Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

CSIF denuncia que los trabajadores de la oficina de Correos de la capital trabajan a 12 grados CSIF denuncia que los trabajadores de la oficina de Correos de la capital trabajan a 12 grados
Edificio de Correos en Teruel, donde se están haciendo obras, el jueves

CSIF denuncia que los trabajadores de la oficina de Correos de la capital trabajan a 12 grados

Se están haciendo obras en el edificio

El sindicato CSIF ha denunciado cómo se están haciendo las obras de reforma de las dependencias de Correos en Teruel y Alcañiz, sin contar con el bienestar y seguridad de los empleados y del público que acude. La delegada de este sindicato en Correos, Rosa Sánchez, aseguró que el personal en Teruel entra a trabajar con temperaturas de 12 grados.

Sánchez explicó que la manera como se están haciendo estas obras son un “ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas”, puesto que en Teruel la actividad se sigue haciendo en el mismo edificio donde se realizan las obras, y en Alcañiz en el mismo local.

“Sin hacer uso del sentido común, Correos está exponiendo a trabajadores y usuarios a las situaciones incómodas, penosas y hasta peligrosas, propias de una obra”, denunció Sánchez, como son el “polvo, los cortes de agua, ruidos, riesgos por caídas de personas u objetos”, así como el peligro que suponen las instalaciones eléctricas provisionales.

La delegada de CSIF incidió en el frío que tienen que padecer los empleados, puesto que las oficinas de Teruel están todavía sin calefacción y solo les han facilitado unos calefactores pequeños. “Entran a trabajar a 12 grados y gracias a unos calefactores que no son aparentes para el frío de estos meses, llegan a los 16”, denunció.

La representante sindical explicó que las obras se desarrollan en la planta calle y que las oficinas se han trasladado a la planta superior, que no reúnen condiciones adecuadas, mientras que el público tiene que esperar en una escalera estrecha que no permite las distancias de seguridad.

“Desde la empresa piden paciencia a los trabajadores, pero se ha llegado a este punto por no hacer lo correcto, que hubiera sido trasladar la actividad a otro local”, aseguró Sánchez.

Los trabajos en las oficinas de Teruel comenzaron en julio y los de Alcañiz en septiembre y, según la delegada sindical, si se hubiese trasladado la actividad a otro local para no interferir con las obras, las mismas hubieran podido llevar su ritmo, “que como en toda obra, no se ha ejecutado en el plazo previsto, y los trabajadores y clientes no habrían padecido estas incomodidades que, por otro lado, no sabemos cuándo terminarán”, concluyó.