Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un momento del pleno telemático del Ayuntamiento de Teruel

El Ayuntamiento de Teruel aprueba una moción para exigir mejoras en la UCI del Polanco y otra de apoyo a la hostelería

El equipo de gobierno llevará a la Junta de Portavoces los proyectos a financiar con remanentes

La actualidad política municipal está profundamente marcada por la situación de crisis sanitaria provocada por el coronavirus y una vez más se pudo comprobar ayer durante el pleno municipal en el que se debatieron diez propuestas de resolución y una moción, de las que tres estaban directamente relacionadas con ella: la petición de una solución para la UCI  del Hospital Obispo Polanco y la de apoyo a los hosteleros para que puedan abrir sus establecimientos al 25% y la inclusión de una tasa Covid, que decayó. Pero además la alcaldesa, Emma Buj, anunció que la próxima semana se reunirá la Junta de Portavoces para debatir sobre los proyectos que se podrán financiar con cargo a remanentes, tanto de obra como de otro tipo de ayudas, después que el Gobierno dejara sin efecto las reglas fiscales para 2020 y 2021.
“Hoy estamos hablando de que podemos gastarlo en obras o en otras cuestiones, como las ayudas a la hostelería, al comercio o a lo que decidamos, pero los proyectos tienen que estar para que se pueda iniciar su tramitación antes de final de año”, comentó la alcaldesa aclarando además que si no es así el remanente estará disponible en 2021.
Estas declaraciones las hizo como respuesta a una propuesta del PSOE para que se agilicen las obras en el antiguo Coam como centro social para el barrio de San León, y que el equipo de gobierno tiene previsto acometer  el próximo año.

Situación de la UCI
El pleno aprobó por unanimidad una propuesta presentada por el Partido Popular instando al Gobierno de Aragón a que, a la mayor brevedad posible, amplíe el número de camas en la UCI del Hospital Obispo Polanco hasta llegar, como mínimo, a las 14 plazas que fueron habilitadas en la primera ola de la pandemia de coronavirus y que proceda, de manera urgente e inmediata, a dotar al hospital turolense de un mayor número de facultativos preparados para la atención hospitalaria de UCI, con el fin de subsanar rápidamente las deficiencias de profesionales. También se reclama al Gobierno de Aragón que la provincia de Teruel vuelva a disponer de, al menos, dos ambulancias Covid. En el debate de este punto los proponentes recordaron en que tras el decreto publicado por el gobierno “hay herramientas jurídicas” para traer a Teruel facultativos y el Ayuntamiento ha puesto en disposición sus medios como el coche o buscarles alojamiento tal y como ofreció la alcaldesa a la consejera de Sanidad el pasado lunes. “Nos consta que se está trabajando en ello pero el Ayuntamiento tiene que posicionarse”, comentó el portavoz del PP, Javier Domingo, e instar a que se haga cuanto antes. Todos los grupos destacaron la urgencia de tomar medidas y lamentaron la falta de previsión “cuando se sabía que en otoño venía otra oleada”, como comentó Julio Esteban, portavoz del PAR. También Ramón Fuertes, de Ciudadanos, denunció el “gran error” que está suponiendo no ser previsores y consideró que es como “ir a la guerra sin ejércitos”.
El portavoz del PSOE, Samuel Morón, consideró que la falta de especialistas, que afecta a Teruel, es un problema también a nivel nacional. “Se está trabajando en traer más médicos e intensivistas y parece muy fácil pero es muy complicado” y pidió “solidaridad” para poder llevar a cabo estos traslados. Unas palabras que fueron reprochadas por el portavoz de Ciudadanos, que le acusó de querer hacer política con este asunto, a lo que Morón le acusó de “manipular la información”.
La alcaldesa lamentó este cruce de acusaciones y la politización de un tema que “preocupa a la ciudadanía”, más aún tras las últimas noticias sobre la suspensión de la operación de un paciente por no tener camas libres en la UCI. “Esperemos que se pueda trabajar de forma conjunta, arrimar el hombro y que se pueda ampliar el número  de camas”, confió.

Apoyo a los hosteleros
La unanimidad que hubo en la petición de la UCI no se repitió en la moción que Ciudadanos presentó para pedir al Gobierno de Aragón que los hosteleros puedan abrir el interior de sus bares y restaurantes al menos al 25% durante la actual fase de alerta 3 para controlar la expansión de la Covid-19, siempre y cuando sea posible garantizar las distancias de seguridad y las medidas sanitarias así como a instar al Gobierno de España, al Gobierno de Aragón y a la Comarca Comunidad de Teruel a aplicar un plan de choque inmediato, con incentivos económicos por la vía de créditos a interés cero y de ayudas directas. Los grupos de PP, Cs, PAR y Vox, apoyaron la propuesta que contó con la abstención del PSOE y el voto en contra del resto de grupos: EMT, CHA y Ganar Teruel.
El portavoz de EMT, Zésar Corella, pidió que se retirara este punto y consideró que la alcaldesa, con sus declaraciones del pasado lunes sobre este asunto, había roto el acuerdo de no criticar las medidas sobre la Covid que se toman por parte de los gobiernos central y autonómico a lo cual la alcaldesa contestó que no había criticado y solo se había pedido que se “dulcificara” esta medida para asemejarse a los aforos de otros centros como gimnasios o salones de juego.
Tanto el portavoz de EMT, como las de Ganar Teruel y CHA, Anabel Gimeno y Marisa Romero, consideraron que no se puede ir contra los criterios sanitarios que han obligado a prohibir la entrada en este tipo de establecimientos. “A diferencia de lo que ocurre en un comercio por ejemplo en un restaurante sí que te quitas la mascarilla”, incidieron. 
El portavoz de Vox, Alejandro Nolasco, destacó en cambio el porcentaje de contagios que se produce en la hostelería y que “es muy pequeño”, según los datos que el sector ha dado durante esta semana. “Es necesario dar oxígeno a la hostelería y un 25% de aforo no es una cifra exagerada”, esgrimió.
 El PAR se mostró a favor de esta moción. Su portavoz apuntó que en muchas ocasiones “son los propios propietarios los que están a pie de cañón y son los primeros interesados en que no haya ningún contagio” y consideró que con esta prohibición “pagan justos por pecadores”. 
El portavoz socialista por su parte pidió un compromiso por parte del Ayuntamiento con una implicación en los presupuestos, algo sobre lo que también se pronunció el PAR. Samuel Morón indicó que ante la gravedad de la actual situación “hay que tomar medidas sanitarias y dejar la política atrás”.
El portavoz de Ciudadanos defendió su propuesta porque en su opinión que se permita el acceso del 25% en determinados tipos de establecimientos y en otros no es una “incongruencia” y además se está “demonizando” al sector.
La alcaldesa, que habló en nombre del PP, alegó también razones de seguridad para permitir la apertura de estos establecimientos. “Es más fácil que se pueda controlar un establecimiento público que un domicilio, no se puede entrar en el ámbito privado a ver si se están cumpliendo las medidas”, explicó y avanzó que desde el Ayuntamiento sí que se van a tomar más medidas para ayudar al sector.
También relacionada con el coronavirus, la propuesta presentada por Espacio Municipalista por Teruel referente al establecimiento de una tasa Covid-19 a nivel europeo fue rechazada con los votos en contra de PP, Ciudadanos y Vox (11 votos), la abstención del PAR (2 votos) y los votos a favor de PSOE, CHA, Ganar Teruel-IU y Espacio Municipalista por Teruel (8 votos).