Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El jurado del triple crimen de Andorra debe tener un veredicto antes de las 13:15 horas de hoy El jurado del triple crimen de Andorra debe tener un veredicto antes de las 13:15 horas de hoy
El acusado Norbert Feher en la cabina de seguridad durante los días en que se practicó la prueba. Pool/EFE/Antonio García

El jurado del triple crimen de Andorra debe tener un veredicto antes de las 13:15 horas de hoy

Lleva ya dos días de deliberaciones sin emitir veredicto

Los miembros del Tribunal del Jurado que juzga a Norbert Feher por el triple crimen de Andorra no han emitido todavía su veredicto tras dos días de deliberaciones. Es el plazo que fija la ley para entregar el acta de la votación. El tiempo para hacerlo finaliza a la una y cuarto de la tarde de hoy, aunque se espera que antes de esa hora hayan podido leer el veredicto en presencia del acusado y en audiencia pública. Hay una gran expectación por conocer lo que han resuelto, aunque a la vista de la solvencia de las pruebas presentadas en la vista oral se espera que consideren a Feher culpable de tres delitos de asesinato.
En cualquier caso eso solo lo saben los cinco hombres y cuatro mujeres que integran el jurado popular, que recibieron el cuestionario con el objeto del veredicto a la una y cuarto del pasado martes, y desde entonces se encuentran completamente incomunicados y no pueden hablar con nadie excepto entre ellos. Del Palacio de Justicia de Teruel, donde está la sala de deliberaciones, van custodiados por la Policía Nacional al hotel para comer y dormir, y después regresan de nuevo a los juzgados para continuar su trabajo.
A las cuatro de la tarde de ayer cuando regresaron de comer todavía no había una previsión de cuándo podrían concluir sus deliberaciones y tener terminada el acta de la votación. Por ese motivo el acusado, Norbert Feher, volvió a ser trasladado de nuevo al centro penitenciario de Zuera, donde se encuentra por motivos de seguridad mientras se celebra el juicio, de manera que lo traen y llevan todos los días en un furgón de la Guardia Civil con fuertes medidas de vigilancia.
Por ese motivo aunque anoche hubiesen concluido ya su deliberación y tuviesen todo listo para leer el veredicto en audiencia pública, no se hará hasta hoy debido a las especiales circunstancias de este juicio, al tener que convocar a ocho partes -siete acusaciones más la defensa- y tener que trasladar a diario al acusado hasta la prisión de Zuera con un trayecto de dos horas.  
Lo único que se sabe es que hoy está previsto que a Feher lo traigan antes de lo que se ha hecho durante los dos últimos días, y que entre las nueve y las diez de la mañana pueda llegar el furgón. Si a esa hora los miembros del jurado hubiesen concluido ya el acta de la votación se convocaría audiencia pública, y tras comprobar que es correcta se leería o en caso contrario se devolvería.
En caso de que todavía no hubiesen finalizado sus deliberaciones, podrían continuar hasta la una y cuarto de la tarde, que es cuando finaliza el plazo inicial de dos días que contempla la Ley del Tribunal del Jurado para que haya un veredicto. En ese momento el magistrado presidente del juicio podrá convocarles y si en dicha comparecencia ninguno de los jurados expresa dudas sobre cualquiera de los aspectos recogidos en el objeto del veredicto, les devolverá el acta y les dará indicaciones.
La ley contempla en su artículo 65.1 que solo si después de una tercera devolución del acta permaneciesen sin subsanar los defectos denunciados o no se hubiesen obtenido las necesarias mayorías, el jurado sería disuelto y se convocaría juicio oral con un nuevo jurado.
No parece ser que vaya a ser este el caso aunque eso solo lo saben los miembros del jurado, que son los únicos en conocer cómo están siendo las deliberaciones, ya que son secretas y no pueden revelarlas, aparte de estar incomunicados.
Más bien el motivo de haber llegado al segundo día de deliberación pudiera deberse a que el martes se les entregó ya a última hora de la mañana el objeto del veredicto, a que el documento es amplio y son muchas las preguntas a las que tienen que responder una vez hechas las votaciones entre ellos, y que debido a la condición especial de Feher por ser un preso peligroso y dormir en la prisión de Zuera mientras se celebra el juicio en lugar de hacerlo en la de Teruel, se prefirió ayer por la tarde devolverlo a dicho centro penitenciario al comprobar que a primera hora no había acta todavía.

