Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Personal del colegio público Ensanche de Teruel pintaban este viernes las marcas para las filas de entrada al centro educativo

El curso marcado por la Covid arranca este lunes en la provincia con los 963 niños de 3 años

La matrícula en los colegios turolenses de Infantil y Primaria es de 10.628 alumnos, un 1% menos

Tras casi seis meses cerrados, los colegios de la provincia de Teruel reabren hoy sus puertas en un inicio de curso que va a ser escalonado y con estrictas medidas preventivas frente al coronavirus. Los primeros en iniciar las clases van a ser los más pequeños, los niños de 3 años que comienzan el segundo ciclo de Infantil. Un total de 963 chicos, casi un 9% menos que el año pasado.

El mayor descenso de alumnado se ha producido en 3 años pero el total de escolares de Infantil y Primaria en la provincia será de 10.628, es decir, 99 menos que el curso pasado, un 1% menos. Habrá 3.143 escolares de Infantil (casi un 4% menos que en 2019) y 7.485 en Primaria, 28 alumnos más que en el año anterior. En Aragón hay un total de 107.999 alumnos de Infantil y Primaria.

Durante los próximos días se irán incorporando los diferentes niveles. Los niños de segundo de Infantil vuelven a los colegios el día 9 y los de tercero el 10.

En Primaria, la actividad lectiva se reanuda a partir de mañana cuando empiezan los de primero. Al día siguiente serán los de segundo; el día 10, los de tercero; el 11 los de cuarto y el 16, los de quinto y sexto.  

En la escuela rural, los CRAS y los centros incompletos vuelven en dos días, hoy los de Infantil y mañana los de Primaria.

Habrá jornada continua en todos los colegios, con horario de 9.00 a 14.00 horas. Las entradas y salidas también se harán de forma escalonada durante todo el curso y utilizando todos los accesos para evitar aglomeraciones de gente y los padres no podrán entrar en el recinto escolar, salvo los de primero de Infantil, los primeros días.

Mascarilla y grupos burbuja

La mascarilla será obligatoria desde los 6 años, se fomentará la creación de grupos estables de convivencia (GEC) que no se relacionarán con las clases y se intensificará la higiene de manos y la limpieza, desinfección y ventilación de los espacios educativos. Se permitirá el servicio de madrugadores si puede organizarse con seguridad.

Educación y Sanidad han suscrito un protocolo para desarrollar acciones conjuntas de vigilancia de la crisis sanitaria que incluye la presencia de coordinadores Covid en el centro y la creación de 15 equipos Covid (cuatro en la provincia de Teruel) que gestionarán todo lo relacionado con posibles contagios. Se darán todo tipo de garantías para la seguridad de familias y personal. Cada centro educativo ha elaborado un plan de contingencia en el que se recoge pormenorizadamente la organización y las medidas a adoptar ante las diferentes circunstancias que se puedan producir.

Cuando aparezca un positivo en uno de estos grupos burbuja se considerará un brote y toda la clase deberá estar 14 días en cuarentena en sus casas.

Aunque se sigue primando la presencialidad para la vuelta al curso, la evolución de la Covid-19 en Aragón durante el verano ha hecho necesario replantear el inicio de curso y aplicar el segundo escenario, que combina la escolarización presencial y semipresencial en los últimos cursos. Así, el curso se iniciará con la presencia total del alumnado desde 2 años hasta segundo curso de Educación Secundaria Obligatoria, con el establecimiento de grupos estables de convivencia y favoreciendo la reducción de ratios. El resto de niveles, desde tercero de ESO a segundo de Bachillerato, alternarán enseñanza presencial y a distancia. Esto, unido al fomento de desdobles, permitirá una ratio máxima de 22 alumnos y, en el resto de cursos, una presencia de un máximo de 15 alumnos en clase debido a la alternancia.

Además, habrá alrededor de 400 nuevos profesores en las aulas aragonesas, tras el estudio realizado con los centros educativos acerca de sus necesidades para este curso. Estos trabajadores se suman al incremento de 300 docentes el pasado curso y a los 1.500 que se incorporaron en la pasada legislatura. 

Esta medida se complementa con un plan que permitirá un sistema de sustituciones más ágil de cara a asegurar la continuidad de la actividad educativa en cualquier circunstancia que se produzca.