos políticos, agentes sociales y asociaciones. Teruel Existe y la Federación de Vecinos San Fernando, envió a todos ellos una carta solicitando su apoyo a la movilización. Por ello, lamentó que desde algunas organizaciones políticas se haya señalado que se les ha excluido de la misma.

Los convocantes de las cadenas humanas por los hospitales  han trabajado intensamente para ofrecer una organización segura en esta movilización que se lleva a cabo en tiempos de Covid. Habrá coordinadores en cada tramo que colocarán a los participantes, manteniendo la distancia de seguridad que será de más de 2 metros.

Sanidad de calidad en los pueblos

Coincidiendo con las cadenas humanas en Teruel y Alcañiz, la España Vaciada ha convocado hoy en todo el país concentraciones a las 12.00 horas delante de los centros de salud y los consultorios rurales para exigir una sanidad de calidad en los pequeños municipios. La dispersión de la población, carencias en infraestructuras básicas como la telefonía o internet y la dificultad para encontrar profesionales son algunos de los problemas del día a día en estos servicios en la provincia de Teruel.

“En algunos pueblos puedes tener 300 tarjetas sanitarias que son muy pocas pero que están en cuatro pueblos y estás toda la mañana en la carretera”, con estas palabras explicaba Clemente Millán, vocal de medicina rural del Colegio de Médicos de Teruel y facultativo en Cretas, la realidad de estos centros.

Millán también lamentó las dificultades técnicas a las que se tienen que enfrentar sobre todo para las conexiones a los sistemas de comunicación. “Hoy día dependes un 90% del ordenador para la historia clínica y receta electrónica y nos ha pasado que con una tormenta se va la luz o el teléfono y hay que improvisar”, comentó.

También cuesta más que los usuarios utilicen las nuevas tecnologías, por ejemplo, la aplicación Salud Informa, y ahora que se prioriza la atención telemática se colapsan las líneas telefónicas.

La lejanía de zonas como el Matarraña de Zaragoza también lleva a que sea más difícil encontrar médicos dispuestos a ir a trabajar a los pueblos, por lo que las plantillas están muy justas y tienen muchas dificultades para coger vacaciones, según explicó el representante del Colegio de Médicos.

“Las condiciones de trabajo son peores que en una ciudad. Te implicas mucho personalmente y eso desgasta y además es más difícil formarte”, comentó Ana Calvo, enfermera en el centro de salud de Utrillas que forma parte de la plataforma Rural Mineras.

“La situación en la que estamos ahora se ha agravado por la pandemia, pero venía desde 2008 sobre todo porque se recortó en servicios. No nos cubren cuando tenemos que librar un día y tenemos que cubrirnos entre nosotros”, añadió la enfermera.

Para Calvo, el gran problema es la dispersión de la población ya que cuando hay que ir a un aviso en un pueblo se queda desatendido el centro de salud.

La sanitaria de las Cuencas Mineras insistió en la importancia de la sanidad para la pervivencia de los pueblos. “En el medio rural la gente mayor es muy resistente pero está sola y si se lo ponemos tan mal tendrán que irse a una residencia algunos y para muchos otros, sus hijos se los llevan a las ciudades en las que viven”, detalló.

Ana Calvo insistió en la importancia de participar en la movilización de hoy porque la sanidad es un servicio esencial y advirtió del riesgo que hay en muchos pueblos muy pequeños de que se vayan reduciendo los días de consulta o incluso se cierren los consultorios.

También recordó que algunos de estos centros tienen importantes carencias, algunos con barreras arquitectónicas y sobre todo una malísima cobertura de teléfono que impide también atender a los usuarios.