Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Condenado a cinco años por almacenar y compartir pornografía infantil Condenado a cinco años por almacenar y compartir pornografía infantil
Palacio de Justicia de Teruel, sede de la Audiencia, en la mañana del miércoles

Condenado a cinco años por almacenar y compartir pornografía infantil

El acusado fue detenido en Teruel hace dos años en una operación a nivel estatal

Un hombre de mediana edad aceptó en la Audiencia Provincial una pena de 5 años de prisión por almacenar y compartir pornografía infantil a través de internet. El acusado, que se encontraba en prisión provisional por estos hechos, admitió su culpabilidad y la pena la vio reducida en dos años con respecto a los siete que pedía inicialmente la Fiscalía. Su detención se produjo hace dos años en una operación a nivel estatal de la Policía Nacional, que le encontró más de 500 archivos de pornografía infantil.

El juicio no llegó a celebrarse al producirse la conformidad y la sentencia se dictó in voce, a la espera de que la Audiencia Provincial la redacte de acuerdo con los términos de conformidad a los que llegaron el ministerio público y la defensa del detenido, que estuvo representado por el letrado Clemente Peribáñez, si bien este no quiso hacer declaraciones a la prensa sobre los pormenores de los hechos enjuiciados.

El acusado, R. B. S., fue condenado por un delito de pornografía infantil (corrupción de menores) a la pena de cinco años de prisión y a la inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión en contacto con menores de edad por un tiempo de cuatro años.

El detenido, que está en prisión tras su detención desde que ocurrieron estos hechos, salvo durante un tiempo que recuperó la libertad, compareció ante la Audiencia por videoconferencia desde la prisión provincial de Teruel, para mostrar su conformidad y asumir los hechos que se le imputan. 

El acusado, sin antecedentes, admite que durante un año aproximadamente almacenó en su ordenador archivos con pornografía infantil, además de compartirlos con otras personas a través de internet.

La detención se produjo hace dos años y según el acusado nunca puso la mano encima a un niño, dedicándose exclusivamente a descargar y compartir estos archivos pedófilos. La pena de siete años solicitada inicialmente por la Fiscalía, que acabó convirtiéndose al final en cinco años de prisión, se debe a que le encontraron muchos archivos, algunos de ellos con menores de 16 años.

Las partes no concretaron cuántos archivos exactamente tenía en su poder, aunque se apunta a más de 500, de acuerdo con la investigaciones que desarrolló en su momento el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía. Este tipo de ilícitos penales se descubren mediante el permanente seguimiento que los agentes hacen de los pedófilos a través de internet, para lo cual disponen de programas para detectar a quienes comparten estos archivos de pornografía infantil.

El acusado debería haber sido trasladado de la prisión a los juzgados en la plaza San Juan por la mañana para celebrarse el juicio, pero no pudo ser al encontrarse confinado después de que el día de antes se encontrase mal con un cuadro compatible con la Covid, por lo que le hicieron la prueba PCR y a la hora del juicio todavía no estaban los resultados.

Fuentes de la Subdelegación aclararon que a fecha del miércoles no había casos de coronavirus detectados en la prisión de Teruel, y que en el caso de esta persona se le hizo la prueba el lunes dentro de los protocolos establecidos al presentar síntomas compatibles tras una visita de familiares, aunque el personal médico no creía que estuviese contagiado. No obstante, fue confinado en su celda como medida preventiva y la comparecencia se hizo por videoconferencia para mostrar su conformidad con la pena solicitada por la Fiscalía.

Al principio hubo problemas de conexión y la comparecencia virtual se fue retrasando, pero al final pudo hacerse, puesto que en caso contrario tendría que haberse suspendido y señalado para otro día.