Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Concentración unitaria de los sindicatos CCOO y UGT Teruel. Bykofoto/A. G.

El feminismo denuncia en un 8M atípico que la pandemia ha agravado las brechas de género

Las concentraciones, reducidas por motivos sanitarios, ponen en valor el trabajo de las mujeres en esta crisis

El movimiento feminista no pudo este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, llenar las calles de morado, pero mediante pequeñas concentraciones y otros actos realizado en los días previos hizo llegar de igual forma su mensaje en favor de una sociedad más justa e igualitaria. Las personas que participaron denunciaron la “criminalización” a la que se han visto sometidas y coincidieron en señalar que su lucha se ha vuelto más necesaria si cabe dado que la pandemia de coronavirus ha acentuado las brechas de género en diferentes ámbitos y ha sacado a la luz el trabajo precarizado y la labor de cuidados no remunerada que a menudo soportan las mujeres.

La Coordinadora de Organizaciones Feministas de Teruel celebró una concentración simbólica en la plaza de San Juan para visibilizar la lucha por la igualdad real y efectiva. “Aunque no podamos inundar las calles de morado, es fundamental que el mensaje llegue alto y claro y que mantengamos la lucha diaria para que sea efectiva”, aseguró la portavoz de la coordinadora, Beatriz Redón. 

Redón señaló que el último año ha sido especialmente duro para las mujeres porque la pandemia ha incrementado las desigualdades y las brechas de género. Como ejemplo, dijo que ocho de cada diez contratos temporales son ocupados por mujeres y que la situación generada por la covid-19 ha hecho que muchas hayan renunciado a su empleo para ocuparse de los cuidados familiares.

El manifiesto de la coordinadora –formada por la Asociación de Mujeres Progresistas por la Igualdad, ASA, Asociación de Vecinos del Centro, Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel San Fernando, Fapar, CHA, Ganar Teruel, IU, PSOE, CCOO, Podemos, STEA y UGT– fue leído por varias de las personas asistentes. 

“Aunque son tiempos complicados, no van a callar nuestras voces y vamos a seguir denunciando las desigualdades estructurales que todavía existen entre mujeres y hombres y vamos a continuar exigiendo el fin de las violencias machistas”, dijeron.

Además, solicitaron la creación de recursos y servicios públicos adaptados a las peculiaridades del territorio que favorezcan la conciliación laboral, medidas concretas que favorezcan la corresponsabilidad o la coeducación en las aulas.

La Asamblea 8M Teruel se concentró también en la plaza de San Juan bajo el lema Únete a la red feminista para recordar que el Día Internacional de la Mujer sirve “para rendir homenaje a las mujeres que lucharon por nuestros derechos”, pero también “para encontrarnos y apuntar hacia aquellas conquistas que aún se nos niegan”.

“Este 8 de marzo no podemos dejar de alzar nuestra voz como mujeres. La crisis sanitaria y económica de la covid-19 nos ha golpeado fuertemente a todas, aunque sus efectos están siendo aún más devastadores entre las mujeres”, señalaron en su manifiesto.

En una situación extrema como la generada por la pandemia, “las mujeres hemos puesto nuestro cuerpo al servicio del bien común, hemos tejido redes comunitarias y sostenido el mundo a base de trabajos muchas veces precarios e invisibilizados”.

Según datos del Instituto de la Mujer, las mujeres suponen el 66% del personal sanitario, lo que nos ha colocado en la primera línea de respuesta ante la covid-19. Además, suponen el 89% de las manos que mecen y acompañan a mayores, menores y dependientes, ya sea de forma remunerada o no.

La Asamblea 8M Teruel también quiso recordar a las más de 1.000 asesinadas desde 2010. “Hemos escuchado aterradas como se disparaban las llamadas al 016 durante el confinamiento mientras el fascismo niega, día sí y día también, la violencia machista y nos silencia desde las administraciones, negando a nuestras compañeras madrileñas el derecho a ocupar las calles mientras que el racismo y el odio ha campado por todo el Estado sin que nadie lo impidiese”, argumentaron.

Por último, aseguraron que seguirán juntas frente a la pandemia, “uniendo nuestros pueblos tejiendo redes y vínculos, con nuestras manos. Por un feminismo de todas, por un feminismo de hermanas”.

También los sindicatos CCOO y UGT realizaron una concentración unitaria este lunes en la plaza de la Catedral de Teruel para recordar que la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus ha agravado las brechas estructurales entre hombres y mujeres.

Ambas organizaciones leyeron un comunicado conjunto en el que resaltaron que las brechas son tanto laboral como social y económica, en una concentración que tuvo un carácter “simbólico”, en la que se guardaron las distancias y cada uno ha acudido con solo diez representantes con el objetivo común de avanzar en la igualdad.

Las mujeres sufren, destacaron ambos sindicatos, con mayor virulencia la precariedad laboral: parcialidad y temporalidad contractual, soportan mayor tasa media de desempleo (13,5% frente al 10% de los hombres) y cobran un 23,54% menos de salario. El 83% de las aragonesas están ocupadas en servicios, un sector altamente precarizado y que ha sido de los más perjudicados durante la pandemia.

Fátima Hamouich y Alba Lacasta fueron las encargadas de leer el manifiesto conjunto de ambas formaciones.

La secretaria general de CCOO en Teruel, Pilar Buj, incidió en que la pandemia ha agravado las desigualdades que ya existían y ha hecho “más necesario que nunca reivindicar la igualdad para conseguir una sociedad más justa, inclusiva y solidaria”.

Explicó que con la pandemia se ha puesto de manifiesto la necesidad de un sistema público de cuidados que genere empleo de calidad. Pidió asimismo la eliminación de las violencias machista y señaló la necesidad de educar en la “corresponsabilidad, dentro y fuera del hogar”.

Por último, hizo una defensa de las mujeres en el medio rural “porque sin ellas es muy difícil luchar contra la despoblación”, por lo que pidió la creación de empleo femenino en el territorio y la implantación de la banda ancha o 5G para que puedan teletrabajar desde los pueblos.

La delegada de UGT Cuca Montull, suscribió las palabras de Pilar Buj y apuntó que el Día Internacional de la Mujer “no es un día festivo, sino reivindicativo”. Añadió que este ha sido un año muy duro, especialmente para las mujeres, y lamentó la “penalización” que se había realizado sobre las manifestaciones. “Está siendo muy cruel”, comentó al respecto.

El área de la mujer del Sindicato Obrero Aragonés destacó en una nota de prensa “el valor y el compromiso de las mujeres y hombres” que apoyaron su convocatoria de huelga general feminista “en un momento donde cualquier atisbo de movilización está siendo criminalizado”.