Síguenos
Dos de cada tres chicas de 13 años reciben continuamente fotos de penes en las redes sociales Dos de cada tres chicas de 13 años reciben continuamente fotos de penes en las redes sociales
El Teatro Marín se llenó de adolescentes de diferentes institutos de Teruel para escuchar el taller de Marina Marroquí

Dos de cada tres chicas de 13 años reciben continuamente fotos de penes en las redes sociales

La educadora social Marina Marroquí ofrece un taller para adolescentes en el Teatro Marín
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

Los niños y jóvenes se educan entre estereotipos en los que la mujer ideal es rubia, con ojos azules, dulce y con los pechos grandes y los hombres son altos, fuertes, morenos con los ojos verdes y protectores. Estas definiciones tienen poco que ver con la realidad española, donde la mayor parte de las personas tienen los ojos marrones, pero responden a la educación machista y diferencial en la que criamos a niños y niñas. Así lo señaló la educadora social Marina Marroquí, especialista en violencia de género durante el taller Eso no es amor que realizó el miércoles por la mañana en el Teatro Marín y en el que alertó de los riesgos que estos estereotipos entrañan. También alertó del cuidado que hay que tener con las redes sociales porque, detalló, casi el 66 % de las chicas de 13 años reciben continuamente fotos de penes por las redes sociales y casi una de cada tres  ha recibido a esa edad una petición explícita para tener sexo.

“Tenemos que conocer esa realidad para que no se enfrenten solos a ellas”, dijo, para añadir que la mayoría no se lo cuentan a sus padres para que no les desconecten de las redes sociales.

El taller resultó entretenido para los chavales que acudieron, además de instructivo porque, como le suele ocurrir en este tipo de monólogos, tras el mismo se detecta que entre un 8% y un 10% de las asistentes han sufrido o están sufriendo violencia de género. Esta cifra es alarmante y una prueba de que, como desvelan los informes, una de cada tres chicas sufre violencia de género y, si se incluye la violencia sexual, la cifra se eleva a una de cada dos.

Marroquí ha realizado el taller ante 87.000 chavales de toda España y señala que el estereotipo de lo que buscan chicas y chicos en el otro sexo se repite: “87.000 chavales por todo el país y los dibujos son prácticamente idénticos. El molde es tan estricto que es un destructor de autoestima en masa”, comentó.

Desde el escenario Marina Marroquí alertó a la platea de que el machismo “no son cuatro garrulos en la barra de un bar”, sino “la cultura en la que nos han educado a todos, las mujeres también tenemos muchas conductas machistas porque lo hemos interiorizado desde la infancia”, señaló.

Marina Marroquí y José Ramón Morro, en la presentación de la actividad

Habló de la diferente imagen que se tiene entre chicas y chicos cuando de tener relaciones sexuales se trata y argumentó que “ninguna mujer en esta sociedad llega a los 16 años sin que se le haya llamado puta una sola vez”.

El taller Eso no es Amor estuvo dirigido al alumnado de 1º de Bachillerato y Grados. Se trata de una actividad de concienciación y prevención organizada por la Unidad contra la Violencia sobre la Mujer de la Subdelegación del Gobierno de Teruel, en el marco del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y del Plan Director para la Convivencia y la Seguridad Escolar. En él Marroquí habló el idioma de los adolescentes y partió de su propia realidad para mostrarles el tipo de conductas que aunque están normalizadas entrañan grandes dosis de machismo y pueden ser el punto de partida de una relación completamente tóxica.

El subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, destacó que se trata de una actividad que busca “concienciar, sensibilizar y prevenir” la violencia de género entre el público adolescente.

Incremento de denuncias

Morro hizo referencia al incremento del 75% en las denuncias por violencia de género en el último trimestre del año en Teruel y señaló que son “datos que preocupan”. Planteó además que buena parte de esas denuncias proceden el medio rural, donde la mujer sufre además la “revictimización porque pierde el anonimato”.

Marina Marroquí comentó al respecto de las cifras que el aumento es una muestra de que ha habido un trabajo de prevención. “Es preocupante que aumenten los delitos de este tipo de forma tan rápida, pero posiblemente es fruto del trabajo realizado”, dijo. Apuntó al respecto que una de cada tres mujeres sufren violencia de género y no todas ellas denuncian, algo que sería fundamental: “El número de denuncias tiene que aumentar hasta que ninguna mujer se quede sin recibir ayuda”, aseguró.