Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El 55% de los jóvenes que viven en el medio rural se han planteado emprender, a pesar de las dificultades existentes El 55% de los jóvenes que viven en el medio rural se han planteado emprender, a pesar de las dificultades existentes
Reunión del colectivo La Riada en Burbáguena el 2 de marzo de 2019

El 55% de los jóvenes que viven en el medio rural se han planteado emprender, a pesar de las dificultades existentes

Resultados del estudio elaborado por Jóvenes Dinamizadores Rurales

Un 49% de los jóvenes que viven en pueblos considera “regular” la situación del mundo rural, con una clara tendencia a la valoración negativa. A pesar de las dificultades existentes, un 55% de ellos se han planteado el emprendimiento como alternativa. Son algunos de los resultados del estudio elaborado por Jóvenes Dinamizadores Rurales (JDR) mediante encuestas a 133 jóvenes de diversos municipios de Aragón, con motivo del Día del Orgullo Rural, que se celebró el lunes.

El documento Dificultades de los jóvenes emprendedores del mundo rural señala que para fomentar el emprendimiento rural serían necesario.habilitar subvenciones públicas a fondo perdido, facilitar el acceso a la financiación bancaria o ampliar la oferta de formación especializada, entre otras medidas.

“Desde hace varios meses intuíamos una serie de necesidades que tienen los jóvenes rurales pero carecíamos de un estudio contrastado que arrojara resultados sobre este tema”, apuntó Alberto Conejos, investigador responsable del proyecto.

El estudio, financiado por los trece grupos de desarrollo rural que cooperan en el proyecto Leader Jóvenes dinamizadores rurales y la Fundación EDP, se realizó vía online a finales de 2019 mediante una encuesta que mezclaba respuestas cerradas y abiertas. El objetivo principal era conocer las necesidades y motivaciones de los emprendedores, sus limitaciones, temores y arraigo en el territorio.

Los resultados dibujan un panorama desolador para el joven emprendedor rural: la mayoría se sienten solos y manifiestan desconocimiento a la hora de dar el primer paso para poner su proyecto en marcha. De hecho, un 49% de los encuestados valoran la situación del mundo rural como “regular”, con una clara tendencia a una valoración negativa. Además, el 42% no ve posibilidad de mejora a corto plazo. Esta sensación se sostiene en el tiempo indicando una dinámica negativa que oscurece los planes de futuro de la juventud rural.

La falta de oportunidades y de estabilidad laboral es la respuesta más recurrente cuando se les pregunta qué es lo que menos les motiva a la hora de vivir en un pueblo. 97 de los encuestados no dudan en señalar este problema como clave en el momento de buscar un lugar donde vivir. “Encontramos otra problemática como es el transporte y la comunicación con las zonas de influencia como son cabeceras de comarca y la capital”, añadió Conejos.

Sin embargo, a pesar de los obstáculos, el 55% se ha planteado emprender. “Las carencias de las zonas rurales no merman sus ganas de aprender y que en general, la idea del emprendimiento tiene muy buena aceptación entre los jóvenes”, indicó.

El futuro son las redes

El estudio ha permitido tener un perfil claro de emprendedor rural y conocer las necesidades reales, lo que facilitará diseñar acciones en un futuro para revertir la situación. “En muchas de sus opiniones, temores o esperanzas, los jóvenes no están solos: hay muchos más como ellos”, añade el investigador. La necesidad de tejer redes es una prioridad para romper con ese círculo que les hace sentir aislados o que su caso es único.

“Debemos corresponsabilizar a los jóvenes a la hora de crear redes, que tomen decisiones por sí mismos, que demanden las herramientas que necesitan y organicen actividades”, considera Conejos. “Creo que debemos estirar del hilo común que compartimos todos: nuestro arraigo, nuestro sentido de pertenencia y, a partir de ahí, construir”.

En Aragón existen varios programas de apoyo al emprendimiento joven rural, pero ninguno tiene la dimensión intercomarcal de JDR ni la capacidad de integrar un programa de emprendimiento y participación juvenil que comienza a los 14 años con actividades y metodologías diseñadas para adolescentes y continúa hasta los 45 años, a través de plataformas de apoyo y acompañamiento a emprendedores como la Era Rural, según indicó la organización en una nota de prensa.

“Queremos que los jóvenes utilicen estas herramientas porque son útiles y porque detrás estamos un equipo de profesionales y de emprendedores para apoyarles”, indicó Alberto Conejos.

El estudio se ha acompañado de un vídeo que señala de forma visual y resumida los principales resultados de la encuesta. Tanto el documento completo como el vídeo se pueden consultar en la web de JDR y de la Era Rural.