Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El mercado de San Julián, más solidario que nunca, continúa este domingo El mercado de San Julián, más solidario que nunca, continúa este domingo
La alcaldesa Emma Buj y la concejala Rocío Féliz de Vargas visitaron el mercado de San Julián. Bykofoto/Antonio García

El mercado de San Julián, más solidario que nunca, continúa este domingo

El dinero que se recaude irá destinado a la adquisición de alimentos para familias

El mercado solidario de San Julián se desarrolló este sábado en la plaza del Esperanto y el domingo continuará a lo largo de la mañana demostrando este año más que nunca que la colaboración vecinal es importante a la hora de afrontar las dificultades, que se han agravado debido al covid.

Los beneficios de este mercadillo de primavera se destinarán a la compra de alimentos para familias en situación de vulnerabilidad. Los interesados en participar todavía están a tiempo porque este domingo abre de nuevo sus puertas de 10 a 14 horas.

El mercado se ha instalado siguiendo las normas higiénicas y de distanciamiento para evitar la propagación del virus. En él se pueden encontrar artículos muy diferentes, desde ropa de bebé y niño, de mujer y hombre a juguetes, ajuar y hogar. Además, se ha establecido un sistema de bonos de 3, 5 y 10 euros para poder llevarse varios productos.

Con anterioridad a la pandemia la Asociación Vecinal de San Julián organizaba varios mercadillos a lo largo del año pero este es el primero que se hace tras el estado de alarma. Esto no quiere decir que el trabajo parara durante los meses de confinamiento. Hasta la asociación llegaron familias que necesitaban ayuda porque se habían quedado sin trabajo debido a la situación de pandemia. Vecinos de este barrio y de toda la ciudad respondieron a la llamada de las voluntarias de la asociación y les llevaron los artículos que demandaban estas familias y otros, que son los que ahora se han sacado a la venta. “Hemos ayudado a 15 familias, no solo de Teruel sino también de algunos pueblos”, explicó Marta Hoyo, una de las voluntarias y organizadoras del mercadillo. 

Entre las familias que han ayudado durante este tiempo se encuentra la de Myriam. Su pareja y ella se quedaron sin trabajo y  solo reciben 400 euros del subsidio del paro. Aunque no viven en este barrio, durante el confinamiento se puso en contacto con la asociación y desde entonces no han dejado de ayudarla en lo que han podido. Durante este tiempo además ha sido madre de su segundo hijo y han sido muchos los productos que ha necesitado. Desde la asociación le han buscado todo lo que ha necesitado para atender a sus pequeños y que no les faltara de nada.

Este fin de semana ha querido devolver en parte ese favor y es una de las voluntarias que se encarga de atender el mercadillo, incluso ella ha llevado cosas que ya no necesita para que les sirva a otras personas. “Se han preocupado mucho por mí y esto es lo mínimo que podría hacer”, comentó.

Espacio solidario

La Asociación de San Julián quiere dar un paso más para poder dar salida a todos los artículos que los vecinos les aportan de forma desinteresada y cuando se trasladen al nuevo centro sociocultural del barrio, quieren destinar el local, junto a la plaza del Esperanto, a un espacio solidario. Podrán así clasificar los artículos y seleccionarlos para entregarlos a las personas que lo necesiten y poner otros a la venta. Como hasta ahora, la gestión corresponde a voluntarias de la asociación que se encargan de preparar y entregar los lotes.

La alcaldesa, Emma Buj, indicó que este traslado podría producirse en un mes o dos. Actualmente, el local de San Julián está ocupado también por la Federación Vecinal y el programa Acompañando-Teruel que igualmente se trasladarán al nuevo centro una vez que esté equipado. No obstante, las actividades de las diferentes asociaciones de la ciudad comenzarán ya en el mes de septiembre.