Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Participantes en el curso de la UVT de Paleontología del año pasado

El curso de Paleontología de la UVT no se hará por seguridad

La mayoría de los inscritos eran de Zaragoza y Barcelona

El curso de Paleontología y Desarrollo de la Universidad de Verano de Teruel (UVT), que iba a celebrarse la próxima semana y que es una de las actividades históricas que acoge este programa de formación veraniego, también se ha suspendido por motivos de seguridad. La mayoría de los inscritos procedían de Zaragoza y Barcelona, donde desde hace una semana se recomienda no viajar por el incremento de casos de Covid que se está produciendo.
Este es el tercer curso científico con prácticas sobre el terreno que se ha suspendido durante este mes de julio, después de que se programasen en un principio a la vista de la buena evolución de la pandemia en primavera.
El director de la Fundación Antonio Gargallo, Alfonso Blesa, aseguró ayer que los cursos se han suspendido por seguridad ante la evolución que ha tenido la pandemia en sitios como Zaragoza o algunas zonas de Cataluña.
“Dada la situación que hay y las recomendaciones sanitarias, hemos optado por suspender el curso de Paleontología”, explicó ayer Blesa, puesto que había “muchos asistentes de Zaragoza y de otras zonas sanitarias en las que la autoridad sanitaria recomienda que no haya movilidad”.
Eso pasó también a principios de mes con el curso de Astrofísica, que organiza dentro de la Universidad de Verano de Teruel el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón. Su directora, Luisa Valdivielso, comentó que se suspendió ante la incertidumbre por el Covid en lo referente a la parte práctica, que supone más de un tercio de todas las actividades que se realizan.
Esta semana también tendría que haberse celebrado el curso de Geología Práctica, el más veterano de la UVT, y que se decidió no celebrarlo igualmente por motivos de seguridad, aunque al ser práctico todas las actividades se desarrollan al aire libre.
El de Paleontología y Desarrollo, que hubiese alcanzado su decimonovena edición, se mantenía en principio, pero también se ha suspendido porque la mayor parte de los inscritos procedían de zonas en los que está creciendo la pandemia y las recomendaciones sanitarias aconsejan a sus habitantes que no salgan de ellas para evitar la propagación del virus.
Este curso es eminentemente práctico, aunque como se desarrolla al aire libre en yacimientos paleontológicos de El Castellar, en las horas de más calor se imparten ponencias a cubierto.
Su director, Luis Alcalá, comentó que más de la mitad de los inscritos eran de Zaragoza y Barcelona, en donde recientemente se ha recomendado que no se desplazase la gente a otras zonas. Ante esta situación la UVT propuso suspenderlo y la Fundación Dinópolis vio adecuado no celebrarlo dado el repunte generalizado en esas zonas. Lo que se hizo fue informar en la web de la suspensión y se llamó personalmente a los inscritos para explicarles los motivos.
Alcalá aseguró que desde un principio adaptaron el programa de este año a la nueva normalidad, de forma que eliminaron la excavación y reforzaron las prospecciones y visitas, además de haber previsto grandes medidas de seguridad. Pero ante la evolución de la pandemia se optó también por suspenderlo.
Alfonso Blesa comentó que “la prudencia nos ha obligado a tomar esta decisión”. Recordó en este sentido que ante la evolución de la pandemia muchos cursos se trasladaron a septiembre, y que prácticamente se han suspendido hasta ahora todos los prácticos. En el caso del curso de ecología, explicó que se está viendo si se traslada a septiembre y se puede adaptar a un formato no presencial.
El curso de Paleontología y Desarrollo que se celebra ininterrumpidamente desde hace diecinueve años, se ha convertido en un referente por sus contenidos y su carácter eminentemente práctico. En los últimos años se desarrolla en El Castellar, uno de los municipios turolenses con mayor riqueza fosilífera y con más yacimientos de dinosaurios de distintos periodos que han permitido crear rutas y musealizar afloramientos tanto de icnitas como de huesos.