Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

El Instituto Aragonés de Empleo constata que las personas con formación y experiencia tienen trabajo en Teruel El Instituto Aragonés de Empleo constata que las personas con formación y experiencia tienen trabajo en Teruel

El Instituto Aragonés de Empleo constata que las personas con formación y experiencia tienen trabajo en Teruel

La despoblación y la escasez de vivienda agravan la situación en el medio rural en la provincia
banner click 244 banner 244

El Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) constata que en la provincia de Teruel existen ocupaciones de difícil cobertura por diversas razones y que la problemática se corresponde en buena medida con la existente a nivel nacional. Las empresas requieren personas con experiencia y formación reglada, y quienes cumplen estos requisitos están trabajando. En los pequeños municipios, la situación se agrava por la despoblación y la falta de vivienda. Sin embargo, también observa que se están postulando candidatos de otras provincias dispuestos a trasladarse y trabajar aquí.

El Inaem recuerda que el índice de desempleo ha disminuido en Aragón en general, y en Teruel en particular, por encima de la media nacional, “lo que puede facilitar la incorporación de profesionales de otros lugares a puestos ofrecidos en nuestro entorno si consideran adecuadas las condiciones laborales”.

Sin embargo, aunque hay personas dispuestas a trasladarse y trabajar en el territorio también es cierto que algunas empresas son “reticentes” a entrevistar a candidatos cuyo lugar de residencia no está próximo al puesto ofertado.

Según el Inaem, gran parte de la problemática existente en los distintos sectores en la provincia de Teruel es la misma que a nivel nacional, aunque en las localidades de menor tamaño pueden influir también las peculiaridades del territorio, como la despoblación, las insuficientes comunicaciones o la escasez de vivienda.

El sector de la hostelería es uno de los que más puestos de trabajo oferta y el Inaem cuenta con 50 ofertas: faltan camareros, cocineros y ayudantes de cocina, entre otros. La situación de pandemia ha facilitado la reubicación de profesionales en otros sectores, como la industria, con condiciones horarias más ventajosas, argumenta.

Hostelería

La contratación se complica en los pequeños municipios, fundamentalmente en los ubicados en zonas turísticas poco pobladas, debido a la falta de personal en edad de trabajar y con alguna cualificación o experiencia, a lo que se añade además la dificultad para encontrar vivienda o aceptar las condiciones económicas ofrecidas. Estos condicionantes, sostiene el Inaem, pueden aplicarse también a otros sectores productivos.

En el caso de la construcción, el sector está en un buen momento y no hay desempleo salvo en personas próximas a la jubilación. Faltan albañiles, peones y encargados de obra, “y no se vislumbra una solución a corto plazo, por lo que a medio plazo se debería de recuperar la figura del ayudante y facilitar el aprendizaje entre las personas jóvenes interesadas en el sector”, sostienen desde el Inaem.

También faltan personas tituladas en el sector sanitario, como personal de enfermería, fisioterapeutas y médicos. En el caso de los auxiliares de enfermería, las dificultades para cubrir vacantes dependen de la ubicación del puesto dado que es más difícil en localidades pequeñas o en verano, cuando se produce pleno empleo.

Los oficios en general resultan difíciles de cubrir. En algunos casos, las personas con formación y experiencia están trabajando, como en el caso de fontaneros, oficiales de calderería, electricistas oficiales, tornero-fresador o soldadores. El Centro de Formación del Inaem incluye soldadura en su oferta formativa porque las empresas necesitan de estos profesionales, pero no existen suficientes alumnos interesados para cubrir la demanda.
 

Cartel con una oferta de empleo para ayudante de cocina en un establecimiento de Mora de Rubielos


De la misma manera, el Inaem sostiene que no hay interés en formarse, ni tan siquiera por los jóvenes, como carpinteros o montadores de cubiertas de madera.

También resulta difícil encontrar mecánicos del automóvil, oficiales de tercera de mecánica y electromecánicos. Las empresas piden experiencia y además hay pocas personas con titulación y en desempleo. Algunas, ante la escasez de candidaturas, se están abriendo a entrevistar a personas con titulación y poca experiencia para facilitar la adquisición de la misma una vez incorporados.

Condiciones laborales

En el caso de los conductores de camión C+E, el Inaem constata que falta experiencia entre las personas candidatas y añade que las condiciones laborales ofertadas unidas a la necesidad de conciliar la vida personal y familiar dificultan la contratación. Y apostilla que hay mucha rotación en los puestos. En el caso de los conductores de pala cargadora y retroexcavadora, es igualmente difícil encontrar personal que cumpla los requisitos.

