Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El informe forense concluye que Feher emboscó a sus víctimas y no les dio opción a defenderse El informe forense concluye que Feher emboscó a sus víctimas y no les dio opción a defenderse
Feher observa a una de las personas que declararon el jueves. EFE/Pool

El informe forense concluye que Feher emboscó a sus víctimas y no les dio opción a defenderse

Disparó por la espalda sorprendiendo a los agentes

El informe elaborado por los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) que realizaron las autopsias del triple crimen concluye que Norbert Feher emboscó a sus víctimas y no les dio opción a defenderse. En el caso de los dos guardias civiles les sorprendió disparándoles por la espalda, apuntando a sus glúteos para fracturarles las pelvis e inutilizarlos para que cayeran al suelo y después poder rematarlos.

Los dos médicos forenses explicaron ayer con detalle, y ayudados con esquemas y grafías para facilitar la comprensión a los miembros del jurado popular, cuántos impactos de bala recibieron las tres víctimas, dónde, cuál fue su trayectoria y de qué manera les afectó, y lo que se puede inferir de ese estudio científico objetivo, a pesar de que la defensa intentó sembrar dudas.

La primera víctima, José Luis Iranzo, recibió dos impactos de bala, el primero de frente, directo al corazón, por sorpresa, a una distancia corta; y el segundo en el brazo izquierdo cuando por el estudio de los orificios de entrada y salida se estaba girando para huir. La primera bala fue mortal al perforar el corazón y dañar el pulmón, la arteria renal derecha y el riñón derecho. La forense concluyó que tuvo que morir muy rápidamente por la hemorragia masiva que le produjo a nivel torácico y la gravedad de las lesiones.

En el escenario del crimen del Mas de Zumino, el agente Víctor Romero recibió cuatro impactos de bala, uno de los cuales quedó alojado en su chaleco antibalas. Su compañero Víctor Jesús Caballero recibió 7 impactos. En ambos casos las lesiones fueron mortales al provocarles un shock hipovolémico hemorrágico. Murieron por la pérdida masiva de sangre.

Los forenses determinaron que por la forma que dejan en la piel las entradas y salidas de los proyectiles se había podido determinar que los primeros disparos los realizó Feher por la espalda a traición, emboscándolos y sin dejarles posibilidad alguna de defensa.

Sin opción a sobrevivir

Les disparó a los glúteos, de manera que les fracturó las pelvis para que perdieran la estabilidad y cayeran al suelo, para después rematarlos con disparos a muy corta distancia que fueron a parar a órganos y estructuras vitales cuando se giraron para defenderse. La forense aseguró que su muerte tuvo que ser rápida e inevitable, sin posibilidad de reacción. Aunque al lado hubiesen tenido un hospital para ser atendidos, manifestó que no habrían sobrevivido.

En el caso del agente Romero, la autopsia revela que uno de los disparos penetró por el cuello con una trayectoria descendente hiriéndole gravemente en importantes órganos vitales. La forense indicó que cuando se produjo es “muy probable” que el agente estuviese ya en el suelo tras los disparos por la espalda en los glúteos, y que seguro que “de pie no estaba”.

Los mismos forenses que realizaron la autopsia fueron los que meses después se entrevistaron con Feher en prisión para hacer el informe mental, y allí les dijo que sabía lo que hacía. Les relató que él disparó primero, que sabía cómo debía actuar y hacia dónde disparar porque conocía la anatomía humana.

Las pruebas de criminalística elaboradas por la Guardia Civil de Madrid, que ha realizado una reconstrucción virtual de los hechos, aportarán el resto de evidencias para probar cómo fue el ataque por sorpresa. La pericial se practicará hoy por la mañana en el juicio, para lo que han sido citados más de veinte agentes pertenecientes a distintos departamentos.

El abogado de la defensa de Feher intentó rebatir sin éxito las conclusiones del informe forense que indican que el acusado les atacó “por sorpresa” y que los primeros disparos se hicieron por la espalda cogiéndoles desprevenidos. A la pregunta de la defensa de si sus afirmaciones eran “ciencia o hipótesis”, la forense le respondió que las conclusiones alcanzadas respondían “a la lógica” y a datos objetivos.