Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Las obras del nuevo hospital de Teruel en El Planizar en una imagen de archivo

El bloque quirúrgico del nuevo hospital de la capital tendrá menos camas de reanimación

Las modificaciones de 2016 y 2020 se plasman en el proyecto para licitar de nuevo el lote 2

El nuevo hospital de Teruel contará con un bloque quirúrgico con menos plazas de reanimación y sin un espacio para la espera de familiares que se trasladará a otra zona del edificio. Servicios como Urgencias y la Unidad de Cuidados Intensivos también se han modificado sensiblemente. El proyecto de Berna 10 Asesores y Consultores S.L. recoge las modificaciones realizadas en 2016 para adaptarse a la normativa vigente y algunas de las sugerencias planteadas en 2020 por los propios profesionales del actual centro sanitario. El lote 2 de obra civil ha vuelto a salir a licitación y la empresa que se encargue de los trabajos deberá aplicar estos cambios.

Desde el primer proyecto para esta infraestructura sanitaria de 2009 se han producido diferentes transformaciones. En 2014 se aplican las medidas de construcción sismorresistente que supone una significativa reducción de la superficie construida y la desaparición de la planta -2. En 2016, se adaptó a la normativa de eficiencia energética y se reorganizan los espacios. 

En el año 2020, se introducen nuevas modificaciones para dar respuesta a las necesidades y requerimientos por parte del hospital que afectan fundamentalmente a la distribución interior de algunas áreas. 

Los cambios de 2016 y 2020 han conllevado que el bloque quirúrgico se haya distribuido nuevamente en su totalidad para optimizar su funcionamiento y además adaptarlo a la normativa exigida en la orden del 8 de marzo del 2006 y del 27 de noviembre del 2015 del Gobierno de Aragón. Además se ha reducido el número de camas de la URPA (Unidad de Recuperación Postanestésica) de doce a diez. Sin embargo, se han ampliado las superficies de locales de apoyo (preparación de pacientes, almacenes, vestuarios, etc.). Por último, se han disgregado claramente las circulaciones e incluso se han suprimido del interior de la unidad las esperas de familiares, ubicando las de CMA (Cirugía Mayor Ambulatoria) en el área de consultas externas y la de cirugía programada junto a una espera de hospitalización.

En el caso de Urgencias se ha modificado la sectorización de incendios junto a la sala de reanimación. Se han dejado abiertas al control de enfermería las cuatro salas de observación. Además, se han agrupado los boxes generales (sumando siete en total más el box infeccioso) y se ha generado una zona destinada a urgencias de pediatría. Se ha introducido una zona de farmacia y se han eliminado o reducido espacios como aseos o salas de trabajo médico. En la zona de acceso, se ha modificado la zona de espera, dividiéndose en dos partes diferenciadas. Además, se ha generado una zona de espera independiente para pediatría. 

La UCI se ha modificado considerablemente, respondiendo a las demandas del hospital y aumentando ligeramente en su superficie. Se han agrupado todos los boxes en el frente de fachada, eliminándose uno convencional y el de inmunodeprimidos. A cambio, el resto de boxes han aumentado de tamaño considerablemente. Se les ha colocado paramentos de vidrio para un mejor control desde enfermería. Por otro lado, se ha aumentado la superficie destinada a almacén (aparece además un almacén de lencería y otro de farmacia) así como a vestuarios de personal.  Además, se genera una zona para habitación de médico de guardia.

También hay varias modificaciones en la zona de consultas externas. Se han suprimido seis ascensores (cuatro de uso interno y dos de uso público) si bien se ha mantenido el espacio por si se considerasen necesarios en futuras reformas del hospital. Se han aprovechado unos espacios existentes junto a las escaleras públicas, que no tenían uso, tabicándolos para posible almacenamiento.

La zona de Pediatría se ha modificado, ampliándose la zona de espera, aumentando a cuatro el número de consultas y generando una zona de medicación. 

Respecto a Tocoginecología, se ha generado una zona de ecografías y se ha colocado una esclusa para acceso a una sala blanca. En cuanto a las consultas, se han reorganizando, reduciendo su número, pero ampliando su superficie.

En la zona de Traumatología, se ha aumentado el tamaño de las consultas, eliminando las salas de yesos. 

Se han realizado diversos cambios en las distribuciones de las distintas áreas para conseguir espacios más funcionales, respondiendo así a las necesidades manifestadas por el hospital, que en ocasiones demandan espacios más amplios y flexibles y menos sectorizados, como en el hospital de día quirúrgico. La zona de Oftalmología se ha ampliado considerablemente al haber desplazado la zona de Otorrinolaringología a la planta primera, con cuatro nuevas consultas, dos zonas de exploración y un despacho. 

En la zona de Anestesia y Medicina Interna, se ha creado una nueva sala blanca plomada y se ha ampliado la zona de tratamiento de la unidad del dolor.