Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Firma de los convenios del Plan Cameral de Internacionalización y del Plan Cameral de Competitividad

DGA y Cámaras de Aragón destinarán casi 1,3 millones a planes para fomentar la competitividad y la internacionalización de las pymes

El Gobierno aragonés y el Consejo de Cámaras de Comercio de Aragón destinarán casi 1,3 millones de euros a la ejecución de planes para fomentar la competitividad y la internacionalización de las pymes de la Comunidad, tras el impacto negativo de la crisis sanitaria en sus negocios.

El documento para el desarrollo de los Planes Camerales de Competitividad e Internacionalización ha sido suscrito hoy por el vicepresidente y consejero de Industria del Gobierno aragonés, Arturo Aliaga, y los presidentes de las cámaras de las tres provincias aragonesas.

El acuerdo compromete al Ejecutivo regional a costear el 85 % de los 1,2 millones destinados a la ejecución de ambos planes y deja en manos de las cámaras de comercio aragonesas la financiación del 15 % restante.

En su intervención, el vicepresidente aragonés ha explicado que el Departamento de Industria ha tenido que readaptar su presupuesto para establecer medidas dirigidas a la digitalización, la dinamización y promoción comercial, el apoyo al comercio en las zonas rurales y el impulso a la competitividad e internacionalización de las pymes.

El también consejero de Industria ha destacado el trabajo realizado durante la pandemia junto a las cámaras para elaborar acciones de apoyo a las pymes, pero ha incidido en la necesidad de "ponerse las pilas" para tratar de que el impacto de la crisis "sea el menor posible y que no se pierda el interés por innovar y exportar".

En este sentido, ha calificado de "trascendental" la labor realizada desde las cámaras de comercio aragonesas durante el estado de alarma para asesorar a las pymes tras el cese de su actividad comercial.

El Plan Cameral de Internacionalización, con un presupuesto de 621.150 euros, se articula en cuatro ejes: la mejora de la capacidad operativa de las empresas aragonesas en el exterior, herramientas de inteligencia comercial para generar oportunidades en los mercados a las micropymes, realización de jornadas formativas e información a las pymes del potencial de las acciones ofertadas en el plan.

A su vez, el Plan Cameral de Competitividad, prevé el desarrollo de un programa dirigido al fomento del comercio interior en la Comunidad (135.000 euros), y de otro para la ejecución del Programa de Apoyo Empresarial Directo (PAED), dotado con 511.000 euros.

El programa para fomentar el comercio interior establece acciones para diagnosticar puntos de venta, ejecutar planes de venta, desarrollar planes de digitalización de las empresas, favorecer el relevo generacional en las pymes e impulsar la creación de los establecimientos multiservicio en municipios de menos de trescientos habitantes.

Respecto al PAED, el objetivo de este programa es apoyar el desarrollo y consolidación de iniciativas de las pymes aragonesas conforme a los nuevos modelos de negocio, desarrollo de la digitalización, teletrabajo, y mejora de la competitividad de estas medianas y pequeñas empresas.

"Hay que ayudar a estas pymes a que salgan a competir, y ésta es nuestra obligación y nuestro compromiso", ha subrayado Aliaga antes de referirse a las negociaciones llevadas a cabo por su departamento con el Gobierno central para impulsar el sector del automóvil con un nuevo plan renove.

En relación a este punto, Aliaga ha incidido en la necesidad de apostar en este plan por una "neutralidad tecnológica" a la hora de establecer las ayudas ya que, ha destacado, "la configuración de la producción hoy por hoy son los vehículos de combustión interna en su gran mayoría".

Por su parte, el presidente del Consejo de Cámaras de Aragón, Manuel Teruel, ha valorado el impulso dado por el Gobierno aragonés a las pymes en un momento, ha subrayado, en que "necesitan más apoyo y asistencia".

Según ha explicado, a través de la red de cámaras de comercio del mundo van a tener que hacer "una labor ingente de información" para que cuando las empresas salgan fuera puedan superar "todas las dificultades que se van a encontrar en el exterior".