Entre los sectores que despiertan poco interés para trabajar se encuentra también el de la carnicería. La cobertura se complica si se requiere formación o una buena forma física, como es el caso de los preparadores de jamones o deshuesadores.

También falta disponibilidad para trabajar como empleada de hogar interna, en parte por las condiciones laborales que se ofrecen, advierten.

De la misma forma, resulta complicado encontrar trabajadores de ganado ovino y caprino ya que apenas hay personas con conocimientos y experiencia en la parición de ovejas.

En determinados casos, existen personas con formación pero las empresas requieren mucha experiencia, como en el sector de la peluquería. La dificultad viene también porque cuando la han adquirido, montan su propio negocio.

Por último, hay ofertas de empleo muy específicas por la formación requerida o por el escaso número de personas que cumplen los requisitos, como pueden ser profesores de guitarra y percusión, monitores de patinaje, técnicos de procesos industriales u operadores de planta de captación de agua.

Los puestos que requieren cualificación, en general, son perfiles difíciles de encontrar porque hay dificultad para contratar candidatos con experiencia y/o formación, como es el caso de los ingenieros, técnicos de mantenimiento o mantenedores de edificios.

La CEOE y la falta de trabajadores

CEOE-Cepyme Teruel asegura que hay empresas en la provincia que no pueden ampliar su negocio por la dificultad para encontrar trabajadores y que las condiciones salariales que ofrecen “no son la causa principal” porque, si lo fueran, habría más desempleo.

El responsable del área laboral y miembro del comité directivo de CEOE Teruel, Paco Ibáñez, argumenta que han observado como, con una tasa de paro del 7,05% según la última Encuesta de Población Activa (EPA), hay dificultades para encontrar determinados profesionales, sobre todo en los sectores de la construcción, el transporte y la hostelería.

Esto provoca que algunas empresas vean limitado su crecimiento, a lo que ahora se suma el incremento de los precios de las materias primas -el aluminio y el hierro lo han duplicado y la madera lo ha triplicado- y de la energía eléctrica.

A esto se suma las dificultades para mover contenedores, tanto de materia prima como de producto terminado. A CEOE Teruel no le consta que ninguna empresa haya tenido que para por problemas de desabastecimiento, pero cree que los problemas podrían incrementarse a finales de este año.

En opinión de Ibáñez, la escasez de trabajadores no se puede achacar a las condiciones salariales ofrecidas por las empresas, “porque si esa fuera la causa principal, la gente no trabajaría y habría más desempleo”. En este sentido, comenta que los convenios colectivos nacionales han experimentado una subida media del 2% y los provinciales, del 1,9%.

“Las empresas intentan mejorar las condiciones laborales pero en una coyuntura en la que algunas se están planteando parar la producción por los costos de la materia prima y de la energía, poco ajuste al alza de los salarios puede haber”, argumenta.

Según Paco Ibáñez, que el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), fijado en 965 euros mensuales, se aproxime tanto al salario fijado en convenio para algunas categorías laborales también dificulta la contratación. Por otro lado, señala que CEOE pretende que todas las empresas cumplan con la legalidad, de forma que los salarios se sitúen siempre por encima de las ayudas que puedan percibir los desempleados, y que no se muevan en la economía sumergida ofreciendo trabajar sin contrato para que las personas puedan continuar cobrando los subsidios.

Despoblación

El hecho de que Teruel sea una provincia tan despoblada también dificulta que las empresas puedan atraer trabajadores “porque por el mismo salario prefieren vivir en otros lugares”. A esto se suma en algunas ocasiones la falta de vivienda, reconoce, pero alega que incluso ofreciendo trabajo y vivienda es complicado atraer trabajadores.

Paco Ibáñez reconoce que si el Gobierno central aprueba las ayudas al funcionamiento se incrementará el número de empresas. Por eso, CEOE trabaja para encontrar dónde alojar trabajadores y le consta que los ayuntamientos están dispuestos a realizar inversiones en ese ámbito. “Pero no consiste en hacer vivienda si no hay trabajadores que las ocupen ni empresas que les den trabajo”, apunta.

