Síguenos
El Centro de Recuperación y Observación Ambiental atiende a 209 animales en 2023  y logra la recuperación y liberación del 63% El Centro de Recuperación y Observación Ambiental atiende a 209 animales en 2023  y logra la recuperación y liberación del 63%
La trabajadora del Croa en época de cría, Ana Belén Yeste, con un buitre leonado atendido durante el pasado año

El Centro de Recuperación y Observación Ambiental atiende a 209 animales en 2023 y logra la recuperación y liberación del 63%

El vencejo común es la especie que más llega hasta el centro, ubicado en Villarquemado
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

Un total de 209 especies se atendieron en 2023 en el Centro de Recuperación y Observación Ambiental (Croa) situado en Villarquemado. De ellos, 131 (63,3%) fueron liberados con posterioridad, mientras que 39 fallecieron (18,8%) y ocho fueron eutanasiados. En este espacio para el cuidado de animales se trata a la fauna silvestre que llega y, en función de la patología que presentan, se atiende hasta su total recuperación y liberación o se deriva al Centro de Recuperación de La Alfranca.

Las cifras registradas en el pasado 2023 suponen un incremento del 16% con respecto a las de 2022, cuando acogieron a un total de 180 animales, 60 más que en 2021, que fue cuando abrió las puertas el centro de Villarquemado. En él se recibe a todo tipo de fauna silvestre, no cinegética, y la mayor parte de los pacientes son aves.

En el informe se refleja que se han ocupado de un total de 37 especies distintas, de las que 27 son catalogadas, que son aquellas que están incluidas en alguna de las listas de protección.

La especie con mayor número de ejemplares recibido dentro de las catalogadas ha sido el vencejo común, con 76 aves, lo que supone un 45,5%, una cifra similar a la del ejercicio anterior, según detalla la responsable del Croa, Iovanka de Leonardo.

Prácticamente todos los animales cuidados son aves, 205 del total de 209. Los cuatro mamíferos atendidos fueron dos tejones (que se trasladaron a La Alfranca), una salamanquesa común, que se liberó, y una liebre, que falleció.

Problemas con el calor

Dentro de las aves, la más numerosa fue el vencejo, con un total de 76 ejemplares. Iovanka de Leonardo argumentó que “es el ave que más tiempo” ocupa a los responsables del centro y voluntarios, puesto que se trata de un pájaro que, cuando es polluelo, tiene que recibir alimentación forzada –abriéndole el pico para introducirle la comida– al menos cuatro veces al día. “El manejo del vencejo es difícil, no todo el mundo sabe hacerlo”, concreta, para añadir que durante la temporada de recepción de estos animales, que se inicia en julio y se prolonga hasta mediados de agosto”, señala. Se trata de aves migratorias que a mediados de agosto comienzan su viaje hacia el sur, por lo que desde el Croa intentan liberarlos antes de esa fecha. De los 76 vencejos atendidos, 54 fueron liberados, mientras que 16 fallecieron, tres de ellos eutanasiados. El problema de los vencejos es que anidan en oquedades y, cuando hace mucho calor, se queman y los polluelos saltan del nido.

Sensibilidad

La siguiente ave atendida en cuanto a número es el gorrión chillón y De Leonardo relata que el elevado número se debe a su costumbre de anidar en los aviones estacionados en el aeropuerto de Caudé. “En el aeropuerto tienen mucha sensibilidad con estos temas y cada vez que anidan en alguna zona del avión que les impide realizar los trabajos de mantenimiento nos avisan y los atendemos aquí en el Croa”, relata la responsable de Centro de Recuperación. Los 23 pájaros que llegaron fueron liberados con posterioridad.

Desde el Croa detallan que cada año aumenta la entrada de especies, sobre todo de algunas, como el avión común, que es un ave urbana y se ha colocado, con 17 pájaros atendidos, en el tercer puesto de la lista.

En cuento a las especies no catalogadas, destaca el gorrión común con 15 ejemplares, lo que supone un 37,5% de este tipo de especies, seguida del estornino negro y el verderón, con 8 ejemplares cada uno.

De Leonardo destaca la sensibilidad de los ciudadanos, que son los que más aves llevan hasta el Croa, pero incide en la importancia de que se lleven allí y no sean tratados en los domicilios particulares, porque hay algunas especies, como las aves insectívoras, que necesitan aportes de minerales específicos para que su recuperación sea óptima. El 64% de las aves que llegaron en 2023 hasta este espacio de Villarquemado fueron trasladas por particulares.

El Croa cuenta con la colaboración del Centro Veterinario de Teruel, que cuenta con personal especializado y un completo equipamiento compuesto por sala de Rayos X, quirófano, laboratorio, ecógrafo e incubadora.

Durante este año 2023 se ha incrementado de nuevo el número de llamadas al teléfono del Croa tanto para consultas como para dar avisos de animales que necesitaban ayuda.