Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El bus de Valencia dejó tirados el viernes a más de 30 viajeros por ‘overbooking’ El bus de Valencia dejó tirados el viernes a más de 30 viajeros por ‘overbooking’
Viajeros afectados esperan perplejos tras llenarse el autobús, en una imagen tomada por una de las perjudicadas

El bus de Valencia dejó tirados el viernes a más de 30 viajeros por ‘overbooking’

IRB pide disculpas y asegura que hizo todo lo posible para solucionarlo

El autobús de Valencia a Teruel de las once de la mañana del viernes dejó tirados a más de treinta viajeros en la estación de la capital valenciana por overbooking, tras haber vendido más billetes en taquilla al no tener en cuenta las ventas previas por la página web de la compañía IRB. Lo sucedido provocó las quejas e indignación de los usuarios, que exigieron que les pusiesen otro autobús, pero al final tuvieron que conformarse con la devolución del dinero. Fuentes de IRB indicaron que intentaron por todos los medios contratar de urgencia un bus a otra compañía, pero fue imposible, y expresaron sus disculpas a los afectados.

Los viajeros que aguardaban en la estación de Valencia para coger el autobús de las once de la mañana vieron que había mucha gente en el andén, pero imaginaron que llegaría otro bus. Su sorpresa se produjo cuando al montarse en el autobús vieron que había números de asientos repetidos en los billetes, y cuando se llenó ya no se dejó entrar a nadie más a pesar de que habían metido sus equipajes en los maleteros.

En tierra quedaron 35 personas, según pudo contar Mayte Osorio, que no pudo viajar a Teruel. Esta turolense estudia en Valencia y tenía una cita médica en Teruel para hacerse una prueba a las dos de la tarde. Tuvo que llamar para anular la cita. “El problema es que luego tardan en volver a llamarte”, se lamento impotente por lo que había sucedido. “Estoy muy indignada, molesta y cabreada”, dijo, porque no se les ofreció una alternativa salvo devolverles el dinero y que se buscasen la vida.

“Luego todo el mundo habla de despoblación, pero va a seguir aumentando si no nos ponen facilidades porque nadie va a querer vivir en Teruel sin servicios”, comentó esta joven.

Osorio había comprado el billete el día anterior por Internet en la web de la compañía, lo mismo que Helena Trabajo, otra de las afectadas, también turolense y que reside en Valencia por estudios. El viernes tenía que estar por la tarde en Teruel, “pero me han fastidiado”, dijo tras expresar su “indignación” por lo sucedido. “Es lo que siempre pasa con Teruel, que estamos siempre abandonados y a nadie le importa nada; sientes impotencia de lo que está pasando”, comentó.

Otros viajeros calificaron lo ocurrido de “vergüenza” y expresaron igualmente su “indignación”, como fue el caso de Miguel Monferrer, que aseguró que cuando les dijeron que no podían viajar y exigieron una solución solo les ofrecieron presentar una reclamación y devolver el dinero. “Lo que queríamos era viajar, no nos han puesto facilidades ni nadie con quien hablar”, se lamentó, a pesar de que acudieron a la taquilla a exigir que pusieran otro bus.

La compañía, cuya sede central está en Madrid, pidió disculpas públicas al ponerse este periódico en contacto con ellos, y aseguraron que habían hecho todo lo posible para contratar un autobús a otra empresa sin lograrlo. Alegaron que hay muchos ERTEs, poco personal en las compañías, y además se sumaba el hecho del puente. IRB añadió que estaban averiguando con los informáticos qué había pasado para que no volviese a suceder, y negaron que lo ocurrido tuviera que ver con el concurso de acreedores en que están sumidos.