Adecuación de penas
Además, hay que tener en cuenta que en la audiencia pública que se convocará para leer el acta del veredicto, previa a que el juicio quede visto para sentencia, tienen que intervenir no solo el portavoz del jurado sino todas las partes para adecuar la petición de penas a los diferentes delitos que se consideren probados, motivo por el cual lo prudente no era prolongar la estancia de Feher en los calabozos del Palacio de Justicia en previsión de que las deliberaciones acabasen tarde.
Asimismo, durante la entrega del objeto del veredicto, y en la revisión del mismo con las aportaciones que hicieron las diferentes partes al documento confeccionado por el magistrado presidente, se incidió mucho en que todos los hechos que se consideren probados o no deben estar motivados y no puede haber contradicciones, ya que supondría la devolución del acta, y es una causa judicial muy compleja procesalmente.
Todo eso entraña un trabajo que todas las partes pidieron a los miembros del jurado que hiciesen con meticulosidad y responsabilidad cuando presentaron sus informes finales con las conclusiones a las que habían llegado tras la práctica de la prueba, para ratificarse en lo planteado en las alegaciones iniciales. Solo la defensa cambió de conclusiones, ya que si al principio pedía la libre absolución por las tres muertes, admitió el homicidio de José Luis Iranzo y pidió para Feher diez años de prisión. En el caso de los dos guardias civiles defendió que actuó en legítima defensa y mantuvo la petición de libre absolución.
En cualquier caso hay muchas ganas por conocer el veredicto, ya que la gravedad de estos hechos conmocionaron a la provincia de Teruel en 2017, y porque si el jurado popular da por probados los tres asesinatos, a Feher se le condenaría a prisión permanente revisable, la máxima pena privativa de libertad contemplada en el Código Penal. Sería la primera vez que se impusiese en Teruel este castigo y la segunda en Aragón, si bien la sentencia deberá dictarla el presidente magistrado que ha presidido la vista de acuerdo con lo recogido en el objeto del veredicto.
El jurado popular delibera sobre diez delitos de los que se acusa a Feher. En primer lugar tres delitos de asesinato por la muerte del ganadero y líder sindical agrario José Luis Iranzo, y de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero. Además, por la muerte de los agentes deberá pronunciarse sobre dos delitos de atentado a la autoridad. El veredicto tendrá que pronunciarse igualmente sobre tres delitos de robo con violencia, un delito de tenencia ilícita de armas y un delito de pertenencia a organización criminal. La prisión permanente revisable se pide exclusivamente por los tres asesinatos, ya que por el resto de delitos se solicitan otras penas de cárcel que varían según las acusaciones.

Siete votos para probar hechos en contra del acusado y cinco para los favorables

Lo que sucede dentro de la sala del Palacio de Justicia donde tienen lugar las deliberaciones solo lo conocen los miembros del jurado. Allí están encerradas las nueve personas que lo integran, cinco hombres y cuatro mujeres, sin auxilio externo de ningún tipo y tienen que resolver por su cuenta las votaciones y confeccionar el acta de acuerdo con las instrucciones que han recibido previamente. Están incomunicados por completo y la Policía Nacional los custodia en todo momento acompañándoles al hotel donde están alojados tanto a la hora de la comida como a la de dormir, además de tener con ellos vigilancia policial durante las 24 horas. No pueden comunicarse con nadie salvo entre ellos.
El martes recibieron el cuestionario con el objeto del veredicto a la una y cuarto de la tarde. Se fueron a comer y regresaron para deliberar en el Palacio de Justicia desde las cuatro hasta las ocho de la tarde. Ayer iniciaron las deliberaciones en la sala para este fin con que cuenta la Audiencia a las nueve y media de la mañana. A las dos se fueron a comer y regresaron a las cuatro para seguir deliberando.
Deben responder a las preguntas del objeto del veredicto, para lo cual tienen que conseguir al menos siete votos para probar los hechos en contra del acusado y solo cinco para los favorables. En ningún caso pueden abstenerse y todo deben plasmarlo en un acta bien motivada sin contradicciones.