Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Una de las habitaciones del Hotel Reina Cristina de Teruel habilitada como espacio de trabajo

El hotel Reina Cristina oferta sus 101 habitaciones como oficinas para teletrabajo

Los usuarios disponen del espacio de 08:00 a 20:00 horas por 25 euros

El Grupo Gargallo ofrece desde el lunes 16 de noviembre las 101 habitaciones del Hotel Reina Cristina, ubicado en el número 1 del paseo del Óvalo, para ser utilizadas como espacios de trabajo u oficinas. Con esta iniciativa, puesta en marcha también en el Hotel Colonial de Barcelona y en el Pedro I de Huesca, pretende hacer frente a la caída de las pernoctaciones causada por las restricciones impuestas para frenar los contagios de coronavirus y ofrecer un nuevo servicio a los trabajadores que se encuentren de paso.

El paquete de teletrabajo en el Reina Cristina incluye la utilización de la habitación con escritorio de 08:00 a 20:00 horas por 25 euros y un suplemento de 20 euros si el trabajador se queda adormir. En ese caso, pueden utilizar el restaurante, abierto de 20:30 a 22:00 horas con aforo limitado. Para las estancias superiores a los 15 días, se realiza un descuento del 10%. 

El director del Grupo Gargallo en Aragón, Adolfo Ibáñez, dijo que se trata de “un precio bien estudiado” y señaló que el coste del alquiler de una oficina en un centro de negocios ronda los 600 euros al mes, por lo que resulta más económico reservar una habitación si su uso va a ser puntual o esporádico.

Para este servicio, se van a usar las piezas más grandes, que disponen de entre 30 y 40 metros cuadrados y, en muchos casos, también de terraza. Se puede solicitar silla de escritorio y mesas adicionales. Asimismo, el hotel pone a disposición de los clientes dos salas de negocios en las que mantener reuniones de trabajo con clientes o proveedores.

En el precio está incluido el acceso wifi gratuito o la conexión por cable o router, así como el préstamo de un ordenador portátil en caso necesario, una carpeta con material de oficina (folios y bolígrafo) y la posibilidad de realizar hasta 10 fotocopias sin coste alguno. También disponen de un hervidor de agua para tomar hasta cuatro cafés o infusiones.

Los usuarios pueden hacer uso completo del baño, del correo postal con la dirección del establecimiento y del servicio de secretariado a través del personal de recepción. 

Ibáñez reconoció que no saben qué aceptación va a tener este nuevo servicio, creado en última instancia con el objetivo de incrementar la actividad para cubrir los gastos y mantener al mayor número posible de trabajadores fuera de un expediente de regulación de empleo (ERTE).

En estos momentos, la ocupación del Hotel Reina Cristina ronda el 25% y la mayoría de los usuarios son trabajadores esenciales o que se encuentran de paso por Teruel. 

Además del paquete de teletrabajo, el establecimiento ofrece una “oferta romántica” pensada especialmente para parejas y familias turolenses que, ante la imposibilidad de viajar fuera por el confinamiento perimetral de la ciudad, quieran disfrutar de una velada diferente.  Por 50 euros, la promoción incluye habitación doble con desayuno incluido servido en la pieza o en el restaurante, cava y bombones.

Hoteles mediatizados

Por otro lado, el Grupo Gargallo mantiene a disposición de las administraciones públicas todos sus establecimientos hoteleros para ser medicalizados en caso necesario. 

El Ciudad de Alcañiz, perteneciente al Grupo Gargallo, fue el único hotel medicalizado en Aragón durante la primera ola de la pandemia. 

El director del Grupo Gargallo en Aragón, Adolfo Ibáñez, indicó que aunque de momento no han recibido ninguna solicitud, todos sus establecimientos están a disposición de Salud Pública para ser medicalizados o utilizados por el personal sanitario.

El grupo dispone de seis establecimientos en Teruel, de los que tan solo dos permanecen abiertos: el Reina Cristina y el Ciudad de Alcañiz.

Este último está al completo este fin de semana por la disputa en Motorland del Campeonato del Mundo de Turismos. Dentro de dos semanas, el circuito será escenario del rodaje de una superproducción de Netflix sobre el mundo del motociclismo, y el establecimiento volverá a llenarse.

El equipo de rodaje se trasladará después a Teruel y, además de alojarse en el Hotel Reina Cristina, quizá sea necesario reabrir el Hotel Civera para dar cabida a todos sus integrantes, explicó Ibáñez.