Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La consejera Sira Repollés, flanqueada por Javier Marión y Francisco Javier Falo

Cuatro comarcas de Aragón con Zaragoza capital retroceden a una fase 2 rígida por el aumento de contagios

Los bares cerrarán a las 12 de la noche, la ocupación de terrazas se limita al 50% y no podrán reunirse más de diez personas

La comarca central, con Zaragoza capital, el Bajo Cinca y el Bajo Aragón-Caspe y Monegros retroceden a la fase dos de la desescalada sin ningún tipo de flexibilización debido al incremento de los casos por coronavirus, 422 en la jornada del miércoles, de ellos 333 en la provincia de Zaragoza.

Por el contrario, seguirán en fase 2 flexibilizada las comarcas de la Litera y Cinca Medio, Huesca capital y la ciudad de Barbastro.

La características de estos casos, que suman ya 1.852 desde el viernes día 17 y 959 en lo que va de semana, es que la mayoría son asintomáticos, pero también implican un incremento leve pero sostenido de los pacientes hospitalizados y de ingresos en UCI, y "aunque el sistema no está en riesgo, nos obliga a adoptar decisiones", ha explicado en rueda de prensa la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

Por tanto, en la fase 2 se restringe el ocio nocturno y se establece un cierre obligatorio a las 12 de la noche, se ordena el cierre de las peñas, se prohíbe el botellón y se limitan a 10 el número de personas en las reuniones públicas o privadas al tiempo que se recomienda restringir la movilidad.

El resto de aforos de comercio, cines o autobuses rondarán entre el 30% y 40 % de ocupación y el de las terrazas de hostelería se reduce al 50 %.

Repollés ha insistido en la importancia de "ser sensatos" respecto a la movilidad porque las situaciones en las que se incrementa el contacto personal y los traslados entre territorios son "las más altamente infectantes".

Según el director de Salud Pública, Javier Falo, salvo el área de Calatayud y la provincia de Teruel, en el resto del territorio se detecta una transmisión, en algunos casos esporádica y en otros comunitaria sostenida.

El perfil predominante son las edades de 15 a 64 años, y empieza a crecer en más de 65 años, que actualmente representan el 10 %, mientras que los asintomáticos son entre el 40 y 60 % de los casos.

En el 62,5 % de los casos se puede trazar el origen del contacto, la persona que le ha contagiado, lo que permite reducir los contagios.

En la actualidad hay 56 brotes activos, 23 de ellos en centros residenciales aunque solo en 8 afecta a usuarios, 24 en el laboral y el resto en otras agrupaciones y, según Falo, conforme avanza la transmisión se incrementan las agrupaciones en el ámbito laboral, si bien, al igual que en el sanitario, son pequeñas agrupaciones.

Repollés ha incidido en que en el horizonte temporal es difícil hacer previsiones porque las curvas presentan un ascenso muy rápido y un descenso muy lento pero las medidas de restricción "no se pueden demorar" pero se adoptan en un "difícil equilibrio" entre el mantenimiento de la actividad económica y una actividad social leve, pero moderada, dado que es verano.

La consejera ha reconocido que la recomendación de reducir los desplazamientos no ha surtido efecto pero no se puede penalizar el incremento de la movilidad porque "no nos encontramos en un estado de confinamiento" y ha advertido que "no sería deseable tener que solicitar un confinamiento perimetral", que de momento no se contempla, al tiempo que ha insistido en que son las personas asintomáticas las que hacen que el virus "salte" de un lugar a otro.

No obstante ha anunciado que van a ser "muy estrictos" en el cumplimiento de las normas.

Según Falo, para frenar la curva "solo tenemos tres elementos de control: buen nivel de diagnóstico de casos y contactos y confinar; el distanciamiento social y las restricciones de movilidad.

"Sabemos como se corta: confinándonos en casa, pero es una medida que hay que adoptar con cautela y proporcionalidad", ha insistido el director de Salud Pública quien ha resaltado que ahora hay un mayor cumplimiento de la norma que hace una semana.

El gerente del Salud, Javier Marión, ha precisado en que la parte del sistema de asistencia que soporta en la actualidad mayor presión es la Atención Primaria, y en el ámbito hospitalario se ha conseguido mantener la actividad habitual de esta época y aunque ya hay 171 ingresos covid, 19 en la UCI, focalizados principalmente en tres hospitales, el Servet y Clínico de Zaragoza y el de Barbastro, es "una presión, de momento, relativa; manejable" y menos severa.

Además, según Marión todos los hospitales tienen un plan de contingencia en el que tienen previsto "cómo, qué, cuándo y con quién se va a ampliar un espacio determinado o habilitar una nueva planta" y la apertura de las plantas se hará conforme sea necesario.

A este respecto, Falo ha informado de que se están estudiando nuevos dispositivos para confinar a personas asintomáticas que no puedan guardar aislamiento en sus domicilios.

Respecto al elevado número de casos notificados en Aragón, la consejera ha defendido la transparencia con que en esta materia actúa el Ejecutivo, que vuelca todos los casos en tiempo real dado que además tiene capacidad de detectar casi el 70 por ciento de los casos, tanto de las personas contagiadas como de los contactos, mientras que otras comunidades pueden tener "otras formas de actuar" en el volcado de los datos "solo de los asintomáticos o realizarlos en periodos de la semana que no son tan evidentes, como los fines de semana".

También ha reconocido que "a nadie se nos escapa que hay condiciones sociológicas o demográficas que en ocasiones no concuerdan con los datos que se notifican".

Repollés ha destacado la capacidad del Salud para rastrear los contactos, más de seis por contacto, así como de realización PCR, de entre 2.700 y 3.000 diarios que se incrementarán en 560 con la incorporación de un nuevo laboratorio del Centro de Investigación Biomédica de Aragón (CIBA) que podría llegar a 1.100 si fuera necesario.