En otro ámbito, el responsable del área laboral de la patronal turolense subraya que la Formación Profesional dual no es todavía un programa atractivo para que los jóvenes accedan al mercado de trabajo. Aunque ha habido algunos casos de éxito, como el de Tarmac Aragón, otras empresas no han encontrado receptividad en los centros educativos para poner en marcha sus proyectos, cuenta.

Camiones aparcados en el área de descanso de La Puebla de Valverde, en la A-23


Ibáñez admite que algunos sectores, como el del transporte internacional, ofrece trabajos en los que es difícil conciliar la vida laboral y familiar. La escasez de conductores hace que éstos reciban ofertas de trabajo incluso cuando están en las áreas de descanso.

La patronal turolense también cree que es necesario modificar la Ley de extranjería para agilizar los permisos de trabajo a aquellos inmigrantes que quieran venir a trabajar a zonas despobladas.

Trabajo digno

CCOO Teruel considera que para evitar la fuga de talento en la provincia es necesario que las empresas ofrezcan unas condiciones laborales dignas y que, en paralelo, se refuerce la formación y se construya vivienda en el medio rural para que la gente pueda quedarse.

“El trabajo tiene un valor, que hay que reconocer y pagar”, afirma la secretaria general de CCOO Teruel, Pilar Buj. Por eso cree que, para poner fin a la escasez de trabajadores en la provincia, “hay que tener mejores convenios colectivos, que brinden unas condiciones laborales dignas, y que las empresas generen empleo estable, de calidad y con derechos”.

Según Buj, los convenios colectivos de Teruel o son estatales y no mejorados, “lo cual quiere decir que son convenios de sector con tablas salariales bajas”, o la mayoría de los provinciales “tienen unas condiciones salariales inferiores a las de los territorios que nos rodean e incluso podríamos decir que son de los más bajos del entorno”.

La secretaria general de CCOO Teruel pide “el esfuerzo de todos, no solo de los trabajadores y trabajadoras, para crear una conciencia colectiva”. “Los empresarios se tiene que sentar a negociar convenios dignos y comprometerse con su cumplimiento para así poder combatir la precariedad y la temporalidad”, sentenció.

En su opinión, “la formación es otro de los pilares importantes y absolutamente necesarios” para que las empresas dispongan de personal cualificado. Pero objeta que también tiene que ser reconocida y valorada en los puestos de trabajo.

“Muchas veces se ejercen trabajos sin ser reconocidas las categorías y se tiene trabajadores con formación y no se les deja promocionar en las empresas, con lo que se merma la motivación en la plantilla”, argumenta.

“Tenemos a nuestros jóvenes formándose, tenemos un campus universitario y una formación profesional de gran calidad. Pero cuando terminan de estudiar no les podemos ofrecer trabajos precarios. Tenemos que evitar la fuga de talento y que nuestros jóvenes busquen otros lugares donde trabajar. Y todo esto se hace a través de una fuerte y comprometida negociación colectiva y compromiso por parte de todos”, reitera.

Respecto a las especiales dificultades para cubrir los puestos de trabajo a media jornada, Buj dijo que cree firmemente que “la gente quiere trabajar antes que vivir de las ayudas, pero ocupándose en un trabajo bien remunerado”.

Por eso se pregunta en qué sectores pasa esto y, cuando esto pasa, “¿qué es lo que se les ofrece en esa media jornada?”. “¿Por qué pasa esto? ¿Qué se le ofrece a ese trabajador para que le salga más rentable seguir con una ayuda que coger esa media jornada? ¿Qué pasa para que no interese suspender esa ayuda y decir que no a un trabajo?”, añade. Y es que, “nadie puede vivir magníficamente tan solo con las ayudas”, mantiene.

Escasez de vivienda

Respecto a la escasez de vivienda en el medio rural, que dificulta el asentamiento de trabajadores y por ende la llegada de empresas, Pilar Buj sostiene que “es un problema” que el sindicato anunció hace mucho tiempo “pero que a las administraciones y a los dirigentes les ha costado mucho reconocer”.

“Desde hace unos pocos meses, por fin empiezan a verbalizar que es necesario construir vivienda en el medio rural. Hace años que desde CCOO pedimos que la vivienda fuera considerada como una infraestructura más en el medio rural porque era una necesidad”, comenta. “Y desde las administraciones, nuestros dirigentes han hecho caso omiso. Han estado hablando de rehabilitar, entre otras cosas, pero no querían hacer frente a una realidad: que no hay vivienda en el medio rural para que la gente se pueda quedar y se puedan implantar empresas”, concluye.

El redactor recomienda