Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera junto a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa. EFE/ J.J. Guillén

El Gobierno destinará 10.000 millones a un plan con 130 medidas para afrontar la despoblación rural

La transición ecológica y digital, la igualdad de derechos y la perspectiva de género son algunas de las líneas de acción prioritarias

El Plan de Medidas ante el Reto Demográfico destinará más de 10.000 millones a lucha contra la despoblación y para garantizar la cohesión territorial y social del país, a través de 130 políticas que el martes fueron aprobadas en la Comisión Delegada para el Reto Demográfico, donde están representados todos los ministerios para impulsar políticas transversales con ese objetivo.

La reunión de la Comisión Delegada estuvo presidida por la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, quien destacó “el esfuerzo realizado desde todos los departamentos ministeriales para impulsar una fuerte acción coordinada y orientada a impulsar nuestra cohesión territorial con la participación social activa de los actores locales”.

Este Plan de Medidas es resultado de la acción transversal del Gobierno en materia de reto demográfico y se alinea con el marco de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico y con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para establecer una agenda efectiva de igualdad y cohesión territorial que incorpore a los pequeños municipios en una recuperación verde, digital, inclusiva y con perspectiva de género.

Los objetivos del mismo pasan por mejorar la vertebración territorial de España, eliminar la brecha urbano-rural e impulsar actuaciones sobre el territorio para reactivar las zonas más afectadas por las urgencias del reto demográfico. De este modo, se prevén unas actuaciones iniciales que se pondrán en marcha a partir de 2021 y se extenderán hasta 2023, por lo que se articula como un documento abierto a la inclusión de nuevas propuestas de intervención.

En este sentido, el Gobierno informó de que el plan orienta sus actuaciones a la consecución de dos objetivos fundamentales para la cohesión social y territorial: garantizar la igualdad de derechos en cuestiones como la prestación de servicios, la igualdad de género o la eliminación de brechas sociales y generar oportunidades de emprendimiento e impulso de la actividad económica en los territorios con mayores dificultades para competir en mercados globalizados.

“Este plan quiere dar respuestas a las mujeres y jóvenes que viven en el medio rural. Queremos construir una España diferente, un modelo de sociedad y de territorio en el que, a la vez que se crece, se corrigen desigualdades y se crean oportunidades”, subrayó la vicepresidenta.

En línea con los cuatro ejes del Plan de Recuperación, la transición ecológica y la digitalización y plena conectividad del territorio componen dos de los ejes de actuación prioritaria con casi 30 políticas activas destinadas a incorporar a los pequeños municipios a la hoja de ruta del modelo de transición verde y digital. A su vez, identifica la igualdad de derechos como otra de sus líneas de acción prioritaria y contará con una amplia batería de medidas efectivas orientadas al refuerzo de los servicios públicos, la mejora del bienestar social, el impulso de la economía de los cuidados y la puesta en marcha de una agenda social que sitúe a mujeres y jóvenes en el centro de las políticas de igualdad.

Diversificación económica

La transición ecológica y digital, la diversificación económica de las zonas más desfavorecidas, el impulso de la innovación, el refuerzo de los vínculos rurales y urbanos, la adecuada prestación de servicios o la incorporación de la perspectiva demográfica en el proceso de toma de decisiones del Gobierno son algunos de los elementos que vertebran el Plan y exigen un ejercicio de gobernanza multinivel para articular las actuaciones sobre el territorio.

En este sentido, el plan contempla 130 políticas activas ordenadas en 10 ejes de acción específico y orientados a alcanzar el objetivo global de garantizar la cohesión territorial y social, con el impulso de la transición ecológica y una transición digiral y plena que garantice la conectividad territorial con el desarrollo de la banda ancha ultrarrápida y el despliegue del 5G en todo el país.

Otra de las líneas de trabajo es la del desarrollo e innovación en el territorio identificando el talento local, y el impulso del turismo sostenible.

Además, el documento pone especial atención en el papel de las mujeres sobre el territorio para impulsar iniciativas que garanticen la igualdad de derechos y oportunidades, y el fomento del emprendimiento, así como el refuerzo de los servicios públicos y el impulso de la descentralización.

Las tres últimas líneas del plan giran sobre la puesta en marcha de políticas sociales en áreas demográficamente desfavorecidas para impulsar en ellas el bienestar social y la economía de los cuidados, la promoción cultural en estas zonas, y las reformas normativas e institucionales para abordar el reto demográfico.

El Plan de Medidas ante el Reto Demográfico hace efectiva la acción del Gobierno sobre el territorio y garantiza el desarrollo de medidas frente a la despoblación y la puesta en marcha de proyectos específicos en entornos rurales, aplicando la perspectiva demográfica y de género a las 130 actuaciones que lo componen.

En esta línea, el Plan dedica uno de sus ejes principales a la igualdad de derechos y oportunidades y sitúa entre sus prioridades la eliminación de las brechas de género derivadas de la falta de cohesión social y territorial. Además, identifica la masculinización del territorio, la falta de oportunidades para las mujeres en el medio rural, la carga femenina en materia de economía de los cuidados y la violencia de género como elementos de intervención prioritaria.

Agenda de igualdad

Marca también una agenda de igualdad y cohesión territorial a través de un modelo de gobernanza multinivel y una participación social activa. El documento destaca la necesaria implicación de los actores locales, que serán atendidos por las administraciones a través de grupos de trabajo y foros que permitan replicar modelos de inteligencia territorial a distintas escalas y en cualquier territorio.

En esta línea, el Plan busca esa participación social a través de mecanismos de gobernanza abierta, que promuevan alianzas público-privadas con el tercer sector y el sector privado, así como con las universidades, con los centros de investigación y con la ciudadanía.

Destacan en este sentido las más de  4.200 iniciativas recibidas, de las cuales más del 60% procedían de pequeños ayuntamientos, lo que ha permitido acercar el Plan de Medidas a la administración local y orientar de manera eficaz sus actuaciones hacia los pequeños municipios.

A la reunión de la Comisión Delegada para el Reto Demográfico asistieron la mayor parte de los ministros con competencias para poder intervenir en el reequilibrio territorial.