Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

El mapa de áreas escasamente pobladas constata una “catástrofe” demográfica El mapa de áreas escasamente pobladas constata una “catástrofe” demográfica
Mapa en el que se aprecia las preocupantes densidades de población que se concentran sobre todo en el Celtiberia

El mapa de áreas escasamente pobladas constata una “catástrofe” demográfica

La investigadora Pilar Burillo presenta el trabajo al vicepresidente del Parlamento Europeo en Bruselas
banner click 244 banner 244

El mapa de áreas escasamente pobladas, que ha elaborado la investigadora Pilar Burillo, del Instituto Serranía Celtibérica, muestra que la situación de España es tan preocupante comparándola con el resto de Europa que en e caso de la Celtiberia podría decirse que es una “catástrofe” demográfica.

Los datos que arroja este mapa fueron puestos en conocimiento la pasada semana por el promotor del proyecto Serranía Celtibérica, Francisco Burillo, y por la investigadora Pilar Burillo al vicepresidente del Parlamento Europeo, el español Ramón Luis Valcárcel y su asesor David Rodríguez Guillén, a quienes presentaron el proyecto Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa o SESPAs y la Política de Cohesión 2021-2027.

Los avances tras esta reunión fueron presentados en rueda de prensa por los responsables del Instituto y por el presidente de la Diputación de Teruel, Ramón Millán, ya que este Serranía Celtibérica es una empresa de talento del Programa 113 SOS Teruel, que promueve la DPT.

Ramón Millán consideró que con esta presencia en Europa “se abre una puerta importante”, para la provincia de Teruel y agradeció que llamarán al instituto para escuchar unos datos que dibujan una realidad como es la despoblación, que en el caso de España son mucho más preocupantes que en otros países del suro de Europa. Según indicó ayer Pilar Burillo, más del 53% del territorio del Estado español tiene menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que significa que en más de la mitad del territorio hay solo 2.550.000 habitantes. 

Pero el mapa además marca en rojo las zonas con densidades por debajo de 8 hab/km2 que sería el caso de la Serranía Celtibérica, el mayor desierto demográfico por despoblación de la UE, con un caso extremo que es el del Señorío de Molina de Aragón, donde solo se alcanzan los 2,63  hab/km2 .

Burillo comparó estos datos con otros países del sur de Europa y comprobó que la situación no es tan grave, como se puede comprobar en el mapa. “Lo nuestro es despoblación no baja densidad de población”, aseguró a la vista de los resultados. En su opinión, no responde tanto a factores topográficos de clima o montaña sino que nos enfrentamos a “una desaparición silenciosa” para la que hay que buscar solución.

Unas soluciones que, según estos investigadores, pasa por hacer cumplir las leyes aprobadas para la lucha contra la despoblación. En su viaje a Bruselas, Francisco Burillo le contó a Valcárcel que hay dos proposiciones no de Ley, una de las Cortes de Aragón y otra de España, de 2015 pero que todavía no se han ejecutado. Destacó la aplicación de la quinta Inversión Territorial Integrada a la Serranía Celtibérica que implicaría que el Gobierno de España multiplicara por tres la aportación a  esta ITI del Gobierno de Aragón y de las otras comunidades implicadas.

Burillo explicó que el vicepresidente del Parlamento Europeo se mostró muy sorprendido por la extrema situación de España en el marco europeo y valoró que Teruel liderara las investigaciones en materia de reto demográfico.

Valcárcel se comprometió a continuar los contactos en el marco del Parlamento Europeo para que se conozcan estos estudios y se tengan en cuenta de cara a la nueva política de cohesión del periodo 2021-2027.

Burillo abogó por la necesidad de establecer tanto medidas financieras como fiscales, como bonificaciones y exenciones fiscales que favorezcan la llegada de nuevos pobladores a la considerada “España abandonada”.