Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Prisión de Teruel

El hijo del hombre encarcelado en Teruel por malos tratos no tendrá que ir a verle este sábado

La titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Torrent (Valencia) ha dejado sin efecto la entrega

La titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Torrent (Valencia) que acordó un régimen de visitas para que un niño de 6 años mantenga relación con su padre, interno en la prisión de Teruel y condenado por un delito de malos tratos, ha dejado sin efecto la entrega del menor prevista para este sábado a la espera de que se celebre una comparecencia de las partes.

La jueza ha emitido una providencia que deja sin efecto la entrega del menor prevista en el régimen de visitas de este sábado, según han informado a EFE fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

Esta decisión se adopta ante la celebración de una comparecencia ante la juez que se va a celebrar la próxima semana y que ha sido pedida por la Fiscalía en virtud del artículo 158 del Código Civil, tras la cual y en función del informe psicológico sobre el estado emocional del niño, también solicitado por la Fiscalía, podrá pedir que se suspendan las visitas en beneficio del niño.

El fiscal puede aportar este informe como prueba documental a la comparecencia prevista, según han señalado las fuentes.

La entidad que ha estado trabajando con el fin de que se revisaran estas visitas ha calificado la decisión de "buena noticia".

La pena que cumple el padre, de siete años, ha conducido a que la única manera de que el niño mantenga relación con su progenitor consista en visitarlo en prisión, según informaron e EFE fuentes de la Fiscalía, que confirmaron que entre las condenas que pesan sobre el progenitor existe una por violencia de género, aunque no aseguran que sea esa condena la que le mantiene en prisión.

El hecho, en cualquier caso, es que el niño no ha visto a su padre en los últimos dos años, señalan las mismas fuentes, que además han relatado que el menor sufrió un ataque de pánico en el Punto de Encuentro Familiar en el que se reunió con su abuelo paterno para que le llevara a la prisión de Teruel a ver a su padre. Ante la situación que se creó, la Policía abortó el encuentro.

Más de medio centenar de asociaciones de mujeres firmaron el pasado 30 de septiembre una carta de queja por la resolución adoptada por la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Torrent. También el PSPV-PSOE pidió la semana pasada a la jueza que reconsidere su decisión

Las asociaciones de mujeres denunciaron que, en su día, la jueza dictó un auto por el que establece visitas quincenales para el niño, que se ve obligado a desplazarse desde su domicilio de Paterna (Valencia) hasta la cárcel del Teruel, a unos 170 kilómetros de distancia, sábados alternos, tras ser recogido y devuelto por el padre del progenitor en las dependencias de la policía local.