Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un servicio de viajeros en la estación de tren de Teruel

El consejero Soro pide a los ayuntamientos sumarse a la DGA para exigir un tren de calidad

Aclara que no se trata de recuperar el que había con Caudiel porque era malo

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, pidió a los ayuntamientos que se sumen a la DGA para reivindicar juntos un tren de calidad, después de que el Ejecutivo autonómico haya comunicado a Renfe que no va a seguir subvencionando el ferrocarril y exigido al Estado que asuma sus competencias. Soro aclaró que no se de recuperar el servicio entre Teruel y Caudiel en días alternos que existía, sino de reclamar un servicio de calidad, porque ese tren no lo era.

El titular del departamento de Vertebración del Territorio hizo estas manifestaciones en Rubielos de Mora en medio de la polémica que ha estallado por la pérdida de trenes en la Comunidad Autónoma, que en el caso de la provincia se concreta en el servicio entre Teruel y Caudiel, con continuidad hasta Valencia, que hasta 2013 permitía ir y volver en el día para hacer gestiones a la capital valenciana.

Este tren fue uno de los afectados por las restricciones de la covid en marzo de hace un año, fecha desde la que no se presta, y es uno de los servicios que estaban en el acuerdo entre la DGA y Renfe. Al comunicar Aragón que no va a financiarlos ya, Renfe ha confirmado que dejará de prestarse una vez que concluyan las restricciones.

El consejero afirmó que se ha llegado a un “punto de no retorno” en el que el Ejecutivo aragonés tenía que “decir hasta aquí”, puesto que es una competencia estatal que debe asumir el Estado, y que seguirán reivindicando, porque los fondos de la Comunidad Autónoma son necesarios para las competencias que desarrolla esta administración.

En este sentido dijo que no había marcha atrás, aunque seguirá reivindicando no ese tren que se pierde sino trenes de calidad, porque el Teruel-Caudiel no lo era ya que desde 2013, puesto que dejó de prestarse en el día y pasó a hacerse en días alternos, de manera que en el mismo día no se podía ir y volver a Valencia en la misma jornada.

 Pidió a los ayuntamientos que se sumen a esta reivindicación, y recordó que “en absoluto” la DGA se ha cargado un “servicio magnífico” que había porque no es así. “Me preocupa mucho que mientras se utilice políticamente esta situación para atacarme a mí, que me parece muy legítimo políticamente, pero mientras se hace eso el verdadero responsable está tan tranquilo en Madrid, pues vamos a ir a Madrid juntos para hablar con el ministerio y a ver si le convencemos”, dijo el consejero. 

Justificó la decisión, como ya manifestó el pasado viernes cuando se comunicó la misma, con el argumento de que “la lealtad institucional consiste en que cada administración asume sus competencias y cada administración financia lo que es de su competencia”.

Recordó que en 2015 cuando caducó el convenio con Renfe no lo renovaron y se consiguió en 2019 llegar a un acuerdo importante que permitió que la relación Zaragoza-Teruel fuese asumida por el Estado. 

Desde entonces han insistido ante Renfe y el Ministerio de Transportes, e Intervención de Aragón mostró su disconformidad con la firma de un contrato para el mantenimiento de esos trenes porque son servicios que exceden de Aragón.

Ahora se suma el hecho de que el Gobierno de Aragón va a poner en marcha el nuevo mapa concesional de transporte por autobús, que recordó que va a ser “una revolución” porque permitirá llevar el transporte público a todos los rincones de la comunidad.

Desproporcionado

A este respecto comentó que actualmente se destinan unos 5 millones a los buses que financia el Ejecutivo para garantizar el transporte público, mientras que las cinco relaciones ferroviarias que financia la DGA -no solo la de Teruel-Caudiel- le cuestan a Aragón 4,2 millones de euros. “Creo que está completamente desproporcionado”, dijo Soro, quien aseguró que el nuevo mapa concesional va a costar 15 millones, y el dinero del tren, que debería asumir como servicio público el Estado, se necesita “para cumplir con nuestras obligaciones”.

El consejero aclaró que no hay una “bronca” con la Administración central, sino que de lo que se trata es de convencerles que es el Estado quien debe asumir los trenes, por lo que insistió en pedir la implicación de los ayuntamientos más allá de los colores políticos.

Compromís: El número de viajeros cayó en picado con la gestión del PP

Una contestación parlamentaria del Gobierno central a Compromís sobre la evolución del número de viajeros en varias líneas ferroviarias desde el año 2009, entre ellas la relación Teruel-Valencia, revela que el número de pasajeros en este servicio se desplomó a raíz de que en 2013 dejara de prestarlo a diario e introdujera la fórmula de días alternos, de manera que no se podía ir y volver en el día.

Ese hándicap al no poder hacer el viaje en el mismo día para hacer gestiones en Valencia o pasar toda la jornadas allí, provocó un descenso de usuarios  del 75,7% en esa relación.

Fue a raíz de que se suprimieran 6 trenes en esa relación en el año 2013, cuando en Madrid gobernaba Mariano Rajoy y en Aragón Luisa Fernanda Rudi, cuando dejó de utilizarse, pasando de los 13.200 usuarios de 2012 a los 3.200 de 2014, que después siguió cayendo.

Según los datos facilitados por el Gobierno, en 2009 ese tren tenía 16.200 viajeros al año, que en 2019 había bajado a 2.700. Entre medio estuvo la decisión de suprimir la frecuencia diaria de ida y vuelta de ese servicio.