Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El Ministerio de Transportes garantiza el servicio del bus a Madrid y Valencia El Ministerio de Transportes garantiza el servicio del bus a Madrid y Valencia
Taquillas de IRB en la estación de autobuses de Teruel

El Ministerio de Transportes garantiza el servicio del bus a Madrid y Valencia

Pide tranquilidad a los usuarios de la línea

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) garantizó que no se interrumpirá el servicio de autobús de la línea que enlaza Teruel con Madrid y Valencia, y pidió tranquilidad a los usuarios, si bien no concretó cuando se producirá el cambio de concesión.

La actual concesionaria, IRB, está vendiendo de forma anticipada billetes solo hasta el viernes, ya que a partir de este sábado no se pueden adquirir vía online, lo que ha provocado la incertidumbre entre los viajeros que tienen que utilizar este servicio de transporte público en los próximos días, que coincide además con las fechas navideñas. 

El gerente de IRB, empresa que se encuentra en concurso de acreedores, dijo esta semana que ellos mantendrían el servicio en principio hasta que lo asumiese el nuevo adjudicatario de la concesión, si bien el ministerio no se pronunció oficialmente hasta ayer. En una comunicación a petición de este periódico, el Mitma informó de que “la continuidad del servicio está garantizada”, y precisó que “los detalles (de cómo se hará el cambio de concesión) se están ultimando entre la Dirección General de Transporte Terrestre y los operadores concernidos que puedan prestar el servicio”.

Desde el Mitma quisieron trasladar a las personas que utilizan esta línea, tanto en sentido Madrid como Valencia, “total tranquilidad sobre la continuidad del servicio”, añadiendo que “el proceso de cambio no afectará al usuario”.

En octubre pasado el Ministerio inició un proceso urgente para volver a adjudicar esta concesión después de que en septiembre la empresa que lo hacía, IRB, entrase en un concurso de acreedores debido a una situación de la que ya venía avisando desde hacía tiempo por la escasez de viajeros, que empeoró con la declaración de la pandemia del coronavirus.