Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un operario coloca un cartel informativo en la entrada del hotel Civera, en la avenida de Sagunto de la ciudad de Teruel

El mes de julio en los hoteles de la provincia de Teruel: la mitad de clientes que el año pasado

Las pernoctaciones cayeron un 48,5% y la bajada media en España fue del 73,4%

Las pernoctaciones hoteleras en la provincia de Teruel bajaron en julio un 48,5% respecto al mismo mes de 2019, hasta superar las 41.000, con lo que suavizaron su desplome por la Covid-19 frente al mes precedente (un 90,6% en junio). Además, el descenso fue menor que la media nacional, que alcanzó el 73,4%, debido a la menor dependencia del turismo internacional.

En el séptimo mes del año, las noches en hoteles turolenses de residentes en España bajaron un 46% hasta las 37.637, en tanto que las correspondientes a extranjeros se redujeron el 65,5%, con 3.519, según la Coyuntura Turística Hotelera publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En total, el pasado mes se alojaron en establecimientos hoteleros turolenses 23.157 viajeros, de los que 21.243 eran españoles y tan solo 1.914 extranjeros, lo que refleja que pese a la progresiva apertura de fronteras, el mercado nacional fue el que sostuvo en mayor medida la actividad hotelera, según la misma fuente.

Los viajeros procedentes de la Comunidad Valenciana concentraron el 30,63% del total de las pernoctaciones en hoteles turolenses de los residentes en España. A continuación se situaron Cataluña (16,4%), Aragón (15,57%), Comunidad de Madrid (14,28%) y País Vasco (4,81%), que desbancó de la quinta posición ocupada en julio de 2019 a Andalucía (3,56%). 

En el acumulado desde enero, el volumen total de pernoctaciones hoteleras en la provincia alcanza las 161.989, inferior en un 63,58% al registrado en los siete primeros meses de 2019 (444.827). Cabe precisar que la estadística no ofrece datos para los cuatro meses en los que los hoteles permanecieron cerrados total o parcialmente con motivo del estado de alarma (de marzo a junio). El descenso medio en este periodo para los establecimientos españoles fue del 71,1%.

De vuelta a los datos de julio, uno de los meses fuertes de las vacaciones estivales junto a agosto, la estancia media se redujo ligeramente y se situó en 1,78 pernoctaciones por viajero.

El repunte de la actividad gracias a la apertura de fronteras y el aumento de los desplazamientos tras el fin del estado de alarma el 21 de junio, tuvo también su reflejo en el incremento del número de establecimientos abiertos respecto a junio.

Así, pasaron a estar operativos 192 alojamientos frente a los 75 que abrieron en junio. Respecto a julio del año pasado, el número de establecimientos bajó en 51 (el 21% respecto a los 243 del séptimo mes de 2019), y se ofrecieron 5.722 plazas, 2.180 menos. La ocupación por plazas se situó en el 23%, porcentaje que se elevó los fines de semana hasta el 32,19%. El personal ocupado en estos establecimientos descendió hasta los 574 trabajadores frente a los 830 de un año antes.

Según el INE, este incremento de actividad y de datos permite difundir el mismo volumen de información que se venía haciendo antes del mes de marzo, previo al estallido de la pandemia, "con calidad suficiente y se recupera la difusión territorial de datos al nivel de punto y zona turística".

En el caso de la ciudad de Teruel, los establecimientos hoteleros recibieron 6.950 viajeros en julio, un 64,37% menos que en el mismo mes del año anterior, que llevaron a cabo 12.540 pernoctaciones, un 62,56% menos. 

Las noches de hotel cumplimentadas por viajeros residentes en España se redujeron un 66%, mientras que las de los extranjeros descendieron un 35%. La estancia media fue de 1,8 noches.

Desde enero, las pernoctaciones han descendido cerca de un 69%, hasta las 57.665, lo que supone el 24,58% del total de las realizadas en la provincia.

