Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El director de Transportes de la DGA dice que seguirá reivindicando el tren e insiste en que el Estado debe asumirlo El director de Transportes de la DGA dice que seguirá reivindicando el tren e insiste en que el Estado debe asumirlo
Uno de los trenes suprimidos cuando se llenó en octubre de 2018 para ir a la manifestación por el corredor en Valencia

El director de Transportes de la DGA dice que seguirá reivindicando el tren e insiste en que el Estado debe asumirlo

Gregorio Briz asegura que Intervención no acepta un coste de 263 euros por billete

El director general de Transportes del Gobierno de Aragón, Gregorio Briz, aseguró que seguirá insistiendo ante Renfe y el Ministerio de Transportes para que el Estado asuma el coste de los trenes que se van a suprimir al dejar de financiarlos la Comunidad Autónoma. Briz recalcó que son competencias del Estado a las que tiene que hacer frente dicha Administración, ya que desde Intervención de la DGA no asumen sufragar unos servicios que en el caso de los dos trenes que se suprimen entre Teruel y Valencia tienen un coste para Aragón de 263 euros por billete.

La decisión tomada por el Departamento de Vertebración del Territorio de no seguir subvencionando trenes es firme, aunque  seguirá insistiendo ante el Estado para que se mantengan esos servicios que ahora Renfe ya ha anunciado que deja de prestar al no pagarlos la Comunidad Autónoma. 

A Teruel le afecta porque pierde el servicio que tenía a primera hora de la mañana y última de la tarde con Valencia. Hasta 2013 era diario, pero a partir de ese año se empezó a prestar en días alternos, de manera que el día que había tren a primera hora a Valencia no lo había después a última para regresar a Teruel, y a la jornada siguiente pasaba lo contrario, con lo cual era imposible ir y volver en el día para hacer gestiones. Desde el inicio de la pandemia se suprimieron por las restricciones y ahora desaparecen definitivamente porque la DGA no está dispuesta a financiarlos y Renfe tampoco al no ser Obligación de Servicio Público, que son las relaciones que se compromete a mantener el ministerio cuando son deficitarias pero en cambio prestan un servicio público.

Briz incidió en que es una competencia del Estado que debe asumir la Administración central. Aseguró que “entendía el malestar” de los territorios, pero que debía ser trasladado al Gobierno central porque ha estado cinco meses negociando con el Ministerio y Renfe, y no aceptan asumir lo que es de su competencia.

El director general de Transportes pidió renegociar el contrato, porque actualmente no hay ninguno firmado desde hace mucho tiempo y querían regularizarlo. Al hacerlo, explicó que Intervención del Gobierno de Aragón les dijo que “no podemos pagar servicios que exceden de la Comunidad Autónoma”, que “teníamos que demostrar la eficiencia económica”, y que siendo obligaciones de servicio público son competencia del Estado central.

Esto se planteó a la Administración central y no lo aceptó tras responderles que el aprovechamiento entre Teruel y Caudiel fue del 2% en el año 2019, antes de la pandemia, por lo que la dirección general ha optado por financiar alternativas por autobús.

El servicio lo sufragaba la DGA hasta Caudiel, a la ida, y desde ese municipio valenciano a la vuelta, puesto que desde ese punto los trenes se convierten en Cercanías de Valencia. Según los datos facilitados por Renfe a Vertebración del Territorio de 2019, en dicho ejercicio ese tren entre Teruel y Caudiel y a la inversa fue utilizado por 2.588 viajeros, con un coste de 681.000 euros.

“Nos sale cada billete a 263 euros; entonces demuestra a la Intervención que eso tiene eficiciencia económica, que evidentemente no la tiene”, dijo Briz, quien precisó que “no vamos en contra de los trenes, ese es un planteamiento muy partidista, aquí lo que estamos diciendo es que cada administración asuma lo que le corresponde”.

Por otra parte, aseguró que dirigida a él no había recibido ninguna solicitud de reunión de la Plataforma en defensa del ferrocarril y que está abierto.