Por lo que respecta a Albarracín, los hoteles recibieron 3.790 viajeros en julio, tan solo un 10,78% menos que en el mismo mes de 2019, que registraron 6.154 alojamientos, un 15% menos. 

Las pernoctaciones de los residentes en España bajaron un 6,48%, mientras que las de los extranjeros se desplomaron un 76%. La estancia media fue de 1,62 noches por viajero.

En los siete primeros meses del año, las pernoctaciones en la ciudad de los Azagra han descendido un 63,6% hasta las 15.779.

La facturación media diaria de los hoteles españoles por cada habitación ocupada (ADR) fue de 87,6 euros, lo que supone un descenso del 15,1% respecto al mismo mes de 2019.

Por su parte, el ingreso medio diario por habitación disponible (RevPAR), que está condicionado por la ocupación registrada en los establecimientos, fue de 33,3 euros, el 56,8% menos que los 77 euros de media registrados en julio de 2019.

La llegada de viajeros se eleva notablemente en el mes de agosto

La ocupación en los establecimientos hoteleros de la provincia de Teruel y, en concreto, en dos de las comarcas más turísticas y menos afectadas por el coronavirus, como Maestrazgo y Matarraña, alcanzó el 100% el pasado fin de semana, mientras que en la Sierra de Albarracín y en la ciudad de Teruel se situó en el 95%.

Los datos facilitados por CEOE-Cepyme y recabados por la asociación provincial Teruel Empresarios Turísticos (TET) demuestran que la llegada de viajeros se ha incrementado notablemente en agosto respecto al mes precedente.

El presidente de CEOE Teruel, Ángel Muela, cree que los mensajes lanzados para diferenciar la situación de la provincia de otras zonas de Aragón “ha servido y mucho”. “La información para el turismo es esencial. Hay que saber diferenciar y Teruel es una provincia segura”, argumentó.

Con las comarcas del Matarraña y del Maestrazgo con el cartel de completo, la Sierra de Albarracín y la ciudad de Teruel al 95%, Gúdar-Javalambre al 90% y el resto con porcentajes más bajos, la provincia de Teruel ha recuperado el pulso turístico. “Aunque son datos de un solo fin de semana de agosto que probablemente ya no veamos en septiembre por la vuelta al colegio, los datos son buenos”, después de un mes de julio a medio gas, sostuvo.

Además de informar sobre la situación de normalidad de la provincia de Teruel, las campañas institucionales promoviendo el turismo de proximidad han tenido un efecto muy positivo sobre el sector el la provincia, según el presidente de CEOE. 

El Grupo Hotelero Gargallo, que gestiona seis establecimientos en la provincia de Teruel, constató que la evolución de las reservas en agosto ha sido similar a la de los años precedentes, sobre todo a partir de la segunda decena del mes. Por este motivo, el 17 de agosto reabrieron el hotel Civera ubicado en la avenida de Sagunto de la capital.

El hotel Cristina contaba de antemano con una ocupación del 60% de sus plazas con motivo del rodaje en la ciudad de la película García y García, en la que participan actores como José Mota y Pepe Viyuela. Pero además, las reservas de última hora se han situado en niveles parecidos a los del año pasado, con una demana de hasta 60 habitaciones por día.

En el caso del hotel Albarracín, la ocupación es similar a la de agosto de 2019, mientras que en el Ciudad de Alcañiz se espera que las cifras sean “excepcionales” por la disputa dos pruebas del Mundial de Superbikes y otras tantas del de MotoGP dado que allí se alojarán trabajadores de los equipos y del circuito.

El director regional del Grupo Gargallo en Aragón, Adolfo Ibáñez, admitió que, en su caso, la llegada de viajeros en agosto ha sido muy buena a pesar de que la mayoría de las reservas han sido de última hora y de que el precio medio ha descendido más de un 20% en el caso de Teruel y del 15% en Albarracín.